El próximo Sínodo afrontará el desafío de entender a los jóvenes

  El papa Francisco (d) y el cardenal Lorenzo Baldisseri (i) durante un encuentro pre-sinodal con varios jóvenes en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae en Roma (Italia).

El papa Francisco (d) y el cardenal Lorenzo Baldisseri (i) durante un encuentro pre-sinodal con varios jóvenes en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae en Roma (Italia).

El próximo Sínodo de los obispos que congregará a 267 de los llamados padres sinodales, pero también a 23 expertos y 36 jóvenes, afrontará del 3 al 27 de octubre el "desafío" de la Iglesia para entender a los jóvenes y los motivos de su alejamiento.


El Vaticano presentó hoy la próxima Asamblea de los Obispos cuyo tema será "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional" y que el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, consideró que "es un tema que es un desafío", pero "que la Iglesia no tiene miedo de afrontar estos desafíos que son siempre difíciles y llenos de obstáculos".


Uno de los relatores generales, el cardenal brasileño Sergio Da Rocha, explicó que durante el Sínodo se estudiarán algunas "de las situaciones por las que se afirma que la Iglesia se ha alejado de los jóvenes.


"Y nos lo dicen abiertamente", destacó el purpurado brasileño que agregó que "en muchos casos no la sienten cerca, acogedora, especialmente en los momentos más duros de su crecimiento humano".

JC Truck Driving School  1-2 Page - oct 2016.jpg


El papa Francisco había admitido durante un encuentro con jóvenes durante su reciente viaje a los países Bálticos que a la juventud "le indignan los escándalos económicos y sexuales ante los que no ven una firme condena".


"Tendremos que preguntarnos: ¿Somos una comunidad significativa para los jóvenes de hoy? (...) ¿Cuál conversión o gestos proféticos son necesarios para volver a contar con la confianza de las nuevas generaciones?", son algunas de las preguntas a las que tendrán que responder los padres sinodales llegados desde todas las Iglesias católicas del mundo.


El esquema de trabajo es el que introdujo Francisco con sus dos anteriores sínodos sobre la familia que es el debate abierto por parte de todos los participantes que podrán hablar durante algunos minutos durante la primera semana.


Después se crearán 14 grupos de debate divididos por idiomas, conocidos como "círculos menores", para redactar unos resúmenes con los que se elaborará el documento final, "Relatio finalis", con las aportaciones o enmiendas y que serán votados uno a uno por los padres sinodales.


Durante la rueda de prensa de presentación del Sínodo se hizo notar a Baldisseri la poca presencia de jóvenes en una asamblea que se ocupará de sus problemáticas.


Baldisseri especificó que la novedad es que estos 36 jóvenes, llegados de todas las partes del mundo, se sentarán a debatir y podrán aportar sus ideas durante la elaboración del documento en los "círculos menores".


Aunque no pueden votarlo ya que es solo una prerrogativa de los obispos.


Además recordó que por primera vez antes de un Sínodo se realizó una reunión de preparación en el Vaticano donde los jóvenes expresaron sus inquietudes.


Baldisseri explicó que cada día hablará uno de estos jóvenes porque "los obispos quieren escucharles".


El interés se centrará en cómo responderá la Iglesia católica a las peticiones de los jóvenes que quedaron plasmadas en el documento de la reunión pre-sinodal de "reforzar la tolerancia cero contra los abusos sexuales" o que la Iglesia se "transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, accesible, alegre e interactiva".


O que también que se "afronten de manera concreta argumentos controvertidos como la homosexualidad, las temáticas del genero" ya que, admiten "los jóvenes ya discuten con libertad y sin tabúes".


Por otro lado, dos obispos chinos participarán por primera vez en la reunión del Sínodo.
Tras la firma del reciente acuerdo provisional entre China y la Santa Sede y la legitimación por parte del papa Francisco de siete obispos que habían sido ordenados por Pekín, a Roma llegarán Yang Xaoting y Guo Jincai, que es uno de esos siete. 
Por Cristina Cabrejas