Artes, Cine, Cultura, Televisión

Tony Revolori redefine la idea del actor latino en Hollywood una vez más

revolori.jpg

Tony Revolori, el botones solitario en "The Grand Budapest Hotel", el joven cómodo en "Dope" y el antipático rival de Peter Parker en la nueva saga del Hombre Araña, afirma que hay que "desprogramar" a Hollywood en cuanto a la idea de qué es ser latino y lo que un actor latino puede hacer.


En una entrevista con Efe para promocionar su más reciente película "Spider-Man: Far From Home", Revolori, de padres guatemaltecos, aseguró que sus 21 años de carrera le han servido para entender que "muchos en la industria están condicionados para ver papeles de cierta manera. En especial los que tienen mucho tiempo tomando decisiones".


"Es nuestra obligación empujar la desprogramación. Que entiendan que el mejor actor para un papel no tiene necesariamente que lucir como ellos imaginaron en su cabeza", subrayó.


Eso es lo que ha hecho él con su personaje de Flash Thompson, el tradicional acosador de Peter Parker, quien en los cómics y películas anteriores había sido un hombre blanco, alto y muy atlético.


Escuchar a Revolori como un veterano de Hollywood resulta extraño, considerando que solo tiene 23 años. "Soy actor desde que tenía dos años", explicó. "He pasado mi carrera yendo a audiciones para papeles que se los terminaban dando a alguien blanco".


Eso cambió cuando Wes Anderson lo escogió para interpretar a Zero Mustafa en "The Grand Budapest Hotel", que en 2015 recibió nueve nominaciones al Oscar y cuatro estatuillas.


Su carrera despegó entonces cumpliendo los sueños de su padre, el guatemalteco Mario Quiñonez, quien por casualidad entró a un estudio de grabación después de haber sido seleccionado en la calle para un comercial.


"Él se enamoró de la industria y nos comenzó a llevar a mi hermano y a mí a hacer castings y a estudiar música y actuación", contó Revolori, quien fue bautizado como Anthony Quiñonez por sus padres Mario y Sonia, oriundos ambos de Jutiapa, Guatemala, y creció en la ciudad californiana de Anaheim.


Cuando comenzó a destacarse en el cine, Revolori decidió cambiarse el nombre. "No fue por no ser identificado de entrada como latino. Mi físico habla por sí mismo", explicó.


"Tanto mi hermano como yo quisimos proteger la identidad de la familia en Guatemala. La situación allá es complicada".


La decisión, que en su momento fue un acto de fe en su éxito, cobró particular importancia desde que salió en 2017 "Spider-Man Homecoming", la primera película de la nueva trilogía de Spider-Man.


"Fue una locura", recordó Revolori. "Muchos de los fans de Spider-Man se enojaron porque habían escogido a alguien que lucía como yo para ser Flash Thompson". El joven fue acosado por las redes sociales y hasta recibió amenazas de muerte.


El personaje fue interpretado por Joe Manganiello en las películas del Hombre araña que salieron entre 2002 y 2007.


Las cosas eventualmente se calmaron y para la segunda cinta, que se estrena el 2 de julio en Estados Unidos, el público había abrazado al Flash creado por Revolori.


"Para mí era muy importante enseñar que los límites que se nos ponen a los actores son ficticios", indicó al detallar que se esforzó por crear un personaje profundo y con historia.


En "Spider-Man Far From Home", Flash es el reflejo de los jóvenes de hoy en día, obsesionado con las redes sociales y desatendido por sus padres. Ya no acosa a Peter Parker, si no que compite con él en la escuela para jóvenes avanzados en las ciencias y es una pieza esencial en el debate moral que enfrenta el Hombre araña en esta entrega.


Protagonizada por Tom Holland, Jake Gyllenhaal y Zendaya, la película encuentra a Peter Parker unos meses después del final de "Avengers Endgame", en duelo por la muerte de Iron Man y preparando un viaje a Europa con sus compañeros de la secundaria.


Para Revolori, el que las películas de súper héroes hayan comenzado a mostrar a la sociedad como es demuestra que "el trabajo que se está haciendo está funcionando".


Está convencido de que esa "desprogramación" de Hollywood solo se logra demostrando lo que los actores latinos pueden hacer, como lo está logrando su ídolo, el guatemalteco Óscar Isaac.


Revolori quiere además destacarse detrás de las cámaras. En 2016 fue el productor ejecutivo del cortometraje "Others". En 2018 hizo lo mismo en "Otherland", que también protagonizó.


Este año también protagoniza la película "The Sound of Silence" y se prepara para trabajar en "Exchanged".

Ñoños Jumpers 1-4 Pag mayo 2019.jpg