El receptor Gary Sánchez une su nombre al legendario Yogi Berra

  El receptor dominicano Gary Sánchez, después de las dificultades vividas durante la temporada regular llegó al Fenway Park de Boston, el campo de los "eternos" rivales de los Yanquis de Nueva York, se convirtió en el héroe del triunfo de su equipo y unió unir su nombre al del legendario Yogi Berra.

El receptor dominicano Gary Sánchez, después de las dificultades vividas durante la temporada regular llegó al Fenway Park de Boston, el campo de los "eternos" rivales de los Yanquis de Nueva York, se convirtió en el héroe del triunfo de su equipo y unió unir su nombre al del legendario Yogi Berra.

El receptor dominicano Gary Sánchez, después de las dificultades vividas durante la temporada regular llegó al Fenway Park de Boston, el campo de los "eternos" rivales de los Yanquis de Nueva York, se convirtió en el héroe del triunfo de su equipo y unió unir su nombre al del legendario Yogi Berra.


Todo eso le sucedió a Sánchez, de 25 años, en el segundo partido de la Serie de División de la Liga Americana después que diese dos cuadrangulares, impulsase cuatro carreras y los Yanquis ganasen a domicilio 2-6 a los Medias Rojas para empatar a 1-1 la serie que disputan al mejor de cinco.


"No sabía que había empatado la marca de Berra como los dos únicos receptores en la historia de los Yanquis que hemos logrado dos jonrones en un partido de playoffs, pero es un honor y motivación para seguir haciendo mi trabajo", declaró Sánchez al concluir el partido.


La labor de Sánchez, que fue alabada por todos, no sólo lo hicieron en el apartado ofensivo sino también por la manera como trabajó en la receptoría, puesto que el propio gerente general de los Yanquis, Brian Cashman, dijo que le pertenecía por méritos propios, a margen de los problemas que le tocó enfrentar en la temporada regular.

BSL Auto Center 1-2 OCTUBRE 2018.jpg


Sánchez viene de una campaña decepcionante en la que disputó apenas 89 partidos debido a lesiones en la ingle derecha y bateó .186, con 18 cuadrangulares, 53 remolcadas y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .697.


"No voy a poner (las lesiones) de excusa", comentó Sánchez. "El año pasado me lesioné y tuve una buena temporada como quiera. Tenía que hacer par de ajustes como todos nosotros los peloteros, que tenemos que hacer ajustes. No los pude hacer. Los estoy haciendo ahora".


El piloto de los Yanquis, el novato Aaron Boone, elogió no solamente la actuación ofensiva de Sánchez en el Juego 2, sino también su mejoría detrás de plato en lo que va de postemporada.
Luego de encabezar las Grandes Ligas con 18 pasbols durante la campaña regular, Sánchez ha aportado una defensa más sólida en el Juego del Comodín de la Liga Americana y la Serie de División de la Liga Americana.


"Sabemos que es capaz de eso", destacó Boone. "Y saben, en los primeros tres juegos de los playoffs, ha hecho buen trabajo como receptor, que quizás sea más importante. Creo que ha sido muy bueno a la hora de recibir pitcheos, bloquear, planear el juego, todas esas cosas. Y esta noche de desató".


Sánchez reconoció que había mejorado en todas las facetas del juego y eso era algo que lo llenaba de optimismo y convencimiento que lo peor había pasado.


"Sé que fue una temporada dura, pero todavía no se ha acabado", agregó Sánchez. "Ahora es que viene lo bueno".


Tan bueno como ayudar al equipo a conseguir una victoria con el poder de su bate, que desea mantener sin importar la distancia que puedan tener los cuadrangulares que conecte.


"No estoy interesado en eso, simplemente que puedan ayudar al equipo a conseguir la victoria, como ha sucedido esta noche", subrayó Sánchez. "Quiero mantenerme positivo, como lo hago siempre, y seguir trabajando duro en la competición de los playoffs, que es la que define al campeón".


Además, Sánchez también reconoció que lo que haga durante los playoffs le será de gran utilidad de cara a la próxima temporada en la que espera recuperar al máximo su producción en todas las facetas del juego.


"Sobre todo adquirir la consistencia que me permita ser competitivo, que es el gran objetivo de cualquier pelotero", subrayó Sánchez. "Tengo talento y estoy convencido que las cosas buenas van a llegar en cualquier momento, como sucedió esta noche, que sin lugar será muy importante de cara al futuro".


La confianza que ha recibido por parte de los directivos y técnicos de los Yanquis también le ha ayudado a protagonizar una noche que será difícil de olvidar al igual que le sucederá a los seguidores de los Yanquis de Nueva, que gracias a él están más de alcanzar la Serie de Campeonato de la Liga Americana.
Rubén Mantilla