EE.UU. tiene datos de padres deportados y las asociaciones denuncian coacciones

El Gobierno de EE.UU. afirma tener datos de los padres deportados sin sus hijos, aunque no reveló si ya procedió con las reunificaciones, mientras que algunas asociaciones dicen haber detectado casos de progenitores "forzados" a aceptar su salida.


En un escrito remitido a una corte federal este jueves, los abogados del Gobierno informaron que tienen el contacto de 343 indocumentados, hasta el momento el total de padres deportados que aún están sin sus hijos, y que de esa cifra se han identificado seis casos de riesgo para el menor, debido entre otras razones a antecedentes del progenitor o dudas sobre el parentesco.


Por su parte, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que demandó a la Administración del presidente Donald Trump por la separación de familias en la frontera sur, afirmó que han detectado casos de padres que se apresuraron a tomar decisiones que los alejó de su derecho de solicitar asilo político.


"Estos incidentes incluye padres a quienes se les dijo que necesitaban aceptar su deportación y no buscar asilo político para ser reunificados con sus hijos, y padres a los que se les pidió firmar documentos que no entendían y en idiomas que no hablan, que hizo que renunciaran a su derecho", señaló Lee Gelernt, abogado de ACLU.


La declaración de Gelernt coincide con lo expuesto en una demanda presentada [] por la Asociación de Abogados de Inmigración (AILA) y otros grupos, que denuncian que el Gobierno ha utilizado "estrategias coercitivas" para que los inmigrantes se vean forzados a no continuar con sus peticiones de asilo.


A raíz de lo anterior, ACLU ha solicitado con anterioridad que se permita el regreso a Estados Unidos de algunos padres o madres que supuestamente aceptaron su deportación para no demorar o evitar la reunificación con sus hijos, a fin de pelear una petición de asilo.


El magistrado Dana Sabraw, que ve la demanda y ordenó en junio al Gobierno que procediera a reunir a las familias separadas como resultado de su política de "tolerancia cero" contra la inmigración ilegal, pidió en una audiencia la semana pasada que ambas partes se pongan de acuerdo sobre el sitio de reunificación, si bien avanzó que lo más fácil sería en el país donde están los padres.


En cuanto a números totales no hay gran diferencia respecto al informe de la semana anterior, cuando el Gobierno federal dio cuenta de 565 menores bajo su cuidado.

Gran Prix Auto Body 1-3 Pag Agosto 2018 copy.jpg


En el documento de esta semana se consigna a 528, del total de 2.654 separados de sus padres en la frontera, los cuales se hallan en custodia de la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR) de EE.UU., incluidos 23 que son menores de cinco años.


Los abogados del Gobierno manifiestan en el escrito que 139 padres, muchos de ellos fuera del país, han renunciado a su derecho de ser reunificados con sus hijos, todos ellos mayores de cinco años.


Por su parte, ACLU señaló en el documento que con ayuda de asociaciones en países centroamericanos han logrado comunicarse con 231 padres deportados, de los cuales 183 han expresado su deseo de reunificación, mientras que 23 aún lo están evaluando.


Esta organización señaló que hasta la fecha se han concretado 10 reunificaciones de familias indocumentadas en sus países de origen, mientras que otras 15 se han declarado listas para lo mismo, ante lo cual un "comité" compuesto por asociaciones civiles se encuentra asistiendo con la documentación.


El Gobierno manifestó [] que presentarán sus propias cifras de traslados de menores a los países donde se encuentran sus padres "cuando dicho proceso esté en marcha".


De acuerdo con el reporte presentado este jueves, se estima que el 95 % de los padres deportados se encuentra en Honduras y Guatemala, y el resto en El Salvador y México.


Ambas partes regresarán el viernes a la corte, donde se espera que entre otras cosas discutan si algunas reunificaciones se pueden concretar en Estados Unidos, una propuesta que no es bien vista por el Gobierno.