Inmigracion

EE.UU. y México deportaron a 71.982 guatemaltecos hasta el pasado mes de agosto

deportations.jpg

Un total de 71.982 guatemaltecos fueron deportados por Estados Unidos y México en los primeros ocho meses del año, una cifra superior un 16,72 por ciento al mismo periodo de 2018, cuando habían deportado a 61.671 personas.

La Dirección General de Migración del Ministerio de Interior de Guatemala divulgó este miércoles una serie de estadísticas en las que se observa que hasta el 30 de agosto de 2019 Estados Unidos había deportado a 37.552 guatemaltecos, mientras que México hizo lo propio con 34.430 personas.

De forma pormenorizada, los migrantes deportados por Estados Unidos en los primeros ocho meses de 2019, en su mayoría adultos (36.847), suponen un aumento del 8,82 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado (34.508), aunque sí hay más diferencia con los registros de 2017 (19.006) y 2016 (21.971).

En cuanto a los datos de los deportados vía terrestre desde México, la Dirección General de Migración señala que del total (34.430) la mayor parte de ellos son adultos (22.658), frente a 11.772 menores (de los cuales 1.568 son no acompañados).

La cifra de deportados hasta el 31 de agosto de 2019 también es superior a la registrada en años anteriores, pues según estas cifras en 2018 México había devuelto a 27.163 personas, mientras que en 2017 fueron 20.102 y en 2016 eran 34.388.

Guatemala, junto a El Salvador y Honduras, integra el Triángulo Norte de Centroamérica, una de las zonas más pobres y violentas del mundo por la presencia de las pandillas, el narcotráfico y los grupos del crimen organizado, que provoca que miles de personas migren cada año en busca del conocido como "sueño americano".

De hecho, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado de manera reiterada a los tres países por lo que considera una inacción a la hora de controlar la migración irregular y por ello su administración anunció el pasado mes de julio un polémico acuerdo de asilo con Guatemala que está siendo revisado por los Tribunales guatemaltecos.

Si finalmente se llega a implementar, algo que exige Estados Unidos a cambio de no imponer aranceles y otras sanciones económicas, permitiría al Gobierno de Trump enviar a Guatemala a solicitantes de asilo hondureños y salvadoreños mientras no se resuelve su petición, una decisión criticada por organizaciones locales e internacionales al entender que el país centroamericano no tiene capacidad para ello.

En Guatemala, considerado como uno de los diez países más desiguales del mundo, la pobreza afecta a casi el 60 por ciento de su población y es, entre otras causas, consecuencia de que miles de habitantes migren hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

Además, el país centroamericano, en donde el salario mínimo es de 388 dólares mensuales y el costo de la canasta básica alimentaria supera los 467 dólares, tiene a uno de cada dos niños menores de cinco años con desnutrición crónica, la tasa más alta de toda América Latina.

De hecho, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales asegura que el uno por ciento de los habitantes más ricos de Guatemala suma el 40 por ciento de los ingresos de los más pobres y que esta desigualdad social priva de servicios esenciales como agua potable, salud y electricidad a los más vulnerables, especialmente a los pueblos indígenas.

Monica Ganjoo Law Office 1pag - Marzo 2017.jpg