Fiscal salvadoreño pide a Interpol una explicación por negar la alerta contra Funes

  El fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez

El fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez

El fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, dijo hoy que pidió a la Interpol que explique las razones por las que se negó a emitir una circular roja para la detención a nivel internacional del exprediente Mauricio Funes, asilado en Nicaragua y requerido por delitos de corrupción.


Meléndez precisó en una rueda de prensa que envió el pasado lunes un escrito a la representación de la Interpol en el país centroamericano para que consulte a la central en Francia por los motivos que la llevaron a tomar la decisión.


"Estamos esperando que nos respondan para poder saber a ciencia cierta qué es lo que ocurre, si hay información incompleta" o "una mala interpretación por parte de Interpol", sostuvo el funcionario.


Añadió que la dependencia del cuerpo policial en El Salvador no le detalló a la Fiscalía si la negación tiene que ver con el asilo político que tiene Funes, quien gobernó el país entre 2009 y 2014, en Nicaragua desde septiembre de 2016.


El director de la Policía salvadoreña, Howard Cotto, informó el pasado 24 de septiembre de la negativa de la Interpol de emitir la circular roja contra Funes, con lo que podría salir de Nicaragua sin ser detenido en ningún otro país.


La Fiscalía de El Salvador pidió a mediados de septiembre a un juez instructor que comience el tramite de extradición desde Nicaragua del expresidente Funes, su cónyuge Ada Michell Guzmán Sigüenza y sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco y Diego Roberto Funes Cañas por una millonaria malversación.


De acuerdo con Meléndez, Funes y el empresario Miguel Menéndez encabezaron una estructura que sustrajo más de 351 millones de dólares de dinero estatal a ocho cuentas particulares y de las que sacaron más de 292 millones en efectivo.


Este mecanismo es similar al que utilizó para desviar y lavar más de 300 millones de dólares el expresidente Elías Antonio Saca, condenado a 10 años de cárcel el pasado 12 de septiembre.


Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del "cambio" del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente de la democracia salvadoreña en ser acusado de apoderarse de dinero público.
Los casos de corrupción que implican a expresidentes salvadoreños, incluido el difunto Francisco Flores (1999-2004), suman más de 666 millones de dólares.