Un grupo especial de EE.UU y México combatirá las estructuras financieras de los cárteles

drogas.jpg

La Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) y la Policía Federal de México combatirán la infraestructura financiera de los carteles mexicanos de la droga con un nuevo grupo especial de agentes de ambos países que funcionará en Chicago, según trascendió [] en una conferencia de prensa en esta ciudad.


"Hemos puesto en marcha planes de acción innovadores para resolver este problema", declaró el agente especial Brian M. McKnight, encargado de la oficina local de la DEA.


El nuevo grupo, que se enfocará en investigaciones internacionales, perseguirá a personajes de "alto valor" de los carteles, informó McKnight sin ofrecer otros detalles.


Asimismo, se combatirá a pandilleros que están involucrados en la distribución de drogas en Chicago.


En la conferencia de prensa estuvieron presentes el encargado de despacho de la Procuraduría General de la República mexicana, Alberto Elías Beltrán; el titular de la Agencia de Investigación Criminal, Omar García Harfuch, y representantes de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la policía Federal.


Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de México, informó por su parte que el grupo especial buscará "romper las cadenas de valor de las organizaciones, como lo son las rutas del mercado de drogas y armas".


Chicago es uno de los principales puntos de recepción de drogas producidas en México, entre ellos por el Cartel de Sinaloa, que luego son distribuidas por los Estados Unidos.

Byron Cordoba 1pag  Sept 16 copy.jpg


Según informó la DEA, en lo que va de este año sus agentes capturaron 300 kilos de heroína y fentanil, por valor de 20 millones de dólares.


"Está claro que la droga es manufacturada en México, y que los carteles de ese país controlan las rutas de contrabando a los EE.UU., y su distribución", dijo McKnight.


El director de la DEA para Norte y Centroamérica, Matthew Donahue, declaró que el Gobierno estadounidense busca con este acuerdo que la cooperación con México sea "un poco más eficiente y agresiva".