Internacional

Internacional

¿Tenemos un consenso social por la democracia?

Nicaragua - consenso social.jpg

El estallido social que se produjo en abril a causa de los desmanes, embustes y abusos cometidos por el régimen de Ortega, tuvo como principal característica su espontaneidad. Ni liderazgos personales, ni convocatorias predeterminadas, ni organización centralizada, ni una estrategia predefinida.

La expresión que mejor define la forma organizativa y movilizativa de esta acción colectiva es autoconvocados. En cada barrio, en cada municipio, en cada sector, en cada ciudad, cada quien ha tomado sus propias iniciativas.

De esta manera, los cabecillas del régimen genocida, acostumbrados y adiestrados a las conspiraciones y a los juegos macabros, siguen dando palos de ciego tratando de descabezar el movimiento. Matan, torturan, amenazan, persiguen, encarcelan, saquean, acosan, enjuician. Todo en vano: allí está viva y coleando la formidable resistencia del pueblo. No son capaces de entender la naturaleza de este vigoroso movimiento social.

De hecho, el pasado sábado once de agosto la lucha cobró nuevos bríos. Miles y miles de “golpistas” llenaron las calles, exigiendo libertad para los encarcelados. Los golpistas marcharon debidamente armados con sus banderas azul y blanco. La embestida criminal que pretendió someter por el terror las aspiraciones de libertad del pueblo nicaragüense se estrelló con el espíritu de lucha de mujeres, jóvenes, ancianos, ancianas, adolescentes, hombres.

Sin embargo, en la etapa actual es imprescindible avanzar en formas de concertación y de organización mínimas. Ciertamente, la cacería desatada por el régimen obstaculiza la construcción de espacios abiertos de deliberación donde la gente pueda reunirse, debatir y acordar estrategias, pautas organizativas o puntos de consenso.

Y aquí emerge otro rasgo admirable de la insurrección ciudadana: por encima de la persecución y el acoso, a partir de las consignas espontáneas que se corean en las manifestaciones, de los debates en las redes sociales, de las pancartas, de conversaciones, de las intervenciones en los programas radiales y televisivos, el pueblo ha ido configurando sus propios consensos.

Con la intención de contribuir a orientarnos, hemos intentado recapitular lo que escuchamos de la gente y presentar de manera ordenada lo que en el momento actual pensamos que son las bases de ese consenso social por la democracia. Naturalmente, no incluimos en este consenso a quienes masacran al pueblo ni a quienes les aplauden.

Aquí van:

El primer consenso es la exigencia de libertad para nuestras prisioneras y prisioneros políticos. El régimen pensó que con su despiadado acto de expulsión de las madres que mantenían su vigilia dolorosa en el Chipote aplastaría los reclamos. Lo que lograron fue que el pueblo entero asumiera como bandera la libertad de los prisioneros. Lo irónico es que Ortega en su juventud guardó prisión por acciones armadas en contra del somocismo, ahora, como tirano, no tiene clemencia ni de los prisioneros, ni de sus hijos, esposas y madres.

El segundo consenso que se mantiene es la lucha pacífica. A pesar de la embestida criminal del régimen genocida, el pueblo sigue luchando por su libertad en una extraordinaria jornada pacífica, enarbolando la bandera azul y blanco como su arma. Tan poderosa es esta arma que desencadena la furia de los criminales. La bandera de la patria es hora un símbolo subversivo. El pueblo exige castigo para los genocidas, como acto de justicia, sin odio ni ánimo de venganza.

Un tercer punto central de consenso es el respaldo a la Conferencia Episcopal en su papel de mediador en la búsqueda de una salida negociada. Si bien Ortega, en su afán de desmantelar el diálogo y sustituirlo por uno de los circos que acostumbra, les llama golpistas y terroristas, la imagen de los obispos y de la iglesia católica se ha agigantado a nivel nacional e internacional. En este marco, la Alianza Cívica, el espacio de concertación nacido al impulso del diálogo, sigue contando con la confianza mayoritaria de la población.

Un cuarto punto de consenso es la exigencia de cesar la represión y desarmar y disolver el ejército ilegal construido por Ortega. Este ejército ilegal, formado por policías disfrazados de civil, ex policías, mercenarios y ex miembros del ejército, recibió licencia para matar y violentar todos los derechos, con la garantía de impunidad. No habrá paz mientras ese ejército mercenario se mantenga en armas.

Un quinto punto es el respaldo al papel de la comunidad internacional. Si bien estamos conscientes de que el peso de la lucha corresponde a los nicaragüenses, se reconoce, se agradece y se anima la contribución complementaria esencial de entidades como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea; al igual que las gestiones que cumplen gobiernos amigos.

Un sexto punto es necesidad de consolidar la unidad nacional, por encima de partidos, alineaciones ideológicas, izquierdas, derechas, o posturas excluyentes.

El último punto de consenso -y el fundamental- es que Ortega deje el gobierno antes del 2021. No obstante, en este punto hay variantes que deberemos resolver: Unos proponen un plebiscito; otros reclaman elecciones generales anticipadas; otras elecciones para una Asamblea Constituyente; y otros lisa y llanamente que se vayan y que se instale una junta de gobierno.

El denominador común es que todos estamos convencidos de que mientras Ortega y su camarilla permanezcan en el poder el país seguirá desangrándose y despeñándose en el abismo. Y no habrá paz, ni justicia, ni libertad, ni democracia, ni seguridad para nuestras familias, ni futuro.

 

Internacional

Guanajuato, cuna del independentismo mexicano

Guanajuato.JPG

En ocho países iberoamericanos: Brasil (7 de Septiembre); Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua (15 de Septiembre); México (16 de Septiembre); Chile, (18 de Septiembre.), Septiembre es mes de la Patria, ya que durante el mismo, hace más de dos siglos, las otrora colonias iniciaron su Independencia de la Corona española. Comenzaban así su camino como naciones libres y soberanas.

En México, la Fiesta Patria se celebra el 16 de septiembre, después del famoso “Grito de Dolores” de la noche anterior, una ceremonia emblemática retransmitida en vivo por televisión y seguida por todos los mexicanos del mundo. Cada 15 de septiembre, a las 11:15 de la noche, el Presidente se asoma al balcón del Palacio Nacional en el famoso Zócalo capitalino y pronuncia los ¡Vivas! a México y a los héroes de su independencia, los famosos Hidalgo y Allende, oriundos del estado de Guanajuato. Son momentos de ardor patrio, exaltación y jaleo festivo.

El 16 de septiembre es en México la fecha grande, ineludible, trascendente y esencial. Fue la madrugada de ese día de 1810 cuando el famoso sacerdote revolucionario Miguel Hidalgo y Costilla arengó a las multitudes indias y mestizas a rebelarse contra el régimen virreinal español. Desde el altar de la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en la localidad guanajuatense del mismo nombre, el cura incitó con sus palabras a levantarse contra los españoles, a quienes acusó de querer entregar el reino a los franceses y hacer peligrar la religión.

El sentimiento libertario se expandía por la Nueva España, que aquejaba los problemas de repartición de tierras, de esclavitud y reclamaba la supresión de impuestos. El famoso grito de guerra del cura Hidalgo, al exclamar “¡Viva la Virgen de Guadalupe!, ¡Viva Fernando VII! y ¡Muera el mal gobierno!”, puso en marcha la Independencia mexicana, que tardó once años en materializarse, el 27 de septiembre de 1821, cuando el efímero emperador Agustín de Iturbide consiguió que el virrey Juan O´Donojú reconociera los hechos y firmara el Acta según la cual las autoridades españolas cesaban en su ejercicio.

En realidad, el cura Hidalgo no pretendía la Independencia, sólo acabar con el gobierno virreinal, a diferencia de los otros dos grandes líderes insurgentes, Allende y Aldama, que lucharon sin tregua por hacer de México una nación propia.

Si bien Hidalgo fue en principio el jefe de la insurrección, por su influencia sobre el pueblo, las dotes militares y preparación marcial de Ignacio Allende de Uzanga le convirtieron más tarde en el líder lógico. El personaje de Allende, oriundo también de otra ciudad guanajuatense, la bellísima localidad de San Miguel, sobresale como el héroe de mayor valentía y cualidades de dirección y organización.

Ignacio Allende era un fuerte y apuesto criollo, hijo de un rico comerciante español y de una mexicana perteneciente a una distinguida familia. Militar de carrera, apoyó siempre la causa independentista, por la que luchó al mando de su regimiento de caballería, llamado Dragones de la Reina. Participó en todas las conspiraciones posibles hasta planear, junto a su amigo Juan Aldama, una gran rebelión a nivel nacional, buscando el apoyo del sacerdote Miguel Hidalgo, el carismático líder religioso.

El virrey ofreció 10,000 pesos de la época a quien entregase vivos o muertos a Hidalgo, Allende y Aldama. Los ejércitos realistas e insurgentes peleaban sin tregua. Todas las batallas dirigidas por Allende resultaron modélicas en organización y bravura. Sin embargo, por una traición, los caudillos de la Independencia fueron capturados en marzo de 1811. Allende fue el único que opuso resistencia, disparando sobre el traidor.                           

Durante el juicio, indignado por el desprecio mostrado por el juez, Allende rompió las esposas que aprisionaban sus manos y golpeó con ellas la cabeza del mismo, lo que valió una firme pena de muerte. Fue fusilado el 26 de junio de 1811, y su cabeza colgada en la Alhóndiga de Granaditas, en la capital de Guanajuato, junto a las de los otros héroes Hidalgo, Aldama y José Mariano Jiménez, y allí permaneció hasta 1821.

Los ecos de la Revolución Francesa y de la guerra de Independencia de los Estados Unidos fueron los precedentes que impulsaron el sentimiento libertario en Hispanoamérica. José Artigas, Simón Bolívar y José Martí conforman el grupo de otros líderes que transformaron las colonias españolas de ultramar en países soberanos.

A más de dos siglos después, aquellos hechos históricos se recuerdan cada 16 de septiembre en México con una fiesta nacional de inconmensurables dimensiones, donde la gente bebe, se divierte y lanza ¡Vivas!. Banderas tricolores ondean en las manos del pueblo, edificios, coches y estandartes. Música, volanderas, sonido de campanas, desfiles militares... Todo se grita, se expulsa y, tras dos días de gran intensidad, la rutina encauza su curso.

En el estado de Guanajuato, el cura Hidalgo e Ignacio Allende dejaron su estela en los nombres de sus localidades natales. De este modo, el pueblo de Dolores pasó a llamarse Dolores Hidalgo, y el de San Miguel el Grande es hoy el internacionalmente conocido San Miguel de Allende. Ambos adoptaron como suyos los apellidos de sus ilustres paisanos.

El Estado de Guanajuato se ubica en el interior de la República Mexicana. Fue antaño el principal productor de plata en el país. Muy cerca de la capital, Guanajuato, se encuentra la localidad de Dolores Hidalgo, Cuna de la Independencia. Allí se encuentra la casa-museo del Padre de la Patria, don Miguel Hidalgo, que exhibe documentos y objetos con los que seguir las huellas del nacimiento de México como nación, desde la bandera que enarboló Hidalgo, las llaves que liberaron presos o las versiones manuscritas existentes de la Declaración de Independencia.

Las calles labradas en cantera rosa albergan una arquitectura colonial que permanece intacta. Es una tierra rica en tradiciones que cada mes de septiembre asiste expectante a la llegada de viajeros deseosos por conocer la historia del país.

El otro enclave independentista, San Miguel de Allende, es más que un lugar histórico. Desde los años 50 se ha convertido en el paradisíaco rincón elegido por muchos extranjeros para jubilarse. Artistas, turistas y población indígena se mezclan por sus empedradas calles con absoluta naturalidad.

San Miguel posee, además, uno de los centros históricos más bellos del país, con la Parroquia de San Miguel Arcángel, de estilo neogótico. Sus museos, jardines botánicos y magníficos restaurantes la han convertido en una de las ciudades mexicanas más conocidas en el mundo. Sabor local e internacional se funden y durante el año se producen numerosos eventos artísticos de carácter internacional, desde la fotografía a la pintura.  

Cultura, Curiosidad, Internacional

El Calendario Maya o la precisión del tiempo

Calendario Maya.jpg

El calendario maya es el sistema de división del tiempo astronómico más exacto y antiguo del planeta. Pero no predice amenazas para la civilización.

Cada cierto tiempo, surgen interpretaciones de profecías o se predicen catástrofes provocadas por movimientos estelares de dudosa fiabilidad. El mundo cinematográfico ha recreado un sinfín de producciones cinematográficas con un final trágico en el que los desastres naturales se confabulan para acabar con el planeta. No es la primera vez que se predice el fin del mundo, como lo fue el año 2012 con la justificación de que en ese año finalizan los días en el calendario maya.

A través de los siglos y, sobre todo, tras la conquista de América por los españoles, las múltiples traducciones que se han hecho del calendario más perfecto entre los pueblos mesoamericanos y sus libros sagrados, han dado lugar a muchas interpretaciones sobre un terrible futuro para la humanidad.

