Crean un grupo regional de presión para propiciar elecciones en Nicaragua

El escritor y poeta nicaragüense Ariel Montoya anunció hoy a Efe la creación de un grupo "de cabildeo e incidencia política" que tiene como fin buscar una solución a la crisis que vive Nicaragua y que pasa por la celebración de elecciones.


En una conversación con Efe en Guatemala, Montoya avanzó que esta iniciativa estará formada por personalidades de Centroamérica y de otras regiones como Ramón Custodio, exprocurador de los Derechos Humanos de Honduras, o el exembajador de Guatemala en Nicaragua y militar retirado Jorge Echeverría.


También estarán Federico Hernández, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal) además de escritor y político; la activista costarricense Carla Rodríguez, el politólogo español Ricardo Angoso o el nicaragüense Alfredo Vélez.


"Se trata de ejercer, desde la sociedad civil y política, una presión crítica, agresiva y diplomática para contribuir con nuestro grano de arena a este duro momento", explicó Montoya, y agregó que el objetivo es definir la salida del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y establecer elecciones.

City Light Place - 1-8 Agosto 2018 copy.jpg


Este grupo de cabildeo tiene previsto reunirse con organismos regionales e internacionales.
Ortega, quien gobierna Nicaragua desde 2007, enfrenta su momento más adverso desde abril pasado, por protestas en su contra.


La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.


El presidente nicaragüense negó en una entrevista con Efe que haya sofocado las protestas con represión, no se siente responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.


Las manifestaciones contra Ortega y su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.