Gilligan, creador de serie "Breaking Bad": Mis personajes tienen vida propia

  El creador de la serie Breaking Bad, Vince Gilligan, acompañado del director Nacho Vigalongo (d), durante la Masterclass quer ha impartido dentro del festival "Serializados"

El creador de la serie Breaking Bad, Vince Gilligan, acompañado del director Nacho Vigalongo (d), durante la Masterclass quer ha impartido dentro del festival "Serializados"

El creador de la serie "Breaking Bad", Vincent Gilligan, explicó hoy en Barcelona en una clase magistral dentro de la quinta edición del Serielizados Fest, que en sus historias "los personajes tienen vida propia".


En una conversación con el cineasta Nacho Vigalondo, el guionista de "Breaking Bad" subrayó que detrás de cada serie hay un trabajo colectivo: "Después de la soledad que sentí al escribir el primer capítulo, en los siguientes episodios conté con equipos de guionistas y de actores que enriquecieron los personajes" y además otros directores, productores y fotógrafos ampliaron este proceso.


"Me siento orgulloso de ser un autor, -dijo- pero en las series la autoría es compartida".
Este trabajo colectivo hizo que los personajes crecieran en la serie y "cobraran vida propia", hasta el punto, dijo ante un auditorio abarrotado, que "comenzaron a hacer cosas que no se podían prever sobre el papel" y ante esa situación "lo peor que puede hacer un guionista es intentar dictar lo que tienen que hacer".


Sobre el espíritu con que afrontó "Breaking Bad" y que ha continuado en "Better Call Saul", de la que es cocreador, Gilligan indicó que quería escribir una serie diferente a las que se habían creado hasta entonces.


"Quería que los personajes sufrieran las consecuencias de sus actos de una manera realista, como sucede en la vida real", argumentó.


Su trabajo en "X Files" puede considerarse catártico, pues como confesó "tenía la sensación de estar transcribiendo lo que me decía el personaje de Fox Mulder".


A Gilligan le preocupaba que los seguidores no quedaran contentos con el final de "Breaking Bad" e intentaron buscar uno sorprendente pero "al final, nos dimos cuenta que lo que teníamos que hacer era ser fieles a la serie. Mi madre me llamó llorando al ver el último capítulo", aseguró.


Si tuviera que escoger entre cine y televisión, Gilligan se decantaría por la pequeña pantalla: "Las series tienen un lienzo mucho más grande, no todo tiene que pasar en un solo capítulo"
Gilligan reconoció que la película "The French Connection" tuvo una gran influencia en el estilo visual de "Breaking Bad".


"Rodar en Nuevo México parecía un error al principio, pues yo quería dormir en mi cama, no a mil kilómetros, pero el Estado nos dio dinero, y el hecho de que la serie ("Breaking Bad") se rodara allí en ese escenario evocador e inspirador fue una casualidad afortunada", zanjó.