Internacional

Ramírez condena la "represión" de las protestas por la seguridad social en Nicaragua

El escritor, novelista y exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez condenó hoy la "violencia y represión" contra las que protestan por las reformas aplicadas por el Gobierno de Daniel Ortega a la seguridad social, una violencia que en dos días ha dejado al menos 33 heridos según la Cruz Roja.


"Desde Madrid, en donde me encuentro a pocos días de recibir el Premio Cervantes, condeno la violencia y represión contra los manifestantes que espontáneamente están expresando su inconformidad con las recientes reformas a los derechos de Seguridad Social", escribió Ramírez en sus cuentas de Facebook y Twitter.

Ramírez, quien fue vicepresidente de Nicaragua de 1985 a 1990, cuando Ortega gobernó por primera vez, también condenó "el ataque a la libertad de expresión contra los medios independientes".

Plan to Travel 1-2 Pag Enero 2016.jpg

"No podemos aceptar el embargo de la democracia y la paz que tanto nos han costado en Nicaragua", continuó.

Nicaragua registra este jueves, por segundo día consecutivo, enfrentamientos entre quienes rechazan y apoyan las reformas aplicadas por el Gobierno a la seguridad social.

La jefa de Prensa de la Cruz Roja nicaragüense, Liseth Guido, dijo a Efe que esa institución atendió a 20 heridos este jueves, que suman a otros 13 atendidos ayer.

Los brotes de violencia se extendieron este jueves a las ciudades de Masaya (Pacífico) y Estelí (norte), tras haber iniciado ayer en Managua y León (noroeste), con enfrentamientos a palos y piedras entre los grupos antagónicos y el lanzamiento de gases por parte de la Policía.

Los principales enfrentamientos se han registrado en las sedes de algunas de las principales universidades públicas o subvencionadas de Nicaragua, como la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la Universidad Nacional Agraria la Universidad Centroamericana (UCA), y la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

A través de dos resoluciones, el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) acordó aumentar de 6,25 a 7 por ciento la cotización que pagan los trabajadores a partir del 1 de julio próximo.

También eleva de 19 a 21 por ciento la cuota patronal a partir de esa fecha, y 1 punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir de 2020, hasta alcanzar un 22,5 por ciento.

Además, ahora los jubilados tendrán que aportar un 5 por ciento de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

Las medidas han sido criticadas por todos los sectores económicos, tanto empresariales como expertos, quienes afirman que las mismas, lejos de evitar la quiebra del seguro social, traerán desempleo e informalidad, a la vez que disminuirá el consumo, la competitividad y el clima de negocios.

El Gobierno de Nicaragua ha justificado ese aumento a los aportes de la seguridad social, que afecta a trabajadores y empleadores, con el argumento de que la medida servirá para proteger a las personas de enfermedades, invalidez y muerte.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, denunció este jueves la "manipulación política" existente en las protestas contra las reformas a la Seguridad Social, y apuntó como culpables a unos "grupos minúsculos llenos de odio" que atentan contra "la paz y el desarrollo".