International, Turismo, Medio Ambiente, Video

El archipiélago Mergui, la última frontera para el turismo en Asia

El archipiélago de las Mergui, en el sur de Birmania, cuenta con todas las características de un paraíso tropical tras permanecer más de medio siglo cerrado al turismo, una industria que comienza a florecer en el país a cuenta gotas.


Las aguas cristalinas, la arena blanca coralina y una frondosa vegetación son una constante en centenares de playas a lo largo de las cerca de 800 islas, de las que menos de una docena cuentan con pequeños poblados de pescadores.


Los trazos que dejan los cangrejos ermitaños en su deambular errático son las únicas marcas que se encuentran en las paradisíacas orillas que se topan abruptamente con espesos bosques tropicales, donde la fauna y flora permanece intacta.


"El hermetismo (de la extinta junta militar birmana) ha mantenido esta región apartada del mundo exterior. La gran mayoría de estas islas nunca han sido exploradas por lo que hay muchas posibilidades de encontrar especies únicas", señala a Efe Georgie Aung, integrante de la organización conservacionista Project Manaia.


Biólogos marinos del citado grupo mapean la región para obtener un mejor conocimiento de los coloridos arrecifes coralinos y ayudar a la preservación del archipiélago, conocido como "la última frontera" para el turismo en Asia.