Tomás Pérez, arqueólogo del Centro de Estudios Mayas de la Universidad Nacional Autónoma de México, rebate categóricamente ese tipo de predicciones que tacha de histéricas. Para Pérez, no hay ningún glifo (símbolos de la escritura maya) que hablen del fin del mundo. 

Los arqueólogos Linda Schele  y Mark van Stone, de la Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, reivindican la misma conclusión que Pérez.

En el calendario maya hay que tener en cuenta un factor fundamental de diferenciación, y es que para nuestra civilización el tiempo es lineal, es decir, el pasado precede al presente y el futuro procede del pasado y del presente.

Para los mayas el tiempo es considerado circular y los acontecimientos se repiten en una serie de ciclos numéricos que encajan entre ellos y dan lugar a otros ciclos mayores de tiempo y espacio.

Una de las características fundamentales de este calendario es que tiene como fecha de inicio un acontecimiento. Del mismo modo que el año del nacimiento de Jesús marca el inicio de la Era Cristiana, el calendario  de los mayas  arranca, según los cálculos más aceptados, el día 13 de agosto de 3.113 a. C., aunque se desconoce cuál fue el evento significativo por el que decidieron dar comienzo a su cuenta astronómica.

Los mayas fueron los primeros en introducir el número cero, que se usaba como un día más en el calendario. A partir del cero los mayas completan una secuencia ininterrumpida de días, denominados "kin". Los "kin", a su vez, se encontraban dentro de una cantidad mayor de ciclos que en el calendario occidental. 

Además de los "kin", los mayas habían creado dos sistemas calendáricos independientes y sincronizados, que marcaban 260 y 350 días respectivamente. Al primero se le denominaba "tzolkin" y era el más usado por el pueblo; por el se regían los períodos de las tareas agrícolas, el ceremonial religioso y las costumbres familiares. Tras los 260 días que marcaba este ciclo, el calendario "tzolkin" comenzaba de nuevo.

El ciclo de 365 días conformaba el calendario "haab", basado en el recorrido de la Tierra alrededor del Sol, ciclo que coincide con las posteriores observaciones astronómicas.

Para esta antigua civilización, el calendario no sólo dividía el tiempo en función de los cambios astronómicos, también relataba su propia historia y los acontecimientos de su cultura. Por ello ha resultado de gran ayuda para los historiadores que, tras muchos años de estudio, han podido descifrar el significado de sus símbolos y la cohesión matemática entre ellos.

Pero los mayas también dividieron el tiempo en eras y proporcionaron cálculos precisos de los movimientos de la Tierra. A pesar de que nuestra civilización, gracias a la invención de aparatos astronómicos cada vez más precisos, ha podido conocer los movimientos de nuestro planeta y del resto de los que forman parte del universo conectando los eventos estelares que les afectan, otras civilizaciones más antiguas ya lo habían conseguido.

En Astronomía se denomina año platónico o ciclo equinoccial, al período que tarda la Tierra en completar una vuelta en torno al actual Polo Norte de la eclíptica. Es decir, el periodo de tiempo que tarda el eje terrestre en recorrer las doce constelaciones en sentido contrario a las agujas del reloj. El año platónico dura entre 25.700 y 25.800 años de tiempo solar medio.

La diferencia para los mayas es que este movimiento del eje de la Tierra no lo dividían en doce eras sino en cinco, cada una de ellas con una extensión de 5.100 años aproximadamente, teniendo en cuenta siempre las pequeñas variaciones que se producen en cuanto a los movimientos del planeta que nunca son exactos

Para los mayas, la Era actual terminaría el 23 de diciembre de 2012. Después de ese año comenzará un nuevo ciclo, dato que coincide con la astronomía moderna, pues la Tierra empieza a recorrer la constelación de Acuario.  

Según Schele, basando en sus estudios sobre los mayas, "durante ese día (23 de diciembre de 2012) del solsticio de invierno, el Sol en su órbita eclíptica pasaría exactamente por el centro ecuatorial galáctico, desde el punto de vista de la Tierra".

En la perspectiva de esta civilización, pasado, presente y porvenir son una misma dimensión, por lo que hablan de historia y predicen el futuro en la convicción de que esos ciclos astronómicos se repiten en ciclos idénticos de duración y de características. Para la mentalidad moderna es difícil discernir esta forma de considerar el tiempo, por lo que da lugar a diversas interpretaciones.

Mientras que para las más modernas civilizaciones el tiempo es lineal, para ellos la repetición dominaba la linealidad. Así, los libros sagrados de los mayas eran simultáneamente libros de historia y de predicción del futuro porque, bajo su perspectiva, pasado, presente y porvenir se encuentran en una misma dimensión.

Parte de estas lecturas se basan en el ciclo natural de nacimiento y transformación del hombre en relación con su naturaleza circundante y con el universo.

Las predicciones mayas tienen en cuenta el periodo de veinte años anteriores al “Sexto Sol” (la Era Maya pertenece al “Quinto Sol”), ciclo que denominan "katum", que significa ‘el tiempo del no tiempo’, que vendría a ser un periodo de transición caracterizado por profundos cambios cósmicos, telúricos e históricos. De ese periodo ya se habrían consumido dos tercios de duración.

"Katum" habría comenzado en el año 1992 de nuestro calendario, tras un eclipse de Sol que esa cultura pronosticó para el 11 de julio de 1991 y que se cumplió exactamente.

A partir de entonces ciertos fenómenos solares que han tenido lugar han desconcertado a la ciencia. En 1996, la sonda espacial SOHO descubrió que los polos magnéticos del Sol habían desaparecido y en su lugar se había creado un solo campo homogeneizado.

En el 2004, los físicos solares observaron una ausencia total de manchas, hecho inaudito que hicieron plantearse a los científicos si realmente conocían el funcionamiento del Sol. 

Los mayas también destacaron por el estudio de las manchas solares. Según estudios de la NASA y la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) de EE.UU, la actividad solar aumentó a partir de 2010 causando tormentas solares. También barajaban hipótesis de que esta situación podría provocar un "bombardeo de partículas" del Sol sobre nuestro planeta.

Aparte de este singular proceso, existen otros datos que nos dan cuenta que se están produciendo cambios importantes, como fueron las fuertes perturbaciones en el magnetismo terrestre que tuvieron lugar en septiembre de 1994 y que provocaron, por ejemplo, alteraciones en la orientación de las aves migratorias, afectando su sistema de navegación de precisión.

Los cambios, que según la tradición maya tendrán lugar esos últimos años de la Era en el planeta, ya se vienen observando. No hay más que seguir los informes científicos o los medios de comunicación para reconocer la inquietud y preocupación que está generando lo que ya se considera un cambio climático irreversible junto a los desastres naturales que año tras año sacuden más violentamente al mundo.

Esto significa que las transformaciones planetarias, en sus movimientos espaciales, introducen distintos estados como, a pequeña escala, se hace al pasar de una estación a otra, sea el equinoccio de primavera o el de otoño, o sea el solsticio de verano o invierno.  

Es posible que el hombre tenga que adaptarse a nuevas situaciones y complejos cambios que ya entrevemos como inevitables; pero el calendario maya termina, porque finaliza la que ellos denominaron Era Maya y no porque con ella necesariamente tenía que concluir el tiempo de vida del planeta.

Internacional, Interes, Turismo

Sobre El Techo Del Mundo

TURISMO.jpg

Con sus 8.848 metros de altura sobre el nivel del mar, el monte Everest es el más alto del planeta tierra y por eso se dice que es el techo del mundo. Pero se puede subir más y ésta historia se lo vá a contar.

El Everest sobresale en una cordillera asiática que tiene más de 100 cimas que superan los 7.000 metros de altura y 9 los 8.000. Desde Nepal, los montes Himalaya atraviesan la India, China y Bután y nacen los mayores ríos del mundo, entre ellos el Ganges y el Yangtsé en cuyos cauces viven 1.300 millones de seres humanos.

A los pies del Everest se encuentra Katmandú, la capital nepalesa, y en el mismo valle, dos pequeños pueblos que datan del año 167 antes de Cristo hasta el año 1 de nuestra era cristiana.

En el valle en que se encuentra la bella Katmandú, arqueólogos han desenterrado templos y palacios budistas e hinduistas que la Unesco ha declarado Patrimonio de la Humanidad.

Una mañana en Katmandú, llegó al Hotel que tenía un precioso jardín interior, un guía nepalés preguntándonos si alguien quería volar sobre los Himalayas y el Everest al amanecer del día siguiente. Nos tomó de sorpresa, pero también nos reveló que la semana anterior un avión a hélice como el que ofrecía, se había accidentado en la cordillera muriendo los 17 turistas franceses. Bastó ésta honesta advertencia para que nadie de los 43 de nuestro grupo quisiera vivir esa aventura.

Yo en cambio pensé: no se repiten dos accidentes en una semana y en el mismo lugar y contesté que me interesaba. Además, ¿cuándo iba a tener otra oportunidad de una aventura similar sobre el Everest?  ¿Sobre el techo del mundo?

Después de unos minutos, y cuando todavía el guía no se iba, una señora del grupo, de las mayores, me preguntó: ¿usted va a ir en ese vuelo? Si le contesté sin vacilar. ¿Por qué? ¡Porque entonces yo también iría!, me dijo la pasajera vestida de café con un coquetón sombrero alado blanco con una cinta que anudaba en su cuello.

El guía anotó a dos en su libreta y se despidió diciéndonos: mañana a las 4 de la madrugada viene una camioneta a buscarlos para llevarles al aeropuerto de donde parten estos vuelos.

Efectivamente, todavía era de noche cuando un Van estaba en la puerta del Hotel. Nos avisaron. Subimos. No había nadie más.

En poco más de media hora estábamos en un aeropuerto en un desierto rodeado de montañas. Para mi sorpresa estaba lleno de turistas y en dos grandes pizarras estaban escritos el orden de los vuelos y sus destinos.  Ya el escenario era excitante, de película, como se suele decir.  Pero no estaba Indiana Jones.

Cuando llegó la hora de nuestro vuelo sobre los Himalayas, estaba aclarando y se apreciaba el perfil de las montañas. La única cima cubierta con un manto blanco de nieve, era la del Everest.

Lo primero que le miré al avión camuflado verde como el uniforme de los soldados, fué su hélice, una sola en una puntiaguda nariz. Se subía una escala portátil de seis peldaños. Dentro habrían unos 20 asientos. En total fuimos cinco. Todos estábamos sentados junto a una ventanilla para sacar fotos. El día era claro y luminoso.

Mi compañera de grupo sacó de su cartera una cámara desechable y se la veía feliz tal vez pensando en lo que le iba a contar a sus amigas de la aventura más grande de su vida. El solitario piloto uniformado puso en movimiento el avión que por la pista debe haber parecido un pájaro dando saltos. Pero se elevó luego.

A medida que subía y subía, en la falda de las montañas ví grietas profundas con árboles muy verdes y, en una de ellas, dos grandes ojos con bordes blancos iguales a los que tenía un templo en Katmandú. Nadie, ni el guía, supo explicarme después qué significaban esos ojos, más bien me dijeron que eran visiones mías, que nunca antes nadie las había visto, pero las sigo recordando.

En ese techo del mundo, el cielo tenía un cielo más azul...otro azul. ¿Cómo lucirían las estrellas en la noche?... por miles.

Me acerqué a la cabina del piloto quién al verme me invitó a entrar y sentarme a su lado. Así abarcaba todo el horizonte y no solamente un lado. No hablamos ni una sola palabra, el espectáculo y grandiosidad de esas cumbres invitaba a la meditación y a la gratitud de tan maravilloso día.

Diciéndome ahí está el Everest, el piloto rompió el silencio y me invadió una emoción inigualable. No siendo escalador de montañas ni alpinista, ¿cuándo podría yo haber imaginado tener mi vista y mis pies sobre la cumbre del monte más cerca del cielo? Su cumbre no era escarpada como los perfiles de todos los Himalaya, la nieve la redondeaba,

La aventura estaba terminando y el vuelo de regreso a Katmandú se hizo en silencio. Luego de aterrizar, el mismo Van que nos había traído al aeropuerto nos llevó al Hotel. Estaba atardeciendo.

Cuando llegamos el grupo nos hacía mil preguntas, pero sobre todo a la señora mayor que no tuvo miedo. Y ella, feliz, les decía a todos que el “chofer” (en vez de piloto), había sido tan gentil y buena persona que, cuando ella sacaba las fotos, “paraba”. ¿Cómo?... preguntaban todos... Hasta que les pedí que no la despertaran de su inolvidable sueño.

Interes, Internacional, Politicas

Tocar A Dios Con Las Manos Sucias

NICARAGUA.jpg

Por Enrique Sáenz

Está bien. Agredieron a los obispos. Profanaron las iglesias. Saquearon y quemaron bienes de la iglesia. Golpearon a periodistas. Se robaron equipos periodísticos.

