Trump dice que quiere escuchar a todas las partes en el caso de abuso contra Kavanaugh

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró [] que quiere escuchar a todas las partes en relación a las acusaciones de abuso vertidas contra Brett Kavanaugh, el elegido por el mandatario para convertirse en próximo juez del Tribunal Supremo.


"Queremos entrar en un proceso completo y escuchar a todo el mundo", explicó Trump al ser preguntado por los periodistas por el supuesto abuso que Kavanaugh cometió cuando estaba en el instituto hace 36 años.


En este sentido, Trump también se mostró abierto ante la opción de que se retrase el proceso de confirmación que afronta en el Senado para analizar el caso.


"Si necesita un pequeño retraso, habrá un pequeño retraso", comentó el mandatario, que auguró que no debería implicar mucha demora y explicó que no ha hablado con Kavanaugh a pesar de que ha estado en la Casa Blanca durante la mañana de este lunes.


Asimismo, Trump calificó de "ridícula" la pregunta sobre si se planteaba retirar su nominación y criticó a la oposición demócrata por haber informado del caso tan tarde.


"Ojalá los demócratas hubieran hecho esto mucho antes, pero con todo esto dicho, queremos seguir un procedimiento", lamentó el presidente, quien alabó a Kavanaugh por ser "una persona muy especial" que no tiene "ni una pequeña mancha en su expediente".


Christine Blasey Ford es el nombre de la supuesta víctima de abuso de Kavanaugh.
A finales de julio, Ford envió a los demócratas una carta en la que relataba el abuso de Kavanaugh y pedía el anonimato.


Los demócratas remitieron la carta al Buró Federal de Investigaciones (FBI) al considerarlo relevante.


Aunque en un primer momento no se hizo público de qué se trataba, en los últimos días se difundió que estaba vinculado a una acusación de abuso y Ford terminó descubriendo su identidad este fin de semana.


A la luz de las informaciones, los demócratas y tres senadores conservadores del Comité Judicial del Senado, que evalúa la candidatura de Kavanaugh, han pedido que se retrase una votación prevista para esta semana en la que debían decidir si recomendar o no al magistrado, pero esta aún sigue en pie.


De acuerdo al relato, los hechos se produjeron hace 36 años, en la década de los 80, cuando ambos estaban en el instituto y eran menores de edad.


Kavanaugh, ebrio, se aproximó a ella durante una fiesta, la metió en una habitación e intentó sobrepasarse con ella tratando de quitarle la ropa, tapándole la boca para acallar sus protestas y subiendo el volumen de la música para silenciarla hasta que finalmente ella pudo escapar.


El ahora juez de apelaciones ha rechazado los hechos y ha dicho que está abierto a testificar, una acción a la que también se ha mostrado dispuesta la presunta víctima.