Hombre Absuelto Después De Que  Policía apaga la Cámara Corporal

bodycamera_1517504476528_4880393_ver1.0_640_360.png

San Francisco, Ca. 2 feb - Un hombre sin hogar fue absuelto de cargos de amenazas criminales después de que los miembros del jurado vieron imágenes de un oficial de policía que parecía apagar intencionalmente su cámara corporal mientras hablaba con el acusador del hombre, anunció hoy el defensor público de San Francisco Jeff Adachi.

Los miembros del jurado encontraron el pasado martes a Amie Mangisel, de 53 años, no culpable de amenazas e intentos criminales, ambos delitos son considerados graves. Los miembros del jurado botaron 10 a 2 por la absolución de un cargo de delito menor por blandir un arma y declararon culpable a Mangisel por un segundo cargo de ofensa menor.

Mangisel enfrentaba hasta tres años de prisión si hubiera  sido condenado por los cargos de felonía, dijo su abogada, la defensora pública adjunta Abigail Rivamonte.

Mangisel, quien vive en una pequeña casa en la acera frente a la casa de su madre en la avenida  Shafter en el distrito del Bayview, fue arrestado el 18 de octubre después de una disputa con un vecino. Mangisel, originario de Filipinas, es un residente legal que ha vivido en el vecindario por más de 30 años.

El vecino, que consideraba que la vivienda de Mangisel era una monstruosidad, había llamado repetidas veces a los servicios de la ciudad para eliminar el campamento del desamparado.

Dos semanas antes del arresto de Mangisel, el vecino se acercó a Mangisel mientras reparaba su vivienda y le dijo que sacara sus pertenencias de la acera. Luego el hombre le pateó un plato de comida que la madre de Mangisel le había preparado, Mangisel, con un peso de 103 libras, supuestamente persiguió al vecino con un martillo. La policía se negó a arrestar a ninguno de los dos.

 

El 18 de octubre, Mangisel estaba arrojando frenéticamente todas sus pertenencias fuera de la acera después de que un oficial de la policía de San Francisco, Nicholas Hooley, le dijo falsamente que el Departamento de Obras Públicas iba a llevarse sus pertenencias.

El vecino vio el desastre en la calle y comenzó a filmar al hombre sin hogar. Mangisel al darse cuenta de que era filmado gritó: "¿Por qué me tomas fotos? ¡Tú eres el que me pateó mi comida! Mangisel lo persiguió de nuevo brevemente con una varilla de metal. El hombre nunca dejó de grabar y Mangisel dejó de correr después de unos segundos y se alejó.

El vecino llamó a la policía y el oficial Hooley, que estaba cerca, respondió junto con varios oficiales al lugar de los hechos.

Durante el juicio, sin embargo, los miembros del jurado se sintieron perturbados por el video de la cámara corporal del policía Hooley, ya que le faltaban dos minutos y ocho segundos de metraje en medio de su entrevista con el vecino. Cuando el video se reanuda, se puede escuchar al oficial  Hooley diciéndole al vecino, "estamos de vuelta". El oficial le pide al vecino que repita una declaración, y el hombre dice que Mangisel lo amenazó con matarlo. El video del teléfono celular del vecino no muestra a Mangisel amenazando de muerte y el vecino no parecía asustado, ya que se podía escuchar tarareando una canción durante el encuentro.

Las órdenes generales del Departamento de Policía de San Francisco establecen que para promover la confianza pública y la responsabilidad, las cámaras corporales deben estar en contacto con el público. Si un oficial no logra capturar un encuentro, él o ella debe proporcionar una explicación en el informe policial. Los oficiales que no cumplan con las órdenes generales pueden ser reprendidos, suspendidos o despedidos.

En el estrado, Hooley afirmó que no sabía que su cámara estaba apagada, a pesar de decir "ahora estamos de vuelta". Él no proporcionó una explicación en el informe policial por el lapso no grabado.

 

Los oficiales adicionales que conocieron a Mangisel testificaron que él es una persona normalmente "amigable y tranquila".

 

El vecino ofreció un testimonio evasivo e inconsistente, negándose a responder algunas preguntas por completo, dijo Rivamonte.

"Los miembros del jurado creían que el testigo quejándose estaba mintiendo y estaban extremadamente preocupados por el oficial que apagaba su cámara corporal. Querían confiar en la palabra del oficial de policía, y lo habrían hecho si no hubiera dejado funcionando su cámara. Esos dos minutos fueron cruciales para determinar si se había hecho una amenaza ", dijo Rivamonte.

La falta de explicación sobre la cámara del cuerpo sugirió que el oficial y el vecino conspiraron para finalmente librarse de Mangisel del vecindario, acusándolo de un delito, argumentó Rivamonte.

Quetzal Bake -1-2 Pag Dic 2017.jpg

"El testigo denunciante y el agente de policía pueden haber estado desesperados por sacar al señor,  Mangisel de esa calle, pero la colusión no es una solución para la falta de vivienda. El señor Mangisel es una parte tan importante del vecindario como cualquier otra persona ", dijo Rivamonte.

Adachi elogió a los miembros del jurado por rechazar un caso basado en pruebas que parecían haber sido manipuladas y exageradas.

"Las cámaras de uso corporal están ahí para proteger a la policía y al público. Si los oficiales ocultan evidencia al apagarlos, eso es lo mismo que esconder evidencia ", dijo Adachi