¿Qué ganaron con eso? ¿Vamos a ver a 100% noticias y a sus periodistas salir corriendo a esconderse y a plegarse a los designios del régimen?

¿Vamos a ver a Radio Corporación y a sus periodistas salir corriendo a esconderse y a plegarse a los designios del régimen?

¿O al Canal 12 y a sus periodistas? ¿O a los otros medios de comunicación independientes?

¿Vamos a ver a los obispos salir corriendo para postrarse llenos de temor ante el genocida?

Duelen esas agresiones. Indignan esas agresiones. Y expresamos nuestra solidaridad con todos los agraviados. Pero esas agresiones también profundizan el repudio de la población. Profundizan su rechazo al régimen. Y profundizan el abismo que separa al pueblo nicaragüense del régimen genocida. Y ahora lo tenemos enfrentado a la iglesia, enfrentado a los empresarios, enfrentado a los gringos, enfrentado a la comunidad internacional y enfrentado al pueblo nicaragüense.

En su ceguera e insensatez, Ortega pateó la mesa y al patearla nos está dejando más claras las cosas.

Comencemos por el diálogo. Desde el principio estaba claro que para Ortega el diálogo era un recurso para ganar tiempo. Y nosotros lo repetimos varias veces en Vamos al Punto. Afirmábamos que si a Nicolás Maduro el diálogo había sido exitosa como estratagema para aferrarse al poder ¿Por qué Ortega iba a hacer algo diferente?

Por supuesto, debemos reconocer que, en las condiciones de aquel momento, para una parte de la población era un desafío que debía asumirse. Un puente que debía cruzarse. Buena parte del pueblo confió en que el diálogo podía ser una ruta para una solución pacífica.

Y la Conferencia Episcopal cumplió y comprometió su fuerza moral, su energía y sus esperanzas. Y la Alianza Cívica también cumplió. Incluso fue más allá de toda expectativa, porque lograron articularse, lograron consensuar una agenda, lograron armonizar una estrategia y, ahora, han dado el salto de sacar el diálogo a la calle y convocar a acciones de protesta.

En el comentario del mes pasado en esta revista que titulamos “Las dos caras diabólicas del régimen” afirmábamos: La mafia que se aferra al poder, a sangre y fuego, muestra dos caras ante los nicaragüenses. Ambas caras son igualmente diabólicas. La cara enmascarada que siembra el terror en calles, poblados, barrios y ciudades. Y la cara desenmascarada que, en el marco del diálogo nacional, exhibe una asombrosa capacidad para la desvergüenza, la mentira y la manipulación.

Bueno, ahora solo tenemos ante nosotros un solo rostro. Un rostro genocida.

El diálogo para Ortega se agotó porque ya le extrajo todo lo que necesitaba: tiempo. En las presentes circunstancias ya no puede manipularlo a su gusto y antojo. Le salió el tiro por la culata con la CIDH. Le salió el tiro por la culata con la OEA. Le salió el tiro por la culata con los gringos. Y pateó la mesa. Y después agredió a los mediadores.

Ortega disolvió de un plumazo la fantasía que muchos cultivaron del llamado aterrizaje suave. También disolvió la versión que algunos creyeron y que nadie puede decir cómo se originó, de que había llegado a un compromiso para adelantar elecciones e irse. Ortega no quiere ningún aterrizaje.

Únicamente queda ahora la bestialidad como recurso de poder. Y, por si hacía falta, tocó a Dios con las manos sucias, literalmente hablando. Más bien con las manos ensangrentadas. Un manotazo irresponsable, satánico e irracional que deberá pagar muy caro. Y estamos hablando en términos terrenales, no divinos.

Ortega elevó la parada y a nosotros nos corresponde también hacerlo. Y debemos hacerlo pronto. En este sentido, es imperativo configurar una concertación nacional, con el nombre que se quiera, que incluya a todas las fuerzas comprometidas con la restauración de la democracia. Las organizaciones que integran la Alianza Cívica. Y todas las otras organizaciones que no están en la Alianza Cívica, pero están comprometidas en la lucha. Y sobre todo, con participación de la gente que ha puesto los muertos. No hablamos de una estructura vertical ni de una instancia democratista. Hablamos de un espacio de concertación donde cada quien conserve su propia identidad.

¿Por qué es necesaria esta concertación nacional? Porque es imperativo armonizar estrategias de lucha. Ortega tiene su estrategia. Corresponde oponerle una estrategia coherente y compartida. Están bien las marchas. Están bien los paros. Están bien las caravanas. Pero no es suficiente. Hay que avanzar más allá. Ya no puede estar un grupo por aquí y otro grupo por allá pues así se facilita la embestida represiva del régimen.

Pero también hay que acordar objetivos y mensajes claros. Si el objetivo es que Ortega debe irse hay que asumirlo y decirlo con claridad. Todos. Y para salir de Ortega no basta un paro de un día.

Unidad en la acción. Un plan de lucha compartido. Y Objetivos claros. Son las tareas del momento para enfrentar y derrotar la escalada terrorista del régimen.

Este artículo es responsabilidad única del Dr. Enrique Sáenz. El autor de este artículo es economista y abogado. TV Español Magazine no se hace responsable en ningún caso del contenido, información, opiniones y comentarios.

Deportes, Copa Mundial, Interes, Internacional, Nacional

Los Futbolistas Americanos De Moda En Europa

FUTBOLISTAS AMERICANOS.jpg

Dar el salto al fútbol europeo requiere un periodo de adaptación que, en el caso de la mayoría, retarda su mejor versión. Superado este proceso han dado un paso al frente: Paulo Dybala, Héctor Herrera, Danilo Luiz da Silva, Luciano Vietto, José María Giménez, Felipe Anderson y Gerónimo Rulli, los últimos americanos de moda en Europa.

Y es que los futbolistas latinoamericanos que habitan en las principales ligas europeas se cuentan por centenares, con Leo Messi a la cabeza, la referencia de todos ellos, seguido de Neymar y James Rodríguez, dos de las jóvenes estrellas nacidas en la década de los noventa, ya consagradas en el Viejo Continente.

A la par de estas dos últimas figuras, otros excelentes futbolistas de la misma promoción están dejando huella en los grandes campeonatos europeos. Todos ellos nacidos a partir de 1990, futbolistas que a pesar de su juventud han dado un paso al frente y están aportando su mejor versión, aunque en algunos casos hayan tardado tiempo en mostrarla.

El ejemplo más claro es el delantero argentino Paulo Dybala (1993), que jugó en Palermo italiano, actualmente delantero de la Juve de Italia, es uno de los futbolistas pretendidos por los grandes equipos de Europa.

Catalogado como el “nuevo Agüero” y con el vaticinio de que puede llegar a ser una versión de Messi, Dybala llegó al fútbol italiano en el agosto de 2012, con solo 18 años, procedente del Instituto Atlético Central Córdoba. Tras un descenso a la Serie B, y un año en esta categoría, Dybala comandó el regreso del equipo siciliano a la primera categoría italiana junto a su compatriota Franco “Mudo” Vázquez.

 

A pesar de que la temporada con el Palermo no había terminado, distintos equipos europeos como Juventus, Roma, Inter, Chelsea y París Saint-Germain manifestaron interés por Dybala. Finalmente, lo compró la Juventus por 32 millones de euros. Con este traspaso, Dybala se convirtió en el octavo futbolista argentino más caro de la historia.

Admirador de Messi y declarado seguidor del F.C. Barcelona, Dybala ha sido tasado en 42 millones de dólares. La puja está abierta.

Otro futbolista que suena con mucha fuerza entre los clubes europeos es el mexicano Héctor Herrera uno de los culpables de la buena actuación del Oporto en la Liga de Campeones, donde llegó hasta los cuartos de final. Fichado en 2013 del Pachuca, con la vitola de campeón olímpico con la selección mexicana, Herrera ha pasado varias temporadas de adaptación para convertirse en “la máquina del Oporto”, como así se le conoce.

Héctor pasa actualmente como el mejor de los mexicanos que actúan en Europa e indiscutible para el seleccionador, Juan Carlos Osorio, además de recibir elogios de entrenadores como Pep Guardiola, del Manchester City. “Es un jugador fantástico. Físicamente es muy fuerte. Parece lento, pero es muy potente. El Oporto tiene buen ojo para contratar jugadores de buen nivel y Herrera es uno de ellos”.

No es fácil destacar en la liga española bajo el paraguas de Messi, Luis Suárez, Diego Godín o Carlos Bacca, consagrados ya en le deporte rey, pero es indiscutible y justo valorar el rendimiento del argentino Luciano Vietto (provincia de Córdoba, 1993), que en su primera temporada en el Villarreal sorprendió hasta a sus propios valedores.

“Sabíamos de las condiciones de Vietto. Creíamos que le iba a costar adaptarse más, pero afortunadamente está rindiendo a un gran nivel. Es un chico maduro y seguro que no va a perder la humildad. Hay que ir paso a paso con él y no exigirle demasiado”, reconocía el que fue su entrenador en el Villareal, Marcelino García Toral.

Por su parte, el futbolista, tiraba de humildad y señalaba que “realmente me está costando adaptarme mucho más de lo que parece desde fuera. Noto que estoy en una etapa de adaptación y poco a poco me siento mejor. Este es un fútbol muy competitivo y de primer nivel. La diferencia con Argentina es bastante grande”.

Su buen desempeño en las chancas españolas lo llevaron a ser parte del equipo colchonero, que en el 2015 hizo oficial el traspaso por 20 millones de euros, haciendo su debut el 12 de septiembre con el Atlético de Madrid en la tercera jornada de Liga BBVA ante el Fútbol Club Barcelona.

Para la Temporada 2017-18, Luciano Vietto sale cedido desde el Atlético de Madrid al Valencia Club de Fútbol el 4 de enero de 2018 y el club ché se guarda una opción de compra a final de temporada.

En su segundo partido como valencianista contra Las Palmas, lo hace nada más ni nada menos que con un hat-trick, siendo uno de ellos desde mitad de cancha rompiendo así su mala racha, ya que el 2017 no pudo marcar un solo gol.

Sorprendente también es el rendimiento del uruguayo del Atlético de Madrid, José María Giménez (Canelones, 1995), quien en su sexta temporada en el club rojiblanco se ha confirmado como uno de los mejores defensas de la liga española. Formando pareja en muchas ocasiones con su compatriota Diego Godín, Giménez ha encajado en la filosofía de su entrenador, el “Cholo” Simeone, como lo hace habitualmente en la selección uruguaya.

La liga española también ha aplaudido la llegada del guardameta argentino Gerónimo Rulli (La Plata, 1992) al arco de la Real Sociedad. Sus valiosas actuaciones en los torneos argentinos que disputó con el Club Estudiantes de La Plata lo pusieron en la mira de importantes clubes de Europa, haciendo su debut con la Real Sociedad en Agosto del 2014

 

A pesar de su juventud, el ex portero de Estudiantes ha demostrado su agilidad, reflejos y valentía, argumentos que le han valido alcanzar la titularidad con los blanquiazules de San Sebastián.

Los nombres de los brasileños Felipe Anderson (mediocampista del Lazio de Italia), Roberto Firmino (delantero de Liverpool F.C. de la Premier League de Inglaterra.), Phillipe Coutinho (extremo izquierdo en el F. C. Barcelona de la Primera División de España); el paraguayo Derlis González (mediocampista ofensivo del FC Dinamo de Kiev de la Liga Premier de Ucrania) y los colombianos Diego Rolán (Delantero en el Deportivo La Coruña de la Liga 123 española) y José Izquierdo (extremo izquierdo del Brighton & Hove de la Premier League de Inglaterra) completan una promoción destacada de latinos en el fútbol europeo.

 

Internacional

La similitud del conde Drácula y Daniel Ortega

Daniel Ortega.jpg

Josefina Haydée Argüello
Master en literatura Española
Graduada de Saint Louis University
En Saint Louis Missouri, USA

Arrodilladas con los brazos extendidos, en medio de la calle frente a la Policía Nacional, las madres nicaragüenses imploraron el cese del fuego contra sus hijos. Sus ruegos no fueron escuchados.

Ellas con mucho dolor en sus corazones lamentaron en el mes de Mayo, día de las madres, la injusta pérdida de sus hijos.

Estos imperdonables crímenes perpetrados contra nuestros indefensos estudiantes, hoy héroes del 19 de abril, me hacen recordar la legendaria novela de Drácula, del irlandés Bram Stoker, publicada en 1897.

Jonathan Haker, abogado inglés, visita el castillo de Drácula en Transilvania, viajando a través del desfiladero de Borgo desde Bistriz para completar unas ventas con el conde y descubre en su interior, una vieja capilla donde Drácula tiene en su poder a tres bellas doncellas de cuerpos voluminosos quienes tratan de seducirlo para chuparle la sangre. 

La escena es interrumpida con el arribo del conde cuando llega a tirarles a las vampíricas damas para que se alimenten, un saco conteniendo el cuerpo de un recién nacido.

