Unidad opositora pospone marcha contra Ortega por lluvias persistentes

  "Anunciamos que la marcha convocada para el día de 7 de octubre se reprograma", indicó esa alianza opositora en una declaración.

"Anunciamos que la marcha convocada para el día de 7 de octubre se reprograma", indicó esa alianza opositora en una declaración.

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco pospuso hoy una marcha prevista para mañana contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, debido a las lluvias persistentes causadas por bajas presiones en el mar Caribe y océano Pacífico.


Agregó que en los próximos días anunciarán la nueva fecha de esa marcha, así como "otras acciones en nuestra lucha".


La denominada Unidad Nacional Azul y Blanco explicó que en todo el territorio se están produciendo "diversas situaciones" derivadas de lluvias intensas.


"Ante esta situación, demandamos a las alcaldías municipales e instituciones del Estado disponer de todos los recursos públicos que sean necesarios, para dar una pronta y efectiva respuesta a las demandas de la población afectada", señaló esa coalición, que expresó su solidaridad y compromiso con la población afectada por las lluvias.


Al menos 1.951 viviendas fueron anegadas en Nicaragua por las lluvias de las últimas 48 horas en 11 de los 15 departamentos y dos regiones autónomas del país centroamericano, sin que se produjeran víctimas, según un informe del Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (Sinapred).


El Sinapred activó este viernes una alerta amarilla, debido a las lluvias persistentes causadas por bajas presiones en el mar Caribe y océano Pacífico.


Por su lado, la marcha se daría en medio de una crisis que ha dejado cientos de muertos y una semana después de que la Policía Nacional declarara "ilegales" las protestas contra el Gobierno.


El sábado pasado la Policía nicaragüense anunció que consideraría "ilegal" las protestas de los autoconvocados y advirtió que arrestaría a sus organizadores.


Las protestas han dejado entre 322 y 512 muertos, así como más de 300 "presos políticos", desde el estallido social de abril pasado, según organizaciones humanitarias locales y extranjeras, mientras el Gobierno cifra en 199 los fallecidos.


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega por la violencia.


Ambos organismos culpan a las autoridades por "más de 300 muertos", ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.


Ortega niega las acusaciones y afirme ser víctima de un intento de "golpe de Estado".
Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social, y pasaron a ser el reclamo de su renuncia debido a los centenares de muertos durante las manifestaciones.