Nacional

Gina Haspel asume la dirección de la CIA en espera de la confirmación del Senado

Gina Haspel asume la dirección de la CIA en espera de la confirmación del Senado .jpg

La actual nominada por la Casa Blanca para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, asumió la dirección de la institución de manera interina en sustitución del hasta hoy máximo responsable, Mike Pompeo, quien fue confirmado por el Senado como nuevo secretario de Estado de EE.UU.


"Es un honor liderar la CIA en este momento fundamental. Mientras nos encontramos en esta transición, le he pedido al personal de la CIA que sigan centrados en nuestra vital misión", señaló Haspel en un comunicado divulgado por la institución.

Atlantida Internacinal 1-6 Pag Marzo 2016.jpg

Fue el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien el pasado mes de marzo, mediante un mensaje de Twitter, anunció la nominación de la exagente de campo de la emblemática agencia de espionaje para suceder a Pompeo en el cargo.

Tras haber asumido hoy la dirección de la CIA de manera interina, Haspel deberá someterse a un proceso de confirmación en el Senado que se antoja complicado debido a las acusaciones que pesan sobre ella por su presunta participación en las torturas cometidas por la CIA tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001.

La prensa nacional ha denunciado en repetidas ocasiones que Haspel fue la máxima responsable de una prisión secreta en Tailandia, a la cual fueron trasladados varios presuntos terroristas islamistas que sufrieron graves torturas.

Además, la que podría convertirse en la primera mujer en dirigir la agencia de espionaje ha sido también acusada de haber eliminado todas las pruebas de esas prácticas inhumanas.

Sin embargo, desde su designación por parte del presidente, la agencia de espionaje ha realizado una intensa campaña para limpiar la imagen de Haspel.
El último episodio de esta campaña tuvo lugar el pasado viernes cuando, a última hora del día, la CIA se hizo eco de la desclasificación de un informe elaborado por la propia institución en el que se eximía a Haspel de cualquier responsabilidad en la destrucción de las polémicas grabaciones de los interrogatorios.
En la nota difundida hoy por la CIA, Haspel llamaba a sus colegas a hacer "todo" lo que esté en su poder para proporcionar los informes de inteligencia que "los legisladores necesitan" para mantener al país "seguro y fuerte".