El niño había sido hurtado en una noche tenebrosa en los alrededores del castillo. La madre desesperada había llegado al castillo un poco antes de los sucesos, clamándole a Drácula su desaparición. A lo que el conde procede —acallándole sus lamentos— a echarle sus fieros lobos para que la devoren sin piedad.

Drácula transformado en vampiro se alimenta de sangre. Las tres vampiras que aguardan en el castillo primeramente fueron sus víctimas, luego las hizo beber de su sangre para contaminarlas.  

Hay una connotación sexual en este proceso pues es un hechizo maligno mediante el cual las victimas suelen ser seducidas.

Según las supersticiones que datan desde la antigüedad los vampiros tienen algunas características especiales. Además de alimentarse de sus víctimas, salen de noche, tienen la capacidad de hacerse pasar por un animal o niebla, mueven ejércitos de seres repulsivos como las ratas, lobos, zorros, quienes les obedecen. Sienten repulsión a los símbolos cristianos y practican la magia negra. 

Sin embargo, Drácula tenía sus propias debilidades.  Era considerado un no- muerto o cadáver activo, no podía recibir luz solar, por lo tanto, tenía que dormir dentro de una caja cubierto con tierra de su patria, desde la salida hasta la puesta del sol. 

Era susceptible a las ristras de ajo, a los signos sagrados como la ostia, agua bendita, un crucifijo, herramientas que utilizaban sus enemigos para destruirlo.

Un grupo de científicos, incluyendo algunas de sus víctimas, encabezado por un viejo doctor que conocía de exorcismo, hipnotismos, y otras ciencias ocultas se tomaron el trabajo de eliminar a las vampiresas y después a Drácula.

Primeramente, liberan a Lucy, unas de su víctima. Luego proceden a purificar sus refugios destruyendo las cajas con tierra, colocadas por Drácula en diferentes lugares para guarecerse de sus enemigos durante el día.

Cuando el conde se siente acechado y acorralado, huye a su castillo en Transilvania donde guardaba su última caja, acompañado de sus zíngaros leales quienes lo transportan en su viaje.

El grupo intercepta a Drácula en noche fría de niebla.  Luchan contra sus vándalos, dándole muerte al cortarle la garganta y clavarle una estaca en el corazón, liberando su espíritu del embrujo diabólico, y finalizando con el sangriento vampiro.

Bram Stoker, haciendo investigaciones históricas, descubre un libro titulado: Informe sobre las Principalidades de Valaquia (1820) de William Wilkinson donde menciona a Vlad lll, o Vlad Drăculea, (1431-1476) nacido en Sighisoara, ciudad de Burgo, Rumania (Transilvania). 

Más conocido como Vlad el Empalador (en rumano: Vlad Tepes) fue príncipe de Valaquia y luchador contra el imperio Otomano que amenazaba con expandirse, haciéndose famoso por su crueldad mediante la muerte por empalamiento, que propinaba contra sus enemigos. 

Su patronímico Dracul en rumano significa Dragón y viene del latín draco que en lengua Valaquia significa demonio.

Stoker se inspiró en este personaje para titular su novela.

Esta mítica historia renace en una Nicaragua gobernada por seres nocturnos, ávidos de la sangre de un pueblo joven, que se inmola ante sus madres que claman justicia en el castillo El Carmen, a lo que, el conde procede —acallar sus lamentos—  echándole sus feroces policías y turbas lobunas.

Ojalá que la pareja no tenga necesidad de huir como Drácula en búsqueda de su última caja.

 

*Este artículo es responsabilidad única Josefina Haydée Argüello, Master en literatura Española. Tv Español Magazine no se hace responsable en ningún caso del contenido, información, opiniones y comentarios.*

Internacional

Lady Di, más de 20 años con la duda

En el vigésimo primer aniversario del fallecimiento de la Princesa Diana, nuevos detalles sobre el fatídico accidente y posterior funeral traen de vuelta al ojo del huracán a una de las figuras más recordadas de la realeza británica, cuando el 31 de agosto de 1997, Diana Frances Spencer, más conocida como Lady Di, falleció en un accidente de coche, el mundo entero se conmocionó.

 

Antes de ese trágico acontecimiento, Diana siempre había estado en el foco mediático: su matrimonio con el príncipe Carlos de Inglaterra y el posterior divorcio, sus idas y venidas con varios amantes, sus problemas personales y presuntos intentos de suicidio… Todo en torno a su figura, unido a su obra y carisma, hicieron de su vida una cuestión pública.

 

Un mito que no fue enterrado con ella, sino que creció, ensalzando a la persona de Lady Di. Desde entonces, los misterios y rumores en torno a su defunción y funeral, han mantenido vivo el recuerdo de una princesa sobre la que, veintiún años después de habernos dejado, siguen arrojándose nuevas informaciones.

 

Diana, princesa de Gales, nació el 1 de julio de 1961 en Sandringham, un pueblo en el norte del condado de Norfolk, Inglaterra y antes de ser princesa, Diana ya era noble. Hija del VIII conde de Spencer, John, fue él quien se quedó su custodia y la de su hermano tras el divorcio con la madre de ambos, Frances Roche.

 

Posteriormente, John se casó con Raine McCorquodale, condesa de Darthmouth. Los niños nunca llegaron a vivir con su madrastra.

 

Durante su etapa estudiantil, asistió a la Silfield Kings Lynn y a la Riddlesworth Hall en Norfolk, así como a la West Heath Girls’ School en Sevenoaks, Kent. A los 16, estudió en Alpin Videmanette, subsede de la escuela en Rougemont, Suiza.

 

Todos estos centros fueron escuelas femeninas y/o elitistas. La joven noble destacaba en natación y buceo, pero deseaba ser bailarina, por lo que tomó clases de danza temporalmente.

No tenía ni si quiera 17 años cuando se mudó a un apartamento en la zona londinense de Kensington, donde trabajó en el jardín de infancia de Pimlico y residió hasta el momento de su boda real, en 1981.

 

Es destacable el lado filántropo de esta icónica figura, cuya participación en obras benéficas no cesó hasta su muerte: Diana colaboró, entre otros, con la “Royal School for the Blind” (Real Escuela para Ciegos); la “British Deaf Association” (Asociación Británica para Sordos).

 

Tambien participó en “Help the Aged” (Ayuda a la Tercera Edad); el “Malcolm Sargent Cancer Fund for Children”; el “British Red Cross Youth” (Cruz Roja Británica de la Juventud); o la “National Children’s Orchestra”.

 

Lady Di conoció al Príncipe Carlos de Gales en el verano de 1965 en el Palacio de Sandringham, pero no fue hasta que la joven tenía 19 años que el idilio entre ambos comenzó en el Palacio de Balmoral. Carlos era 13 años mayor que Diana.

 

La pareja contrajo matrimonio en la Catedral de San Pablo, Londres, el 29 de julio de 1981. Curiosamente, era la primera mujer inglesa en contraer matrimonio con el heredero al trono británico en 300 años. La última en hacerlo, Lady Anne Hyde, contrajo matrimonio con James II, de quien la propia Diana era descendiente.

 

Aunque la Princesa de Gales se convirtió en todo un icono para la sociedad británica, que la imitaba en moda y estética, y la mantenía siempre en el foco mediático, tiempo después se descubrió que su idílico matrimonio no fue tal.

 

“Fue uno de los peores días de mi vida”, es la confesión que acaba de ver la luz en el documental “Diana in her own words” (Diana en sus propias palabras), emitido por Channel 4, y que recoge diversas grabaciones de la princesa, en conversación con su entrenador de voz, Peter Settelen.

 

Pese a todo, Lady Di confesó en esas grabaciones que ella “quería desesperadamente que funcionara el matrimonio”, y que “amaba” a su esposo.

 

Un año después de las nupcias, en 1982, Diana dio a luz al primer hijo del matrimonio: el Príncipe Guillermo, siguiente en la línea de sucesión al trono británico, tras Carlos. El segundo hijo de la pareja, Enrique, nació en 1984.

 

Las distintas biografías discrepan sobre si la crisis matrimonial comenzó tras este segundo nacimiento, o si lo hizo años después, en 1986 o en sus vacaciones veraniegas de 1987 en Mallorca. En este año, Lady Di tuvo un presunto intento de suicidio, que no fue el único, según desveló posteriormente el “Daily Mail” en 1992.

 

Fuera como fuere, en 1989, cuando parecían haberse reconciliado, la publicación de unas fotos de Diana junto a un amigo íntimo generó un nuevo distanciamiento. En 1992, se anunció la separación “amistosa” de los dos cónyuges.

 

La relación adúltera de Carlos con Camilla Parker-Bowles, o la infidelidad de Diana con James Hewitt, fueron algunas de las muchas razones del fin de un matrimonio que, pese a todo, seguía escondiendo muchos secretos.

Cuando la princesa confesó esto último en una entrevista de la BBC, donde comentó sus dudas sobre la capacidad del príncipe para gestionar la corona, la reina Isabel II les aconsejó el divorcio.

 

Se produjo en 1996. Diana tuvo una compensación económica, perdió el tratamiento de alteza real, pero podía mantener el de princesa de Gales, seguir residiendo en el palacio londinense de Kensington, y tener libre acceso para ver a sus hijos, Guillermo y Enrique.

 

La falta de vida sexual, fue otra de las causas de la ruptura, según se desvela en el documental de Channel 4: “Yo me daba cuenta de que lo nuestro era raro. En los primeros años, hacíamos el amor una vez cada tres semanas. Aunque la iniciativa nunca venía de él. Con el tiempo esa chispita se fue apagando, y yo diría que hace siete años que no tenemos nada”, confesaba la princesa a su instructor en una grabación.

 

En otra de ellas, hablaba de los problemas de salud derivados del fallido matrimonio y su relación con la familia real: “Podría haberme entregado al alcohol, eso hubiera sido lo obvio. Podría haber sido anoréxica, eso hubiera sido aún más obvio, pero me decidí por lo más discreto” decía, en referencia a la bulimia.

 

El final definitivo del matrimonio no terminó con la popularidad de Lady Di, a la que la prensa siguió en todos sus pasos. Un año después de divorciarse, en 1997, salió a la luz su relación con el empresario Dodi Al Fayed.

 

Poco después de esa filtración, el 31 de agosto de 1997, Diana falleció en París tras sufrir un accidente de tráfico en el túnel de la Plaza de Alma, al norte del río Sena, en París, Francia

 

Su amado Dodi murió junto a ella, así como el chófer Henri Paul. El único superviviente, el guardaespaldas Trevor Rees-Jones, quedó con la secuela de una amnesia parcial de la que se recuperó más tarde.

 

Cuando en su funeral, Isabel II dijo que “nadie que haya conocido a Diana la olvidará jamás”, se la tildó de fría. Ahora, 21 años después, una carta de la monarca en la que habla sobre el trágico suceso ha sido subastada, y algunas de sus líneas rezan lo siguiente: “las emociones todavía están mezcladas, pero todos hemos pasado por una experiencia muy mala”.

 

El paso del tiempo no ha enterrado el recuerdo de Diana junto a ella, y los rumores y misterios en torno a su muerte todavía siguen generando expectación.

 

En mayo de este mismo año vio la luz el libro “Qui a tué Lady Di?” (¿Quién mató a Lady Di?) escrito por los franceses Jean-Michel Caradec´h, Pascal Rostain y Bruno Mouron.

 

Entre otros detalles, el libro desvela datos sobre el coche que sufrió el accidente, propiedad del Hotel Ritz, en el que la princesa se hospedaba en París, que ya había sufrido otro accidente meses antes, en el que había dado varias vueltas de campana.

 

Dicho accidente no fue el único, según desveló el dueño original del vehículo, un Mercedes S280, a los autores del libro, explicando que más de dos años antes, en enero de 1995, el vehículo fue robado y tuvo otro accidente, también con vueltas de campana. El seguro calificó como “siniestro total” el automóvil, pero poco después se autorizó su reparación y venta.

 

Otro libro, “Diana. Réquiem por una mentira”, de la periodista española Concha Calleja, sostiene la teoría de que el príncipe Guillermo sabía que Diana fue incinerada y enterrada con los Spencer en la iglesia Santa María la Virgen, y que el féretro iba vacío en el funeral, en lugar de haber sido sepultada en la mansión familiar de Althorp.

 

“Acompañaban una caja de madera sin restos porque Diana ya estaba enterrada en la cripta familiar de su padre. Puro escaparate. Y un insulto para los que la amaban”, dijo la escritora en una entrevista para el diario digital español “El Confidencial”. Y agregó que los hijos de Lady Di, Guillermo y Harry, así como la esposa del primero, Kate Middlenton, sabían la verdad “la prueba más contundente es que visitaron la iglesia Santa María la Virgen, un día antes de su boda”.

 

Para Calleja, “Diana hacía sombra a cualquiera de la casa real”. Hoy, 21 años después de su muerte, todas esas sombras que rodearon de enigmas a Lady Di, parecen destaparse un poco más y arrojar algo de luz en torno a su eterno misterio.

