Interes, Internacional

México desplegará 10.200 policías y militares en 17 regiones más violentas

mx vilence.jpg

El secretario de Seguridad Pública de México, Alfonso Durazo, anunció este miércoles el despliegue permanente de 10.200 policías y militares para combatir la inseguridad en 17 regiones violentas del país.


Cada una de estas regiones contará con 600 elementos de la Policía Federal, el Ejército y la Marina, que estarán coordinados desde las ciudades de Tijuana, Ciudad Juárez, Cancún, Irapuato, Guadalajara, Salamanca, Culiacán, Manzanillo, Uriangato, Celaya, Ecatepec, Monterrey, Chilpancingo, Nuevo Laredo y Reynosa.


En rueda de prensa en el Palacio Nacional, Durazo aprovechó para instar al Congreso mexicano a aprobar la creación de la Guardia Nacional, un organismo de seguridad pública planeado por el Gobierno mexicano que integrará bajo un mismo mando al Ejército, la Policía Federal y la Marina.


"La Guardia Nacional es un instrumento que nos permitirá reclutar nuevos elementos y ampliar el estado de fuerza para cubrir de manera permanente cada una de las regiones administrativas", defendió el secretario.


Durazo sostuvo que "una cosa es llevar operativos desde Ciudad de México y otra muy distinta es tener un estado de fuerza permanente que se encargue de los problemas de inseguridad" en los estados.


Según datos manejados por el propio Gobierno, las ciudades que más homicidios registraron el pasado mes de diciembre fueron Tijuana, en el norteño estado de Baja California, con 202 asesinatos; Ciudad Juárez, en el norteño estado de Chihuahua, con 77; y Acapulco, en el sureño estado de Guerrero, con 62 homicidios.


"Sería irresponsable retirar al Ejército de las calles, cuando en este momento en algunas regiones del país es la única presencia del Estado", dijo el funcionario al ser preguntado por los periodistas.


El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo el pasado 1 de diciembre, había prometido en campaña electoral retirar a los militares de las calles del país, donde patrullan desde la Presidencia de Felipe Calderón (2006-2012).


Sin embargo, su propuesta de creación de la Guardia Nacional ha sido criticada por organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional o la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México al dejar en manos de los militares las funciones de seguridad pública.