Internacional

Los salvadoreños le piden al Estado acabar con los problemas que conducen a la migración

Salvadoreños representantes de iglesias y organizaciones de la sociedad civil exigieron hoy al Estado que implemente nuevas medidas para terminar con los problemas que llevan a los ciudadanos de este país centroamericano a migrar, como la pobreza y la violencia.


Estas entidades no gubernamentales celebraron este viernes el V Vía Crucis del Migrante, en el que condenaron las deportaciones masivas que efectúan México y Estados Unidos, y pidieron al Gobierno salvadoreño soluciones "verdaderas" para acabar con la migración.


El director del Centro Pastoral de Atención al Migrante, Mauro Verzeletti, manifestó a Efe que el Gobierno debe destinar un presupuesto para evitar que las personas migren por causas como la pobreza y la violencia, y para aquellos salvadoreños que son deportados para que logren reinsertarse a la vida laboral.


Verzeletti también señaló que el Estado debe crear nuevas políticas y medidas para "atender" a aquellas personas que están amparadas en el Estatus de Protección Temporal (TPS), que fue cancelado en enero por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.


El experto en migración señaló que las personas que son deportadas al país "enfrentan los mismos problemas que los llevaron a tomar la decisión de irse, situación que les dificulta reincorporarse a la sociedad".


Verzeletti explicó que el Vía Crucis del Migrante, en el que estas organizaciones "declararon delito de lesa humanidad a las deportaciones efectuadas por México y EE.UU", busca concienciar a toda la sociedad y hacer presión al Gobierno para que tome con "seriedad" el tema de la migración.


En la actividad, los participantes cargan cruces y recorren "14 estaciones" en las que se instalan altares con fotografías de migrantes y mensajes en contra de las violaciones a los derechos humanos que sufren los inmigrantes.


La actividad, que se llevó a cabo en la plaza Salvador del Mundo, corrió a cargo de organizaciones sociales que trabajan en favor de la defensa de los derechos de los migrantes y el de sus familias.


Según reveló recientemente la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), la cifra de salvadoreños deportados, principalmente desde México y Estados Unidos, cayó un 38,8 % entre el 1 de enero y el 13 de marzo de este año, en comparación con el mismo lapso del 2017.
Los datos de la DGME dan cuenta de que hasta el 13 de marzo pasado fueron retornados al menos 1.891 salvadoreños desde México, 2.787 de Estados Unidos y 51 de otros países, que no fueron detallados.

Quetzal Bake -1-2 Pag Dic 2017.jpg


La fuente señaló que estas 4.729 deportaciones representan una disminución del 38,8 % respecto a 2017, sin detallar la cantidad total registrada en ese año ni explicar las circunstancias que han llevado a esta marcada baja.


Según la DGME, durante 2017 la cifra de retornados se redujo en 49,32 %, pasando de 52.938 en 2016 a 26.828, de los que los hombres representaron el 73 %, las mujeres el 17 % y los niños el 10 %.