Internacional

Las dos Caras Diabólicas del Régimen

caras diabólicas.jpg

Por Enrique Sáenz

La mafia que se aferra al poder, a sangre y fuego, muestra dos caras ante los nicaragüenses. Ambas caras son igualmente diabólicas. La cara enmascarada que siembra el terror en calles, poblados, barrios y ciudades. Y la cara desenmascarada que, en el marco del diálogo nacional, exhibe una asombrosa capacidad para la desvergüenza, la mentira y la manipulación.

En el diálogo, los representantes de la mafia utilizan de manera persistente dos puntas de lanza: El desmantelamiento de los tranques y el respeto a la Constitución. En ambos casos se trata de trampas mañosas que los nicaragüenses debemos tener muy claras.

¿Por qué insisten tanto en que se desmantelen las barricadas?

En primer lugar, porque es el mecanismo que la población ha encontrado para resguardarse de las embestidas de las hordas diabólicas del régimen. Las barricadas estorban la estrategia de terror que pretenden imponer.

En segundo lugar, porque es un método de protesta y de presión permanente. Las grandes movilizaciones, los paros y otros métodos de protesta tienen su impacto, pero no son permanentes, como las barricadas.

Quieren desmantelar el principal instrumento de resguardo de la población y el principal método de protesta. Precisamente quienes matan, incendian, encarcelan, persiguen y torturan pretenden presentarse como estandartes de respeto a los derechos humanos.

Desmantelar las barricadas significa que una población ya de por sí desarmada, quede totalmente indefensa ante las embestidas de las hordas criminales del régimen y, como agregado, mostrar ante la comunidad internacional que la normalidad ha retornado y, por consiguiente, que la crisis se ha superado.

La otra argucia que utilizan los representantes de la banda terrorista, es el respeto a la Constitución. Esta es más insidiosa porque distintos sectores han caído en la trampa de la constitucionalidad. Porque es una trampa.

Se puede entender que la Conferencia Episcopal, en su función mediadora, no cuestione abiertamente el mañoso argumento del respeto a la Constitución. Pero solo en ellos puede comprenderse. En nadie más.

De entrada, no podemos admitir el argumento del respeto a la Constitución, a quienes de manera flagrante la violentan todos los días. Basta señalar algunos ejemplos:

La Constitución establece que no pueden existir más cuerpos armados que el ejército y la policía, y el pueblo nicaragüense es testigo de cómo cuerpos paramilitares, con el respaldo de la misma policía, impunemente se desplazan por el territorio nacional portando armas de guerra y sembrando luto y dolor en las familias nicaragüenses.

Los grupos paramilitares organizados y dirigidos por la mafia en el poder son una violación flagrante a la Constitución que nos piden respetar.

En segundo lugar, la Constitución establece que los derechos ciudadanos solamente pueden suspenderse por un decreto presidencial, aprobado por la Asamblea Nacional. Sin embargo, el régimen suspendió, de hecho, las garantías constitucionales de los nicaragüenses. Aún más, la Constitución consigna un conjunto de derechos que en ningún caso pueden suspenderse, comenzando por el derecho a la vida. Y la mafia asesina nicaragüenses todos los días.

Al violentar cotidianamente los derechos ciudadanos de los nicaragüenses, la mafia en el poder ha demolido el principal fundamento de la Constitución que nos piden respetar.

Completemos con un tercer ejemplo. En las comisiones de trabajo que se formaron en el marco del diálogo, la mafia designó como representantes del gobierno al vicepresidente del Consejo Supremo Electoral y a la presidenta de la Corte Suprema de Justicia. Una violación manifiesta del principio constitucional de separación e independencia de poderes, y una confesión pública de que son simples apéndices de la dictadura.

Al designar como representantes del gobierno a magistrados electorales y judiciales violan la constitución que nos piden respetar.

En otro orden, ahora está claro para todos que Ortega y sus compinches en los poderes del estado, ocupan esos cargos como resultado de fraudes electorales y violaciones vulgares a la Constitución. Como dicen los expertos, carecen de legitimidad de origen.

Pero también carecen de legitimidad de ejercicio, pues son responsables de delitos de lesa humanidad. Basta leer el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o el informe de Amnistía Internacional. Estamos ante un Estado delincuente.

Finalmente, frente la bestialidad de la banda terrorista aferrada al poder ¿Qué valor moral, político o jurídico tiene una Constitución que se elaboró al gusto y antojo de Ortega a partir del fraude?

Una cosa es una salida pacífica y ordenada, y otra admitir a los delincuentes legitimidad para argumentar el respeto a la constitución.

En cualquier caso, si queremos una salida constitucional, allí está el camino. Que Ortega renuncie. Que la Asamblea reforme los artículos pertinentes de la ley orgánica y de la Constitución, y designe una junta provisional de gobierno. Y que se convoque a una asamblea nacional constituyente que establezca las bases del nuevo estado y las nuevas formas de convivencia pacífica y democrática de los nicaragüenses.

El pueblo exige que Ortega y sus compinches se vayan. Con Constitución o sin Constitución.

 

*Este artículo es responsabilidad única del Dr. Enrique Sáenz. El autor de este artículo es economista y abogado. TV Español Magazine no se hace responsable en ningún caso del contenido, información, opiniones y comentarios.*

Internacional

El Submarino Soviético K-19, La catástrofe nuclear que cambió la historia el uso de la energía atómica

submarino soviético.jpg

El mundo estuvo a punto de sufrir la mayor catástrofe nuclear de su historia el 4 de julio de 1961. El K-19, el primer submarino atómico soviético sufrió una grave avería entre Groenlandia y Noruega. En caso de explosión, el cataclismo hubiera superado al Accidente de Chernóbil sucedido 1986 y al accidente nuclear de Fukushima en 2011.

Pocos saben que el mundo estuvo a punto de un accidente nuclear inimaginable hace 57 años. Además, como lo señalo el propio Mijaíl Gorbachov, Estados Unidos de América hubiera interpretado el accidente como una provocación por parte de la Unión Soviética en medio de la crisis de los misiles de Cuba, lo que hubiera desembocado en la tan temida Tercera Guerra Mundial.

“Al principio, no sabíamos qué hacer. La temperatura comenzó a subir y la radiación se propagaba por todo el buque. No teníamos instrucciones. Todo el mundo pensaba que el reactor era fiable. Una avería era algo impensable”, relató a EFE Víctor Strelets, sargento electricista del K-19.

Como después se supo, la avería fue provocada por un fallo en la construcción del submarino. Estados Unidos de América acababa de botar el submarino atómico George Washington, y la URSS no podía ser menos. La respuesta fue el K-19, un submarino de 114 metros de eslora, capaz de sumergirse a 300 metros de profundidad y que portaba tres misiles balísticos nucleares de 1,4 megatones cada uno.

“Después, el comandante Vladímir Zatéev anunció por los altavoces que había ocurrido una avería y que debíamos mantener la calma. Por suerte, se nos ocurrió enfriar el reactor con agua potable. La idea funcionó, pero les costó la vida a varios compañeros”, dijo. En total, ocho marineros que participaron directamente en la reparación de la avería murieron en cuestión de días, y quince, en los dos años siguientes.

Strelets, al que le gusta escribir poemas sobre la proeza del K-19, considera que “los marineros son auténticos héroes, ya que salvaron a la tripulación y al mundo entero. Imagínese, una explosión atómica en medio del océano”, comento el submarinista.

 A partir de ahí, el K-19 recibió el sobrenombre de “Hiroshima”, fama bien ganada, ya que sufrió varios accidentes más hasta que fue desguazado en 2003. La historia del legendario sumergible fue recuperada del basurero de la historia por el cine de Hollywood.

Katherine Bigelow dirigió en 2002  “K-19, the widowmaker” (K-19, el enviudador), película que fue protagonizada por Harrison Ford y Liam Neeson.

“La realidad fue más terrorífica que la película”, comentó tras ver cinta el almirante Vladímir Chernavin, el último comandante en jefe de la Armada soviética.

Ford interpreta al comandante, Zatéev, al que la tragedia marcó su carrera. Antes de morir éste dejó escrito un relato detallado sobre la travesía en el que cuenta cómo el objetivo del primer submarino nuclear soviético armado con misiles balísticos atómicos era lanzar un misil de prueba a unas 500 millas marinas de la costa estadounidense. El buque zarpó el 18 de julio con 139 tripulantes a bordo.

La avería ocurrió cuando el sumergible se encontraba cerca de la isla noruega de Jan Mayen, que acogía entonces una base de la OTAN. “La avería del reactor derecho es grave. Hay señales de radiación. Existe amenaza de explosión. Regresamos a la base a diez nudos de velocidad. La base no responde”, rememora Zatéev.

Entonces, al teniente Yuri Filin “se le ocurrió llenar de agua la zona activa del reactor para disminuir la temperatura a través de la tubería conectada a la bomba de aire del reactor averiado”.

“Junto al capitán Kózirev entramos en el sexto compartimento para comprobar si todo iba según lo previsto. Honestamente, no fui allí por ese motivo. Fui, ya que estaba seguro de que enviaba a los hombres a una muerte segura. Había que animarlos, darles a entender que su comandante estaba con ellos en el momento de más dificultad”, apunta.

“Bajé al sexto compartimento. En ese momento se abrió la puerta y del interior del reactor salió Borís Korchílov. Se quitó la máscara y vomitó una espuma amarillenta”, indica en sus memorias el comandante.

“Todos comenzamos a sentir malestar. Náuseas en la mayoría de la tripulación. Me fui a mi camarote, me acosté pensando en la mejor manera de solucionar la situación. Había que actuar, salvar a la tripulación del submarino. Lo importante era la gente. Estaba claro, todos los que habían pasado por el sexto compartimento estaban condenados. Pero, ¿qué podía hacer? Quedaban 1.500 millas para llegar a la base. A 10 nudos, llegaríamos a casa en seis o siete días. Moriríamos todos. Y de repente me acordé del mapa de las maniobras navales. Un submarino diésel soviético debería encontrarse en la zona. No conocía sus coordenadas. Una posibilidad entre un millón”, comenta.

 Zatéev también recuerda un amago de motín a bordo, cuando dos oficiales le exigieron que se dirigiera a la tierra. “Parecía el guión de una mala película de piratas. Me amenazaron con un motín y con el arresto. No tenía la menor duda de la lealtad de mis marineros y de que nadie respaldaría a los amotinados”, dijo. Pero, por si acaso, ordenó requisar todas las armas que había en el buque y “que fueran tiradas por la borda”.

“Estábamos en medio de la Guerra Fría y atracar en una isla donde probablemente habría una base naval del enemigo lo consideraba traición a una patria que nos confió su único submarino nuclear”.

Buques estadounidenses que surcaban las aguas de la zona ofrecieron su ayuda, pero Zatéev se opuso. Cuando la desesperación comenzaba a cundir, hizo su aparición, primero, el submarino diesel S-270 y, después, el S-159, que rescataron a la tripulación del K-19: “Los marineros tuvieron que desnudarse y tirar la ropa al mar para no contaminar a los buques”.

“La tripulación del submarino K-19 ha abandonado el buque. Me encuentro a bordo del submarino S-159. En caso de que las fuerzas navales de la OTAN se acerquen al K-19 e intenten entrar en el barco, yo mismo lo torpedearé. Comandante del submarino K-19. Capitán de segundo rango, Zatéev. Hora 05.00. 5 de Julio de 1961” , reza el último mensaje de Zatéev, quien murió en 1998.

El jefe de la sección de misiles, Gleb Bogatski, tuvo la fortuna de caer enfermo antes de las maniobras del K-19, por lo que tuvo que quedarse en tierra. No obstante, al retorno del submarino averiado fue designado jefe de la misión de descontaminación del buque, en la que participaron centenares de personas.

“El nivel de radiación era 17.000 veces mayor de lo permitido. Nos dieron trapos y camisetas viejas, cubos con agua y nada más, y con ese debíamos limpiar cada centímetro del barco. Lo conseguimos en cinco meses”, dijo a Efe Bogatski, que también recibió altas dosis de radiación, por lo que fue desmovilizado en 1964.

El empresario y editor Alexandr Nikishin ha dedicado varios años a recuperar la memoria del K-19 y está empeñado en construir un museo en su honor en Moscú. “En 1961 nadie sabía lo que era una reacción nuclear. Aún hoy en día, el K-19 es considerado por los marineros como el padrino de la flota rusa”, comentó,

Pero entonces, añade, “les recibieron en el puerto soldados con metralletas y perros ataviados con máscaras de gas, pero los marineros siempre defendieron a su comandante durante los interrogatorios del KGB”.

Nikishin considera que el K-19 merece un Nobel, ya que cambió la historia del uso de la energía atómica. “Paradójicamente, la avería del submarino soviético dio paso a una revolución tecnológica, ya que a partir de ahí todos los países empezaron a introducir en sus reactores sistemas de enfriamiento. En principio, era un secreto de Estado, pero la realidad es que el accidente contibuyó a garantizar la seguridad nuclear”, opinó.

