El Salvador refuerza la seguridad para proteger policías de ataques de pandillas

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, aseguró [] que se ha reforzado las medidas de seguridad para proteger a policías de los ataques perpetrados por miembros de pandillas, los cuales se han incrementado en la última semana.


"Ante ataques perpetrados contra agentes policiales, el Gobierno no se cruza de brazos y se han reforzado las medidas para proteger la vida e integridad de los elementos policiales y desarticular a los grupos delincuenciales", manifestó el mandatario.


Sánchez Cerén participó este lunes en la entrega de la Orden del Mérito Policial a un grupo de destacados miembros de la Policía Nacional Civil (PNC), como un "reconocimiento de toda la sociedad al esfuerzo de los agentes por garantizar la seguridad ciudadana y cumplir con honor el deber de combatir a la delincuencia y a los grupos criminales".


En el evento también se entregó la Cruz de Oro a los familiares de los policías que han muerto en el cumplimiento del deber, como "un homenaje póstumo a los héroes que lucharon contra la criminalidad y por la defensa de la paz y la tranquilidad ciudadana".


En lo que va de año, suman al menos 16 policías y soldados asesinados, ataques con los que las pandillas buscan presionar al Gobierno para obtener beneficios carcelarios, según las autoridades.


La Fiscalía advirtió el sábado que las pandillas ordenaron incrementar los ataques contra los miembros de los cuerpos de seguridad en la zona occidental de la nación centroamericana.
"Hemos recibido información y confirmado que grupos de pandillas han dado instrucciones de atentar contra miembros de la seguridad pública, principalmente en el occidente del país", señaló la entidad estatal.

v-power auto repair 1-4 Pag Agosto 2018 copy.jpg


Según el ministro de la Defensa de El Salvador, David Munguía, el país vive un conflicto armado de "baja intensidad" por los constantes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y las estructuras de pandillas.


El Salvador es uno de los países más violentos del mundo con tasas de 103, 81,7 y 60 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente.