Estilo y Moda

Artes, Cultura, Estilo y Moda

Oda a los tópicos españoles

moda.jpg

Desde atrevidas imágenes de mujeres con los primeros bañadores modernos en los años 30, hasta diseños de hoy de creadores españoles que abrazan las estampas más costumbristas en diálogo con prendas y joyas, son algunos de los versos de la exposición "Las costuras femeninas de la moda de España:1930-2018".


La muestra, con 80 imágenes, 25 diseños sobre maniquíes y dos vitrinas con joyas, es una oda a la moda que se ha vivido en España durante los últimos 88 años, el hilo conductor de esta exposición que aúna fotoperiodismo, moda y mujer.


Tras consultar más de 25.000 fotografías, de los 20 millones de imágenes que posee el archivo de la Agencia EFE, las comisarias y periodistas expertas en moda, Lourdes Álvarez Esmorís y Pepa Bueno han articulado la muestra partiendo de instantáneas de la vida y costumbres de la sociedad española que reflejan la evolución de la mujer en seis ejes temáticos.


Con el diseño español como bandera, la exposición comienza con la temática: De desfiles y modelos, en la que se puede ver a Pedro Rodríguez ultimando detalles de su costura. "Eran representaciones reservadas a clientas pudientes de la época que se solían celebrar en residencias privadas o en salones de las casas de costura", explica Lourdes Álvarez Esmorís, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales y de EFE Estilo de la Agencia EFE.


En otras de las salas se contemplan sobre papel y maniquíes volantes, encajes y mantones, "prendas ligadas al tópico del vestir de la mujer española, pero también a lo mejor de nuestra tradición", dice Pepa Bueno, directora ejecutiva de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME).


A lo largo de toda la exposición se pueden ver prendas de Juana Martín, Miguel Marinero o Roberto Verino, entre otros, con acordes que trasladan al folclore español en diálogo con las fotografías. "Los diseñadores llevan nuestros tópicos a lo contemporáneo con un trabajo vanguardista e inteligente", añade Bueno.


Los mantones, lunares, volantes y flecos "no fallan, son muy nuestros", afirma Esmorís mientras señala una imagen de Jacqueline Kennedy con mantilla española de la firma Andres Sarda en una corrida de toros en Sevilla junto a la duquesa de Alba y la condesa de Romanones, Aline Griffith, u otra más espontánea de mujeres anónimas en la década de los 60, vestidas de negro con mantilla española.


Sobre las paredes cuelgan fotografías que captan la moda en un preciso momento de la historia, como una foto inédita de la Reina Sofía acariciando a un leopardo en un viaje oficial a Etiopía, "son imágenes espontáneas que responden al ojo del fotoperiodista, sin el artificio que suele esconder la fotografía de moda", apunta Esmorís.


En otra de la salas se descubre "la enorme fuerza del diseño español en el sector de la moda nupcial", asegura la comisaria Bueno, al tiempo que recuerda el vestido de novia que cosió Balenciaga para Carmen Martínez Bordiú (nieta de Francisco Franco) o el de Manuel Pertegaz para la entonces princesa de Asturias, Letizia Ortiz.


Junto a estas aparecen otras instantáneas en las que el sombrero, con la doble misión de proteger y adornar, es protagonista. Destaca una imagen de los años sesenta en las que un grupo de mujeres, con coquetos sombreros de paja, bregan limpiando anchoas en el puerto de Caleta del Sebo, Isla Graciosa, Lanzarote (Atlántico).


La temática De Capas y famosas conduce a fotografías en las que se ve la versatilidad de la capa española sobre los hombros de mujeres anónimas que se protegen del frío junto a otras en las que actrices, folclóricas, cantantes o aristócratas demuestran que han sido testigo y protagonistas del diseño español.


Resultan extraordinarias las estampas costumbristas de baño, sobre todo una en la que parecen unas jóvenes relajadas tomando el sol en la playa de Benidorm. "Es muy interesante ver la evolución de la silueta femenina desde los primeros bañadores modernos en el río Manzanares de Madrid en los años 30", cuenta Esmorís.