“Poco antes de morir, el comandante dejó dicho que se creara un museo en honor del K-19 para que nadie olvidara uno de los acontecimientos más dramáticos de la Guerra Fría. El museo sería como el último acorde de la Guerra Fría, por eso pedimos también el apoyo de Occidente”, señala Nikishin, quien se ha dirigido hasta ahora en vano al Kremlin para que les conceda una medalla.

Strelets, al que no le gustó nada la película norteamericana, y el resto de los oficiales y marineros aún vivos del K-19 se reúnen cada cinco años en el cementerio de Kuzminski en Moscú, donde se construyó un panteón con forma de submarino donde están enterrados el comandante y varios marineros.

Allí fueron enterrados en secreto para que no saliera a la luz el accidente nuclear y a seis metros de profundidad para evitar los problemas de radiación.

Hasta (el último dirigente soviético) Mijaíl Gorbachov ha pedido que concedan el premio Nobel a la tripulación del K-19”, apuntó.

Gorbachov considera que sería un acto de “justicia histórica” galardonar a los marineros con el premio por “salvar la paz en el mundo”. Finalmente, Zatéev fue nominado oficialmente a finales de 2006 para el Nobel de la Paz.

“Ellos salvaron el mundo, pero, ¿quién lo sabe? Las profundidades, el océano y, sí, los albatros”, rezan los versos compuestos por uno de los marineros del ya legendario K-19.

 

Internacional

El plan "tolerancia cero" satura de niños los refugios fronterizos con México

El plan conocido como “tolerancia cero” impulsado por el Gobierno de los Estados Unidos de América ha incrementado en un 22 % el número de niños en los refugios gestionados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, según datos facilitados a Efe por esa división federal.

Las cifras muestran que un aproximado de 11,000 niños inmigrantes se encuentran actualmente en esos albergues de propiedad federal, comparados con los casi 9,000 menores que se encontraban en la misma situación a finales de abril, antes de que la polémica medida entrara en vigor

El fiscal general, Jeff Sessions, anunció el pasado mes de mayo que presentará cargos penales contra todos los extranjeros detenidos cruzando la
frontera ilegalmente, un esfuerzo que pretende frenar la inmigración clandestina dentro del marco del plan “tolerancia cero”.

Esta regla envía a los padres a custodia penal y a los niños a refugios financiados con fondos federales supervisados por el Departamento de Salud, la mayoría de ellos situados cerca de la frontera con México.

“Esta es una norma muy problemática y lo único que va a hacer es aumentar el número de niños separados de sus padres.

Muchas familias van a ser alejadas y eso también va a implicar más costos para los contribuyentes”, señaló a Efe Jacinta Ma, directora de políticas del National Immigration Forum.

Por ahora, el 95% de las camas en los 100 refugios propiedad del Gobierno están ocupadas, aunque hay 1,218 más disponibles en caso de que sea necesario, explicó a Efe Kenneth Wolfe, de la división de Niños y Familias del Departamento de Salud.

En este sentido, la directora de derechos civiles de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), Rosa Rosales, consideró en un comunicado enviado a Efe que estos niños “pertenecen a sus familias o a las comunidades en las que grupos civiles puedan asegurar su seguridad y representación”.

Uno de los problemas añadidos que enfrentan ahora los menores no acompañados que se encuentran en los albergues federales es que sus padres “parecen menos dispuestos a reclamar a sus hijos”, según dijo a Efe la asesora de la Comisión de Mujeres Refugiadas, Leah Chavla.

“Tienen miedo a presentarse para recoger a sus hijos por todas las acciones antiinmigratorias de la actual Administración, que tiene como objetivo separar familias y deportar a cualquier persona que haya entrado irregularmente”, apuntó Chavla, cuya organización tiene sede en Washington y trabaja para lograr leyes políticas y programas que garanticen que las mujeres, los niños y los jóvenes refugiados estén seguros.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el plan “tolerancia cero” ha provocado ya la separación de más de 650 niños de sus padres. Concretamente, entre el mes de mayo y junio, un total de “658 niños y 638 adultos” fueron separados en la frontera sur del país con México, tal como explicó el subdirector del programa de operaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Richard Hudson.

Los defensores de esta política argumentan que es una medida en pro de la seguridad nacional del país, una idea que para Chavla es “completamente equivocada”. “Los números en la frontera son los más bajos en décadas, no tiene sentido ese argumento”, añadió.

Según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en mayo los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 50,924 inmigrantes, un dato similar a los registrados durante los años bajo el mandato del ex presidente Barack Obama (2009-2017).

Para el presidente estadounidense, Donald Trump, la separación de familias de inmigrantes detenidas tras cruzar la frontera “es el fallo de la mala legislación aprobada por los demócratas”.

“Separar a familias en la Frontera es el fallo de la mala legislación aprobada por los demócratas. ¡Las leyes de Seguridad Fronteriza deben ser cambiadas pero los demócratas no pueden ponerse de acuerdo! Hemos empezado el Muro”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

Anteriormente el presidente ya había calificado como “horrible” esta legislación, pese a que su gobierno ha respaldado esta política.

El mandatario comentaba así el creciente número de niños y padres separados en la frontera con México a raíz de la entrada en vigor de la política “tolerancia cero”, impulsada en mayo por el fiscal general, Jeff Sessions, que busca frenar el flujo migratorio.

Trump ha criticado de manera reiterada las leyes migratorias estadounidenses como “las peores del mundo” y ha defendido la necesidad de fortalecer la seguridad fronteriza, con su polémico proyecto de construcción de un muro con México, sin embargo, poco después de su llegada a la Casa Blanca, los cruces fronterizos cayeron a mínimos históricos antes de volver a repuntar a finales del año pasado, algo que ha frustrado al magnate y que le ha llevado a incrementar su interés por proteger el linde con México.

Internacional

Crónica de una batalla no anunciada en Nicaragua

Eran cerca de las 7:15 a.m. del día jueves 19 de abril del 2018 y me desplazaba sobre la Carretera Panamericana Norte, rumbo a la Universidad Nacional Agraria, ubicada en Managua capital de la republica de Nicaragua, donde imparto clases. Me había acostado un poco tarde, debido a que había preparado una extensa evaluación para mis alumnos, futuros Ingenieros Agrónomos, utilizando la metodología de Aprendizaje Basado en Problemas.

Por la tarde, tenía prevista una sesión de clases con otro grupo de estudiantes, con los cuales seguiríamos profundizando en el Desarrollo Rural, basándonos en el bienestar humano y tomando en cuenta los aspectos ecológicos, económicos y sociales necesarios. En fin, se perfilaba como un día académico más.

De pronto, al llegar a las inmediaciones de la Universidad, me encontré con que estaba bloqueada la carretera y vi a un nutrido grupo de estudiantes con pancartas, reclamando en contra de las recién aprobadas reformas a la ley del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, que el Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua realizase hace unos pocos días, y que los jóvenes estudiantes consideran que afectan los intereses del pueblo nicaragüense y consecuentemente al futuro de ellos. Tres de los estudiantes me reconocieron y me dijeron en tono de broma que me estacionara y me integrara a su protesta.

Debido a que la Universidad Agraria en Managua es dividida por la Carretera Panamericana Norte, las diferentes dependencias están separadas por dicha carretera y contando, por lo tanto, con dos entradas principales. A un lado están las Facultades de Agronomía, Ciencia Animal, Recursos Naturales, laboratorios, etc., y al otro lado de la carretera está la Facultad de Desarrollo Rural, Biblioteca, laboratorios entomológicos, Rectoría, campo deportivo, etc.

Yo me dirigí a un pequeño estacionamiento de la Facultad de Desarrollo Rural que me gusta debido a que hay muchos árboles y los vehículos no reciben directamente los fuertes rayos solares del trópico nicaragüense. Cuando me estaba bajando del auto, escuché disparos y explosiones por lo que corrí hacia la carretera, donde estaban los estudiantes, para ver que sucedía. No llegué hasta allá, debido a que los jóvenes venían corriendo hacia el portón de la Universidad, recogiendo piedras y palos para defenderse de la policía que arremetía contra ellos con una ferocidad desmedida.

Una vez que los jóvenes estudiantes se reorganizaron con piedras y palos suficientes, arremetieron contra la policía y empezó la batalla. Mejor dicho, la desigual batalla. Los policías, armados hasta los dientes, empezaron a disparar balas de hule solido contra los estudiantes y a tirar bombas lacrimógenas como si estaban en competencia o en una cacería. Varios de aquellos mortales perdigones pasaron cerca de mí y me protegí la cara con un libro que llevaba en la mano.

Una de las cosas más impresionantes fue ver el odio y las palabras acompañadas de gestos soeces conque los uniformados insultaban a los jóvenes estudiantes, varones y mujeres, que solo pensaban hacer una pacífica protesta y luego integrarse a clases. Entre ellos estaban los estudiantes a los que evaluaría ese día.

De pronto, entre los valientes estudiantes, ví a una delgada joven armada con un canasto de mimbre como escudo, enfrentarse cara a cara con la compacta formación de policías, los cuales le disparaban y ella, al mejor estilo de una amazona, protegía su menuda figura con su improvisado escudo-canasto sostenido con su mano izquierda y con su mano derecha respondía recogiendo piedras y lanzándolas a los policías. Estaba además, envuelta por el humo de las bombas lacrimógenas compradas con fondos públicos de Nicaragua a España.

Ciertamente, no me explicaba cómo aquella joven estudiante podía resistir tanto; el efecto de las bombas de gases lacrimógenos; para aquellos lectores que nunca lo han experimentado, es verdaderamente desagradable, ya que el humo que despiden esas granadas provoca un ardor terrible en los ojos, encegueciéndolos y siendo incontenible el lagrimeo, además impide el buen funcionamiento de los pulmones y la piel arde terriblemente. ¡Al menos yo me estaba asfixiando!

Me vertí una botella de agua en la cabeza y respirando con dificultad, les dije a los muchachos que tuvieran cuidado y se replegaran a la entrada principal de la Universidad, ya que la policía estaba concentrando más efectivos para pasar a la carga.

Algunos de los muchachos se replegaron y entre ellos la valiente joven, llamada Elba Suazo, que por cierto es una de mis estudiantes del último año de Ingeniería Agronómica. Al tenerla cerca, apestaba terriblemente al humo lacrimógeno de las bombas que seguían disparando los policías y le dije, en son de broma “recuerde que esto no la exime de la prueba que tenemos hoy” y, a pesar de la tensión, ella sonrió divertidamente de mi ocurrencia.

La batalla continuaba; de pronto, vi que traían a un joven con señales de asfixia en brazos de dos compañeros y, además de mojarle toda la cabeza con agua, lo untaron de aceite vegetal que enviaron de la cocina de la Universidad “al frente de batalla” para que mitigue el ardor que provoca el gas lacrimógeno en la piel. Yo también lo probé y de verdad funciona.

Cerca de las 10 de la mañana, los policías recibieron más refuerzos que llegaron en 4 autobuses repletos y con grandes cantidades de municiones, por lo que las balas de goma, granadas de gases lacrimógenos y bombas de perdigones que estallan a 4 ó 5 metros de altura se multiplicaron. En las filas de los jóvenes estudiantes seguían apareciendo los heridos. De pronto vi que traían a otro herido manando abundante sangre de la cabeza y reconocí a otro de mis estudiantes. Un muchacho muy callado que, realmente, me sorprendió su participación en esta jornada.

En medio de aquel ambiente caótico, oí gritos que provenían de otro grupo de estudiantes. Me acerqué y pude ver a otro joven que estaba siendo auxiliado porque uno de los perdigones le había sacado un ojo de su órbita. El infortunado estudiante del penúltimo año de Zootecnia, llamado Roberto Rizo, del municipio de Matiguas en el departamento de Matagalpa, perdió su ojo izquierdo producto de la represión policial. Un amargo día que nunca olvidará.

Y siguió la batalla. Los policías cubiertos con sus trajes protectores y cascos arremetían protegidos con sus escudos transparentes, en formación compacta como las legiones romanas y detrás de ellos otros policías seguían disparando bombas y perdigones. Rodearon la Universidad e introduciendo sus escopetas por las barras metálicas del cerco, disparaban a todo lo que se moviera dentro del recinto que cuenta con Autonomía y por lo tanto los policías no pueden hacer eso. Sin embargo, con tiros parabólicos de sus fusiles, lanzaban granadas de gas lacrimógeno inundando todo con el nocivo humo. No sé qué pretendían, si el grueso de los estudiantes estaba dentro del recinto universitario donde me encontraba.

