Artes, Cultura, Espectáculos, Musica

Carmen París trae a México su jota aragonesa, un "puente" entre culturas

La cantante, guitarrista y pianista española Carmen París llega a México con su jota aragonesa bajo el brazo para reivindicar sus raíces e identidad cultural ante "la aplastante colonización de la cultura anglosajona".

La cantante, guitarrista y pianista española Carmen París llega a México con su jota aragonesa bajo el brazo para reivindicar sus raíces e identidad cultural ante "la aplastante colonización de la cultura anglosajona".

La cantante, guitarrista y pianista española Carmen París llega a México con su jota aragonesa bajo el brazo para reivindicar sus raíces e identidad cultural ante "la aplastante colonización de la cultura anglosajona".


"Claro que ellos deciden los modelos a seguir, pero con mi propuesta reivindico nuestra música, ya que la jota aragonesa es un puente" entre diferentes culturas, aseveró a Efe la cantante, quien celebrará el próximo viernes un concierto en Mérida, en el suroriental estado de Yucatán.


La cantante, quien comenzó sus estudios de piano y guitarra a los siete años, aseguró en una entrevista con Efe estar feliz por presentar su propuesta musical por primera vez en México.
"En mis 30 años de trayectoria no había tenido la oportunidad de venir a México; una vez, en 2007, estuve de pasada en Playa del Carmen cuando me iba a La Habana, pero nunca había venido de visita ni a presentar alguno de mis cuatro disco", explicó.

Buy Sell Loan 1-2 mARZO 2016.jpg


La española presentará en cuatro ciudades de México el espectáculo "París al piano": "Estaré solita, tocando los teclados y ofreciendo un recorrido por mis cuatro discos".


Afirmó que la jota aragonesa es el ingrediente principal de su propuesta, que sorprendió en España.


"La he desempolvado, la he sacado a pasear y la he hermanado con otras corrientes de América, del Mediterráneo y de otras partes del mundo con las que tenía puntos en común", dijo la ganadora en 2014 del Premio Nacional de las Músicas Actuales.


Carmen París, quien abrió el XXIII Festival Don Quijote en el Café de la Danse de París, se siente orgullosa de su jota aragonesa, la cual, asegura, "se había quedado en el baúl de los recuerdos".


"Era una música que había quedado para museo; por eso mucha gente en España se sorprendió cuando la presenté en mis conciertos. Se dieron cuenta de que hermana a muchos géneros y países", indica.


Aseguró que la jota aragonesa tiene mucha influencia en gran parte del folclore mexicano: "Es la madre del cordero, porque indudablemente los españoles que llegaron a esta región en los siglos XVI, XVII y XVIII cantaban jotas, boleros, fandangos y seguidillas".


"Sabía que el son jarocho (Veracruz) tenía influencia de la jota y que el carnaval de Tlaxcala cierra con una jota aragonesa instrumental, pero la jarana yucateca me suena como jota criolla", explicó Carmen París.


La artista manifestó que aunque España es conocida internacionalmente por el flamenco, "que es la interpretación del pueblo gitano del folclore que ya había en la Península Ibérica", en realidad la música tradicional de la "Madre Patria" es la jota.


"En todas las regiones de España y Portugal se llama jota, pero la jota aragonesa alcanzó renombre en el siglo XIX, principios del XX, porque es la más brava en la forma de cantar y su baile es el más vistoso y espectacular", añadió la cantante española.


"Ahora he venido a México a compartir mi arte, a que conozcan mi propuesta y para que la jota aragonesa deje huella, igual que en Colombia, Venezuela, Argentina y en otros lugares del mundo, cuyas razas desarrollaron un tronco común", explicó Carmen París.


La artistas comenzó su carrera a los 17 años, después de estudiar música clásica.


De manera profesional cantó blues, jazz, tango y música hispanoamericana.


"Pero después decidí poner todo lo aprendido a reivindicar nuestras raíces", reiteró la artista, quien espera seducir al público mexicano con espectáculos de lírica potente y llenos de poesía.
Además de en Mérida, Carmen París se presentará en Monterrey, Ciudad de México y Metepec a lo largo del mes de octubre.