Deportes, Video

Grupo F: Estados Unidos recupera el espíritu de 1999

Tres estrellas, una por cada conquista, distinguen a la selección femenina de fútbol de los Estados Unidos como tricampeona del mundo. Es, de hecho, de las 24 participantes en el Mundial de Francia, la única que puede presumir de tantas hazañas.


Triunfó en la edición inaugural (1991) y en la última (2015); de sus tres obras maestras, el oro de 1999 fue la segunda.


Esa es, tal vez, la más recordada, dada la imponente estampa que dibujaron 90.185 espectadores en las gradas del Estadio Rose Bowl de Pasadena. Ni el doblete de Michelle Akers en la final de 1991 (2-1 ante Noruega) ni el triplete de Carli Lloyd en la final de 2015 (5-2 ante Japón) marcaron tanto la historia del fútbol estadounidense como la atmósfera que se creó en el país norteamericano entre el 19 de junio y el 10 de julio de 1999.


Veinte años después, el legado de Mia Hamm, Kristine Lilly, Joy Fawcett y compañía sigue patente. De hecho, coincidiendo con el vigésimo aniversario de aquella conquista, Nike decidió recuperar el diseño de la indumentaria que utilizaron en ese Mundial.