A eso de las 1 de la tarde, el personal de cocina llegó con la comida para los estudiantes. Escribo llegó, porque el comedor estaba inundado de gas lacrimógeno y solo dio tiempo de cocinar arroz y frijoles que les llevaron a los jóvenes protestantes a las áreas verdes de la Universidad, es decir bajo los árboles lejos del alcance de las balas y los gases. De igual forma, a los policías les llevaron su comida y hubo una breve pausa, interrumpida solamente por algunos disparos y bombas que estallaban. Bueno, afortunadamente el gas lacrimógeno llegaba hasta el improvisado punto de merienda un poco disipado y permitió que los estudiantes comieran y se relajaran un poco.

La comida y la pausa hicieron surgir nuevas ideas a los muchachos y algunos propusieron quitar las armas a los guardas de seguridad de la Universidad y dispararles a los policías que los estaban atacando salvajemente. Afortunadamente, esa idea no prosperó, pero los ánimos estaban tan caldeados que falto poco, muy poco para que los estudiantes se armaran y se produjera un baño de sangre todavía más violento que el del momento.

De pronto, por un camino alterno o como decimos en Nicaragua, por veredas, y burlando el cerco Policial, veo llegar a un grupo de muchachos que inmediatamente se pusieron gabachas blancas. Pensé que eran estudiantes de la Facultad de Ciencia Animal, pero, empezaron a dar atención a los heridos y entonces al preguntarle a uno de ellos, me di cuenta que eran estudiantes de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) que llegaron solidarios a brindar apoyo a sus compañeros e instalaron un precario puesto médico en una de las aulas de la Facultad de Desarrollo Rural, atendiendo con los insumos de primeros auxilios que llevaban en sus mochilas estudiantiles.

Por la mañana, el Rector de la Universidad trató de mediar con los policías, pero no le hicieron caso y tuvo que buscar refugio rápidamente para evitar ser herido. A eso de las cuatro de la tarde, los estudiantes nuevamente le exigieron al rector que intermediara con la policía, ya que las fuerzas especiales enviadas por estos querían tomar por asalto el otro recinto de la Universidad donde había un pequeño grupo de estudiantes, ya que muchos habían huido y otros fueron capturados. Preparaban un asalto no importándoles, a como señalé, la Autonomía de las Universidades Nicaragüenses.

Afortunadamente, un jefe policial hizo unas llamadas, o al menos eso pareció y a eso de las 3:30 de la tarde, acordó con el Rector, que los estudiantes se reconcentraran en el recinto donde me encontraba y hubo un alto al fuego. Se acordó la salida de los estudiantes sitiados, pero que no llevaran piedras ni palos, o sea el armamento con el que contaban. Bueno, nosotros también estábamos sitiados, pero éramos un grupo más numeroso.

El desfile de los estudiantes en fila, cruzando la carretera en medio de los escombros de la batalla y las fuerzas policiales tomándoles fotos y viéndoles con gestos de odio, solo me recordó lo que debió de ser la salida de los cristianos durante la caída de Jerusalén en Octubre de 1187. ¡Aunque no creo que las fuerzas de Saladino, luego de acordar la rendición en buenos términos, hayan mostrado tanto odio como estos policías!

Una vez que el grupo terminó de llegar, pasaron a curar a los heridos y a comer de la magra ración que todos, estudiantes, profesores y resto de personal administrativo y de servicio habíamos compartido este día tan difícil.

Después del desalojo, parece que los policías se dieron cuenta que los estudiantes eran tan pocos y todos estaban dentro del recinto principal de la Universidad que optaron por suspender el cerco y llevarse a todo el exagerado personal y su arsenal a reprimir en otro lado. A eso de las 5:30 a 6 de la tarde, solo quedaban unos pocos policías en motocicletas a la expectativa de cualquier intento de reanudar la protesta.

Sin embargo, desde temprano andaba circulando la noticia de que grupos de choque de la Juventud Sandinista, leales al gobierno, estaban pensando en atacar y tomarse la Universidad Agraria. Esto era basado en una foto, real o no, que la habían enviado a uno de los estudiantes sitiados. El ataque se esperaba a las 10 de la noche con corte de energía y agua, como en un sitio a un lugar de peligro.

Finalmente, a eso de las 7 de la noche, decidí retirarme a casa, en medio de una tensa calma y esperando que lo del asalto nocturno no fuese más que un rumor. Cuantos estudiantes heridos y arrestados con lujo de violencia como si se tratase de criminales dejó este día. El número no lo sé, por lo convulso de la situación.

Rumbo al estacionamiento donde dejé mi auto, pasé cerca del aula de la Facultad de Desarrollo Rural donde los alumnos de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua se preparaban ante la posibilidad de recibir a nuevos estudiantes heridos si se perpetraba el anunciado ataque.

A punto de subir al auto, una basurita se me introdujo en el ojo. Solo la saque con cuidado y listo, tenía visión completa. Este pequeño acto tan trivial, me hizo pensar en el desafortunado Rene Rizo, el joven estudiante del penúltimo año de Zootecnia que este día por la mañana se preparó para asistir a sus clases normalmente contando con sus dos ojos y hoy por la noche está en un centro asistencial cuidando su maltratado rostro e iniciando el difícil periodo de duelo por su valioso ojo izquierdo reventado por una bala de goma disparada por un policía que, según su lema o slogan “velan por la alegría del pueblo”. Irónico, ¿verdad?...

Cacique Diriangen (Pseudónimo)
Profesor de la Universidad
Nacional Agraria
Managua, Nicaragua.
Marzo 19 de 2018.

 

Internacional

El régimen criminal de Ortega cometió delitos de lesa humanidad

delitos de lesa humanidad.jpg

Por Enrique Sáenz

La misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, presentó su informe preliminar. Este es un informe que debemos leer todos los nicaragüenses comprometidos con la democracia.

El informe reporta 76 personas muertas, 868 heridos, 438 detenidas y un número indeterminado de desaparecidos. Pareciera un reporte de guerra. Solo que aquí no había guerra sino de la embestida criminal de la policía y de las turbas diabólicas del régimen en contra de estudiantes, de jóvenes y población desarmada.

Además de los asesinatos, heridos y desaparecidos, el informe señala textualmente “detenciones ilegales y arbitrarias; prácticas de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, censura y ataques contra la prensa y otras formas de amedrentamiento como amenazas, hostigamientos y persecución dirigidas a disolver las protestas y a inhibir la participación ciudadana”.

Con toda claridad la CIDH indica que la represión estuvo a cargo de la policía nacional, sus fuerzas antimotines y grupos parapoliciales, esto es, las turbas diabólicas de Ortega. Pero, además de las acciones criminales ejecutadas por las fuerzas represivas, el informe cita la actitud perversa de los hospitales Cruz Azul, Roberto Calderón, Lenin Fonseca, Óscar Danilo Rosales y Alemán-Nicaragüense, que se negaron a recibir y atender a los heridos.

En definitiva, la CIDH retrata de cuerpo entero a un régimen criminal. Los nicaragüenses ya lo sabíamos. Ahora la comunidad internacional también lo sabe, por una voz autorizada, especializada e imparcial, que en Nicaragua una mafia criminal se encuentra a la cabeza del Estado.

Ante las conclusiones de este informe la pregunta que se impone es ¿Estamos obligados los nicaragüenses a someternos a los designios de una camarilla criminal?

La verdad es que después de leer el informe de la CIDH resulta asqueroso escuchar en el diálogo nacional, las intervenciones de los representantes del régimen criminal, quienes, con el mayor descaro se llenan la boca hablando de respeto a la Constitución y a las leyes.

¿Cuál Constitución? ¿Hablan acaso de una ley suprema, producto del consenso social, aprobada por representantes acreditados por el sufragio popular en elecciones libres y transparentes? ¡Qué va a ser amigo!

Se refieren a la Constitución que, con una mayoría espuria, resultante del fraude electoral del 2011, elaboraron a la medida de los designios de Ortega.

Pero admitamos la Constitución y preguntémonos ¿Acaso ellos la respetan para exigirnos que la respetemos?

Hagamos un brevísimo repaso. El artículo 23 de la Constitución establece “El derecho a la vida es inviolable e inherente a la persona humana. En Nicaragua no hay pena de muerte”; y la CIDH constató muerte de 76 nicaragüense a manos de las fuerzas represivas del régimen. ¿Es, o no es, una violación flagrante a la constitución?

El artículo 33 de la misma ley fundamental señala “nadie puede ser sometido a detención o prisión arbitraria, ni ser privado de su libertad, salvo por causas fijadas por la ley”. Y el informe habla de detenciones masivas y arbitrarias. ¿Es, o no es, una violación flagrante a la Constitución?

El artículo 36 dice “Nadie será sometido a torturas, procedimientos, penas ni a tratos crueles, inhumanos y degradantes. La violación a este derecho constituye delito y será penado por la ley”. Y la CIDH habla de torturas y tratos crueles e inhumanos. ¿Es, o no es, una violación flagrante a la Constitución?

Pero además constituyen delitos de lesa humanidad, según los define el código penal vigente. ¿Qué significa “lesa humanidad”? Que son delitos que lastiman y agravian a la humanidad entera.

El artículo 466 del código penal dice “Quien someta a otra persona a cualquier tipo de tortura física o psíquica con fines de investigación penal, como medio intimidatorio, castigo personal medida preventiva, pena o cualquier otro fin, será sancionado con pena de siete años de prisión”.

Y el 488 incluye también entre los delitos de lesa humanidad el siguiente “la autoridad, funcionario empleado público o agente de autoridad que detenga legal o ilegalmente a una persona y no dé razones sobre su paradero, será sancionado con pena de cuatro a ocho años de prisión”.

Hablan de respeto a la ley y Estado de Derecho ¿Acaso algún mando policial o algún para militar se encuentra sometido a proceso judicial por estos delitos? ¿Y quiénes son los responsables? A confesión de parte, relevo de pruebas. Al suscribir el acuerdo de “la tregua” y al asumir, ayer, el informe de la CIDH, los representantes de la mafia criminal confesaron públicamente su responsabilidad en los crímenes.

¡Y todavía tienen el descaro de hablar de respeto a la constitución y a las leyes!

En lugar de pasar horas y horas hablando de tranques que van, y tranques que vienen, lo que corresponde debatir en el diálogo, señoras y señores, es cómo van a ser juzgados los delincuentes confesos. Lo que corresponde discutir es cómo la mafia criminal señalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es sometida a la justicia y a la ley. Obviamente, es algo que solamente puede lograrse a cabalidad sin Ortega en el poder.

Este artículo es responsabilidad única del Dr. Enrique Sáenz. El autor de este artículo es economista y abogado. TV Español Magazine no se hace responsable en ningún caso del contenido, información, opiniones y comentarios.

 

 

 

 

Internacional

El estadio Azteca cumple más de medio siglo

estadio Azteca.jpg

Marcado por la genialidad de O Rei Pelé y del argentino Diego Armando Maradona en dos Copas del Mundo, por la huella de “la mano de dios”, y el eco del gol del siglo en sus tribunas de concreto, este mes de mayo el Azteca de la Ciudad de México cumple 52 años siendo uno de los estadios históricos del fútbol mundial.

 

La historia del estadio Azteca está plagada de momentos memorables. Los goles de Pelé en el Mundial de 1970 y los que Maradona plasmó para los libros de historia en la Copa Mundial de 1986, y recuerdos inolvidables de los dos grandes del fútbol con el trofeo de campeón en sus manos.

 

El Mundial de 1970 fue el primer gran torneo en el Azteca y su protagonista fue Pelé (Edson Arantes do Nascimiento), que aquí cerró su laureada trayectoria en Copas del Mundo, con 14 partidos, de ellos 12 ganados, un empate y una derrota. Además, hizo 12 anotaciones y levantó tres títulos.

 

La ‘canarinha’ de Pelé, Rivelino, Tostao, Gerson y Jairzinho jugó todo el torneo en el estadio Jalisco de Guadalajara, pero fue en la final en el Azteca donde recogió la Copa Jules Rimet, que se disputó durante cuatro décadas y ocho Mundiales, desde 1930 a 1970.

 

Pelé anotó el primer gol de la final Brasil-Italia, para después hacerlo Gerson, Jairzinho y Carlos Alberto. El resultado final fue favorable de 4-1. Por Italia anotó Roberto Boninsegna.

 

En 1986, tal y como Brasil lo hizo en 1970, la selección de Argentina, entrenada por Carlos Salvador Bilardo, y liderada por Diego Armando Maradona, fue la primera en llegar y la última en salir de México.

 

El Azteca fue la fortaleza en la que batió a sus rivales ingleses en un partido donde se anotaron el gol del siglo y el de la “mano de dios”.

Maradona emergió como figura mundial de este partido de cuartos de final que se jugó el 22 de junio de 1986, un día que puede considerarse como la gran fecha del fútbol argentino por todo lo que rodeaba al partido contra Inglaterra.

 

En el Azteca, Maradona hizo cuanto quiso con sus rivales ingleses, les marcó el gol del siglo en una serie de regales donde dejó sembrados a ingleses por todo el campo, y llevó a la cumbre la picardía al hacer el gol más polémico de la historia, el de la “mano de dios”.

