Alumnos llaman a una desobediencia indefinida en la mayor universidad de Nicaragua

  La población estudiantil de Nicaragua, incluidos estudiantes de la UNAN, están entre las mayores víctimas de la crisis, ya que decenas de ellos han muerto, fueron arrestados o sus matrículas canceladas luego de que participaron en protestas contra el Gobierno, según el Movimiento Estudiantil 19 de Abril.

La población estudiantil de Nicaragua, incluidos estudiantes de la UNAN, están entre las mayores víctimas de la crisis, ya que decenas de ellos han muerto, fueron arrestados o sus matrículas canceladas luego de que participaron en protestas contra el Gobierno, según el Movimiento Estudiantil 19 de Abril.

Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), la más grande del país, llamaron hoy a una desobediencia estudiantil indefinida frente al reinicio de clases mañana, debido a que se sienten inseguros por la crisis sociopolítica local.


"Nosotros los estudiantes de las distintas carreras de la UNAN llamamos a desobediencia estudiantil indefinida, porque no podemos recibir clases si uno de nuestros compañeros está preso, expulsado por causa injusta, si nuestros maestros no están para impartírnoslas", informaron los alumnos, en un comunicado.


La población estudiantil de Nicaragua, incluidos estudiantes de la UNAN, están entre las mayores víctimas de la crisis, ya que decenas de ellos han muerto, fueron arrestados o sus matrículas canceladas luego de que participaron en protestas contra el Gobierno, según el Movimiento Estudiantil 19 de Abril.


La UNAN programó el reinicio de clases este 29 de septiembre, cinco meses después del estallido social de abril, que incluyó la toma del campus al suroeste de Managua por parte de estudiantes durante más de un mes, hasta que fue desalojado por policías y paramilitares, con saldo de dos muertos y varios heridos, en julio pasado.


Los alumnos reclamaron que la UNAN "ya no es una casa de estudio superior y debería de dar vergüenza que se hagan llamar autónomos".


Las autoridades universitarias han comunicado restricciones al ingreso del campus.
"No nos sentimos seguros, creemos que no es conveniente asistir a clases con esta crisis que ha dejado centenares de muertos, que tiene muchos estudiantes de la UNAN en las cárceles", agregaron en el comunicado.


Organizaciones humanitarias señalan que la crisis ha dejado entre 322 y 512 muertos y más de 300 "presos políticos" desde el 18 de abril, principalmente en protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.


Los estudiantes que promueven la desobediencia indefinida pertenecen a las facultades de Humanidades y Ciencias Jurídicas, Educación e Idiomas, Ciencias e Ingeniería y Ciencias Médicas.


La oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de Ortega por "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.


El Gobierno reconoce 199 muertos y 200 presos "por golpistas" y Ortega sostiene que sufre un intento de "golpe de Estado".


Las protestas contra Ortega comenzaron en abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.