"La muestra se ha trabajado con fotografías de temáticas tan diversas como moda, costumbres, espectáculos o vida cotidiana", asegura Paloma Puente, responsable del archivo gráfico, quien explica que las imágenes de los años 30 se han extraído de placas de vidrio.


La exposición, que estará abierta al público en el Museo de Artes Decorativas de Madrid desde el 23 de enero al 31 de marzo, un acto que abre la celebración de los 80 años de EFE, primera agencia en español y cuarta del mundo, demuestra, bajo la mirada sagaz del fotoperiodista, "que el vestir de una mujer refleja decisión, seguridad y evolución", concluye Esmorís. 

Natural Beauty 1-4 Pag ENERO 2019.jpg

Artes, Cultura, Espectáculos, Estilo y Moda

Versace llena la pasarela de Milán de correas, cuero e irreverencia

versace.jpg

La firma de moda Versace presentó [] en la pasarela de Milán su colección para el hombre del próximo invierno, una propuesta ecléctica e irreverente en la que, fiel a su estilo, destacaron los colores flúor, el cuero y las correas.


La idea de Donatella Versace mezcla clásicos de la sastrería como el traje de chaqueta o los grandes gabanes con elementos y colores del todo llamativos, una intención ecléctica representada incluso en el sonido, con música clásica combinada con la electrónica.


La colección, que incluye una versión femenina, empezó con una apuesta por el negro y el rojo, con trajes a rayas acompañados por voluminosas camisas decoradas con correas en negro, un elemento que sirvió también para trazar formas geométricas.


Pero pronto llegó toda una explosión de color en la que destacaron las cazadores moteras, los abrigos con estampado de leopardo, los clásicos elementos barrocos de la firma, las camisetas con la marca de coches Ford, zapatillas de colores como el verde fluorescente, pantalones con pedrería o gorros de lana.


Versace desfigura las prendas elegantes dotándolas de elementos modernos como broches y estampados pop, y conjunta los abrigos ejecutivos con ribetes con plumas naranjas o rosas, así como con cortos pantalones de boxeador.


Por otro lado, fuera del programa de la Semana de la Moda milanesa, también fue el día de Dolce & Gabbana, que hicieron nuevamente gala de su visión barroca para revisar los clásicos y lanzar una oda a la elegancia.


Su propuesta, presentada por un locutor, mezcla la sofisticación del negro en algunas prendas como el frac o las capas con coloridos encajes, estampados y brocados, que cubren desde clásicos batines, los trajes de chaqueta cruzada e incluso los pijamas en seda.


La firma encargada de abrir esta Semana de la Moda masculina de Milán este viernes, fue Ermenegildo Zegna, que organizó un desfile en el imponente atrio de la estación de tren de esta capital de la moda.


La elección del lugar responde al deseo del director artístico Alessandro Sartori de perfilar un mundo abierto, interconectado y proclive a la heterogeneidad y lo diverso, en contra de la cerrazón.


El hombre de Ermenegildo Zegna vestirá trajes, cazadoras bomber y pantalones cargo, pero sobre todo largos abrigos tres cuartos en lana, algunos de ellos con estampados geométricos.


La estética multicultural de la marca estará impregnada por los tonos fríos y metálicos como el gris, el verde pálido o el azul, y se confirma hasta el próximo invierno la vigencia de la zapatilla de deporte y de la riñonera.

Ezer Alteraciones 1-6 Pag Marzo 2016.jpg

Artes, Cultura, Cine, Espectáculos, Estilo y Moda, Farandula

Rita Hayworth, de arquetipo de belleza latina al mito explosivo de "Gilda"

Fotografía facilitada por la editorial Notorius Ediciones de Rita Hayworth (1918-1987), quien antes de convertirse en uno de los mayores mitos de la Historia del Cine gracias a la pelirroja explosiva de "Gilda", ya había filmado más de dos tercios de su filmografía, muchas de ellas películas de serie B que explotaron el estereotipo de belleza exótica y latina.