Sorpresa e indignación ante la acusación de abuso a la actriz pionera del MeToo

argento.jpg

La actriz y directora italiana Asia Argento, una de las pioneras del movimiento #MeToo, llegó a un acuerdo extrajudicial con un actor menor de edad que la acusó de abusos, lo que causó sorpresa en Hollywood y llevó al abogado del productor Harvey Weinstein a tildar de "hipócrita" a Argento.


La noticia trascendió gracias a una información del periódico The New York Times, que aseguró que Argento llegó a un arreglo extrajudicial con el actor Jimmy Bennet, con el que acordó pagar 380.000 dólares para frenar las acusaciones en su contra.


El encuentro entre Argento, entonces de 37 años, y el músico de rock y actor Jimmy Bennet, de 17 en aquel momento -se conocieron en una película en la que ella hizo de su madre-, ocurrió en el hotel Marina del Rey en California. La edad de consentimiento legal para relaciones sexuales en ese estado es de 18 años.


Argento, que denunció haber sido violada por Weinstein, es una de las caras más conocidas de las decenas de mujeres que acusaron al poderoso productor de Hollywood de multitud de agresiones sexuales.


El abogado de Weinstein criticó hoy la "hipocresía" de Asia Argento por ser una de las primeras personas que acusó a su cliente de agresión sexual cuando, al mismo tiempo, pactaba presuntamente con un menor que la había acusado de un delito similar.


En un comunicado, el abogado Ben Brafman, que representa a Weinstein, aseguró que la noticia conocida hoy "revela un impresionante nivel de hipocresía por parte de Asia Argento". El letrado definió a la italiana como una de las personas que "buscó destruir" al productor.


"Lo que es quizá más indignante es el momento, que sugiere que al mismo tiempo que Argento estaba trabajando en su propio acuerdo secreto por el presunto abuso sexual de un menor, ella se estaba posicionando a la vanguardia de aquellos que condenaban a Weinstein, pese al hecho de que su relación sexual con Weinstein fue de consentimiento entre dos adultos y duró más de cuatro años", dijo.


Las denuncias de abuso sexual en Hollywood que se ocultaron por tanto tiempo, que han acaparado titulares y desatado una ola de acusaciones que parecen no tener fin, volvieron así a dejar perplejos a muchos.


Las reacciones de famosos, entre ellos actrices que también han acusado a Weinstein, -quien se enfrenta a las acusaciones en los tribunales- y la del público en las redes sociales, no se han hecho esperar mientras la actriz y la presunta víctima mantienen silencio.


"Asia Argento ha declinado comentar estas alegaciones. La gente va a querer escuchar lo que tiene que decir y cómo encaja con sus declaraciones sobre el #MeToo", señaló la reportera del Times Jodi Kantor, coautora de la historia de Weinstein que impulsó ese movimiento.


Una de las primeras que dejó escuchar su voz fue la activista Tarana Burke, fundadora del "MeToo", que se convirtió en una etiqueta tras las denuncias de un sinfín de mujeres contra Weinstein, quien pidió que no se desacredite el movimiento con la denuncia contra la actriz italiana.


"La gente usará estas nuevas historias para tratar de desacreditar este movimiento, no dejen que eso ocurra", indicó Burke en su cuenta de Twitter.

HI Body Fajas 1-4 pag Agosto 2018 copy.jpg


Sostuvo que el #MeToo es para todo el mundo, "incluyendo a estos jóvenes valientes que están saliendo a hacer denuncias" y afirmó que la violencia sexual "es acerca de poder y privilegio". "Eso no cambia si el perpetrador es tu actriz favorita, activista o profesor de cualquier género", argumentó.


Argento, de 42 años y cuya pareja Anthony Bourdain se quitó la vida el pasado junio, aprovechó la pasada edición del Festival de Cannes en mayo para reiterar su denuncia de que Weinstein le violó en 1997, precisamente en Cannes, cuando ella tenía 21 años.


La también actriz Rose McGowan, que junto a Argento se convirtieron en dos de las principales defensoras del movimiento #MeToo, aseguró que la noticia de hoy le ha "roto el corazón" y pidió al público "ser gentiles".


"Mi corazón está roto. Continuaré mi trabajo en nombre de las víctimas en todas partes", afirmó. "Ninguno de nosotros conoce la verdad de la situación y estoy segura que más tarde será revelado. Sean gentiles", agregó.


Mientras la actriz y productora Rosanna Arquette, otra presunta víctima del productor de Hollywood, afirmó que le parecía "sospechoso" el momento en que se publica la historia para recordar que eso no resta que "Asia fue violada por Weinstein".