El presidente cubano aborda con empresarios de EE.UU. las restricciones de viaje

  El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (2-i), se reúne con un grupo de altos directivos de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y de la industria de viajes de ese país

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (2-i), se reúne con un grupo de altos directivos de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y de la industria de viajes de ese país

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, abordó hoy en Nueva York con autoridades de la industria de turismo y la Cámara de Comercio de EE.UU. las posibilidades de atraer a visitantes estadounidenses a la isla a pesar de las restricciones de viaje impuestas por Washington.


Díaz-Canel trató con sus interlocutores del país norteamericano "las potencialidades" para las compañías que se dedican a los viajes entre ambos países, informaron medios estatales en La Habana.


En la reunión también se debatió "la necesidad de que se eliminen las prohibiciones que impiden a los norteamericanos visitar la nación vecina libremente", indicaron los medios.
Más de 430.000 estadounidenses visitaron Cuba entre enero y septiembre de este año, lo que supone un retroceso de aproximadamente un 20 % interanual, según datos oficiales publicados hoy.


La caída en los viajes se atribuye al restablecimiento de la prohibición a los viajes individuales en la categoría "pueblo a pueblo" -permitidos por la anterior Administración de Barack Obama- y los incidentes de salud sufridos por diplomáticos de EE.UU. en la isla, cuyas causas aún no se han determinado.


Esto se suma a las medidas decretadas por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para endurecer el embargo, como la prohibición a ciudadanos y empresas estadounidenses de realizar transacciones o negocios con entidades vinculadas al estamento militar cubano, entre las que figuran decenas de hoteles y otras compañías de servicios turísticos.


Uno de los principales resultados del "deshielo" bilateral fue el restablecimiento en 2016 de los vuelos comerciales directos entre EE.UU. y Cuba, adonde comenzaron a volar las principales aerolíneas de ese país, entre ellas American Airlines, Delta, United o Southwest.


El presidente cubano, que se reunió con los directivos estadounidenses de comercio y turismo en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, destacó que "la industria de viajes es un sector que favorece el diálogo y las relaciones con Cuba", según los medios estatales.


Díaz-Canel informó a sus interlocutores de que en Cuba operan actualmente más de 20 cadenas hoteleras que gestionan unas 25.000 habitaciones y citó estudios de mercado al asegurar que, de no ser por el embargo, la isla podría recibir cada año a entre dos y cinco millones de turistas estadounidenses.


El turismo es la segunda fuente de ingresos del Estado cubano, un sector vital para el país, que atraviesa importantes problemas de liquidez.


En la víspera, el mandatario cubano también abordó el asunto del embargo con el Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos, cuyos líderes le apoyaron en la causa de pedir el levantamiento de las sanciones financieras de Washington y normalizar las relaciones entre ambos países, según los medios de La Habana.


Con motivo de su participación en la Asamblea General de la ONU, el presidente de Cuba ha mantenido más de una veintena de encuentros con líderes políticos y sociales, así como con sus homólogos de varios países, entre ellos España y Argentina.