 

Si se plantea ¿Quién es el mejor futbolista de la historia, el brasileño Pelé o el argentino Diego Armando Maradona?, tendrá que ir a internet y volver a ver las genialidades del brasileño y del argentino en México, en el Estadio Azteca, para replantearse su sentencia final.

 

Maradona tiene una historia de 8 goles en 21 partidos de las Copas de Mundo de 1982, 1986, 1990 y 1994, y ha conseguido dos campeonatos.

 

Pero también entre las huellas de genialidad futbolística que guarda entre sus muros destaca una placa de metal que recuerda al mexicano Manuel Negrete como el autor del gol más bonito del mundial de México 1986, el de la media tijera, el del tirón de mechón que le dio Javier “El Vasco” Aguirre para celebrarlo.

 

En este marco histórico, el estadio Azteca celebra 52 años de historia, todo ello en medio de una remodelación que reducirá a 85.000 su capacidad de asientos en aras de una necesaria modernización que lo lleve por el siglo de la tecnología.

 

En la cancha del Azteca tuvo lugar un partido que en su momento mereció ser llamado “El Juego del Siglo”, entre las selecciones de Alemania y de Italia, en el Mundial de 1970, del cual el estadio tiene una placa conmemorativa.

 

En este encuentro el centrocampista alemán Franz Beckenbauer terminó con el brazo vendado e Italia avanzó a semifinales al ganar 4-3 en tiempos extras.

 

La selección de México también tiene una rica historia en el Estadio Azteca, su casa por antonomasia, porque aquí ganó, en 1999, la Copa Confederaciones, en un partido contra Brasil en el que destacó el delantero Cuauhtémoc Blanco.

 

El Azteca fue construido entre 1962 y 1966 con el mayor aforo del mundo en su momento -105.000 aficionados sentados- solo detrás de lo que fue el estadio Maracaná de Brasil.

 

El empresario de la televisión mexicana, Emilio Azcárraga Milmo, quien en 1958 compró al equipo América, impulsó la construcción de este coloso de cemento y acero con la visión de verlo como escenario del fútbol mundial. El entonces presidente de la FIFA, Stanley Ross, estuvo presente para colocar la primera piedra en lo que eran los Ejidos de Santa Úrsula, en el sur de la Ciudad de México.

 

El estadio nació grande y ha sido sede de Juegos Olímpicos, dos Copas del Mundo, las de 1970 y de 1986, y numerosos torneos internacionales.

 

Su inauguración está fechada el 29 de mayo de 1966 con el partido entre el América de México y el Torino de Italia. El primer gol fue obra del brasileño Arlindo, jugador del América, y el resultado de ese partido fue un empate a dos goles.

 

En este primer encuentro el América salió con la alineación siguiente: Víctor Mendoza, Martín Ibarreche, Alfonso “Pescado” Portugal, Ataulfo Sánchez, “Titino” Martínez, Gilberto Vega, Alfredo del Águila, Arlindo dos Santos, José Alves “Zague”, “Vavá” y Jorge “Coco” Gómez.

 

El Torino le hizo frente con Lido Vieri, Natalino Fossati, Angelo Cereser, Giorgio Puia, Giancarlo Cella, Tennegi, Gualtieri, Giorgio Ferrini, Schutz, Gianbattista Moschino y Luigi Simoni, según datos de la página de aficionados del América.

 

El Coloso de Santa Úrsula, como también se le conoce, fue diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien también levantó la Basílica de Guadalupe y el Museo Olímpico de Lausana (Suiza).

 

Su construcción comenzó en 1962 y se terminó en 1966, cuatro años antes de la Copa del Mundo de México 1970 y el estadio es y ha sido siempre la casa del equipo América desde 1966, pero también lo ha sido, a lo largo de su historia, de los clubes Necaxa (1966-1971 y de 1982-2003), Atlante (1966-1983, 1996-2000 y de 2004-2007) y el Cruz Azul (1971-1996).

 

Fuera del deporte, el Azteca ha sido un escenario polivalente con funciones de boxeo, con conciertos especiales, como los cinco que Michael Jackson ofreció entre octubre y noviembre de 1993 y en los cuales reunió en total  unas 500.000 personas,  y con reuniones trascendentales como la visita del Papa Juan Pablo II de 1999.

 

El 14 de octubre de 1967, el Azteca puso un ring en su centro del campo para la pelea en la que el mexicano
Vicente Saldívar ganó el título mundial de peso pluma al vencer al inglés Howard Winstone.

 

Desde el 22 de febrero de 1993, el Azteca posee el récord mundial de más público reunido en una pelea de boxeo al haber recibido a un total de 132.247 aficionados para ver al peleador Julio César Chávez vencer por knockout al estadounidense Greg Haugen.

 

La despedida del cantante Vicente Fernández ha sido el último de los grandes conciertos que han tenido como sede el estadio Azteca, que también ha convocado a espectadores de deportes como el fútbol americano. El American Bowl de la NFL se ha jugado en 1994, 1997, 1998 y 2000.

 

También el 19 de noviembre de 2017, albergó por segundo año consecutivo un partido de temporada regular de la NFL, en el cual, los Raiders de Oakland enfrentaron al cuatro veces campeones del Super Bowl, los Patriotas de Nueva Inglaterra, ganando estos últimos 33-8.

 

El 30 de noviembre de 2014, el estadio más grande de México acogió el evento “Chespirito, Gracias Por Siempre” como homenaje póstumo de cuerpo presente a la estrella de la televisión en español, Roberto Gómez Bolaños, alias “Chespirito”, al que acudieron miles de personas. El estadio también fue uno de los lugares donde se filmó parte su exitosa de la película “El Chanfle”.

 

 

 

Internacional

¡Nicaragua tomó la ruta del cambio!

Nicaragua tomó la ruta del cambio.jpg

Por Dr Enrique Saenz

Evidentemente, el régimen orteguista no había enfrentado un desafío político y social semejante al que se ha desencadenado en estos días.

 

Sin dejarme llevar por el entusiasmo y sin el más mínimo ánimo de exagerar, debo afirmar que en estos pocos días Nicaragua cambió de rumbo. Por supuesto, queda camino por recorrer y batallas por librar, pero ya los nicaragüenses enderezamos la ruta y hemos tomado el sendero que inevitablemente nos conducirá a sustituir al régimen de Ortega, por una nueva Nicaragua. Una Nicaragua con democracia, con derechos, con honradez, con justicia y con prosperidad compartida.

 

La historia enseña que los procesos de cambio no se producen de un día para otro. Se van incubando en el seno de las sociedades hasta que maduran y salen a la superficie.

 

Hasta hoy, el régimen creía tener todo bajo control. Un rígido dominio de las instituciones públicas, incluyendo ejército, policía y administración de justicia. Una sólida alianza con los grandes grupos empresariales. Una inmensa fortuna. Y buena parte de la población aquietada por intimidación, impotencia, manipulación o resignación.

 

La historia también enseña que mientras mayor es el poder, mayor es la ceguera y mayor es la arrogancia. Y así, abusaron una y otra vez de su poder económico y de su poder político.

 

En el plano político, excluyeron, atropellaron derechos e impusieron fraudes electorales. La población respondió, dos veces, con una abstención masiva. Leyeron mal y lo tomaron como señal de yoquepierdismo y pasividad.

 

En el plano económico, se acostumbraron a la opulencia y a la abundancia que les proporcionaba la apropiación de los fondos de la cooperación petrolera venezolana.

 

Pero la abundancia fue para ellos y sus aliados. No fueron capaces de dar respuestas en términos de empleo, educación de calidad, salario y mejoría para las pequeñas, micros y medianas empresas.

 

Cuando menguó el chorro de petrodólares, no se resignaron. Y resolvieron descargar su avaricia sobre las espaldas de las familias nicaragüenses

 

Se acabaron las láminas de zinc, las gallinitas, los chanchitos, las casas para el pueblo. También quedaron el descrédito las promesas de milagros como el canal, el satélite, la refinería y demás delirios con que engatusaron a tanta gente.

 

Y cambiaron dádivas por castigos.

 

Castigaron semana a semana con los aumentos de los precios del combustible. Y la gente aguantó.

 

Aumentaron la tarifa del transporte intermunicipal. Y la gente aguantó.

 

Castigaron a la gente con aumentos soterrados en el servicio de agua potable. Y la gente ha aguantado.

 

Retuercen los bolsillos de sectores medios y empresarios con las elevadas tasas de interés bancario. Y la gente ha aguantado.

 

Y como sal en una herida abierta, en contraste con las penurias de las familias, desataron una orgía de corrupción. Sin ir muy largo, allí está el ejemplo del INSS. Y la gente ve en municipios, ciudades y a nivel nacional como aparecían potentados de la noche a la mañana. El caso más flagrante, el de Roberto Rivas. Impunidad y corrupción.

 

Y no se percataron que el agua comenzaba a meterse por debajo de la línea de flotación.

 

Impusieron el alza de las taritas de electricidad, que las vamos a sentir dentro de poco. Y luego el garrotazo de las reformas a la seguridad social.

 

Y la liebre saltó de donde menos se esperaba. Pensaban que la juventud estaba adormecida o domesticada y que las universidades estaban bajo su dominio total. Y allí prendió la mecha. Una mecha muy difícil de apagar. Porque jugar con la juventud, en todo tiempo y en todo lugar, es jugar con fuego.

 

Las movilizaciones estudiantiles están acompañadas de otra realidad social. Resulta evidente que las bases del régimen se erosionaron. Ni están dispuestas a movilizarse, mucho menos agredir a nicaragüenses, por la sencilla razón de que no tienen ya nada que defender. Son patéticas las expresiones en las rotondas. Se quedaron únicamente con pandilleros y delincuentes.

 

En estas condiciones han tenido que acudir al recurso de la represión policial, a lo bruto. Y a la censura de los medios de comunicación. Hasta el canal de televisión católico suspendieron.

 

Hay que decirlo. Somoza, ante la insurgencia armada, al menos guardaba la forma de emitir un decreto de suspensión de garantías constitucionales. El presidente Daniel Ortega, por sí y ante sí, amordazó canales, vapuleó a jóvenes, mujeres y ancianos, atropelló el derecho a la manifestación pacífica y censura medios de comunicación.

 

Pero, igual que todo régimen dictatorial, se equivocan creyendo que van a sofocar la energía de la juventud y del pueblo con represión. La inmensa mayoría de los nicaragüenses resolvieron tomar la ruta del cambio y ganaremos el cambio. La parálisis y el miedo quedaron atrás.

 

Expresamos nuestra voz de ánimo a la juventud y a todos los nicaragüenses amantes de la libertad.

 

Expresamos nuestra solidaridad con los golpeados, heridos y mutilados, y con los familiares de los fallecidos.

 

Exigimos el restablecimiento de la libertad de prensa.

 

Exigimos el respeto a la libre movilización y el cese de la represión.

 

Exigimos la derogación de las infames y anticristianas reformas a la seguridad social.

 

Exigimos cárcel para los corruptos.

 

¡No más muertes de nicaragüenses a causa del régimen dictatorial!

 

Internacional

Nicaragua - ¿Vamos por buen camino?

gettyimages-88095475.jpg

El mes pasado se informó sobre el arresto del ex presidente de Guatemala, Álvaro Colom, junto con varios de los ministros que le acompañaron en su gobierno. Todos están acusados por actos de corrupción. En ese país también guarda prisión el ex presidente Otto Pérez Molina, y quien fuera su vicepresidenta Roxana Baldetti. Ambos por acusaciones de corrupción.

 

Las investigaciones sobre los actos de estos ex mandatarios guatemaltecos estuvieron a cargo de la entidad conocida como CICIG, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala. La CICIG es una institución especial creada al amparo de las Naciones Unidas, con el apoyo de la comunidad internacional, ante la impotencia para combatir la corrupción de las instituciones públicas nacionales.

 

El actual presidente, Jimmy Morales, también fue acusado por actos de corrupción, pero éste cómico de profesión, resultó más astuto que sus antecesores. Compró conciencias de diputados repartiendo el presupuesto y éstos lo salvaron de ir a dar con sus huesos a la cárcel. Ahora, el flamante cómico convertido en presidente ha desatado una guerra feroz en contra del titular de la CICIG. Incluso intentó expulsarlo del país. Evidentemente el propósito del mandatario chapín es restablecer la impunidad.

 

Guatemala, pues, está plagada de corrupción hasta los tuétanos. Pero hay instituciones que luchan por contenerla.

 

Jimmy-Morales.jpg

En Honduras, igual que en Guatemala, ante las dificultades de las instituciones nacionales para combatir la corrupción, se estableció, con el auspicio de la OEA, una institución parecida a la CICIG. Se llama Misión de Apoyo contra la corrupción y la impunidad en Honduras.

 

En semanas recientes, como resultado de los trabajos de esta institución, cinco diputados resultaron acusados por actos de corrupción. Ni cortos ni perezosos, los otros diputados se curaron en salud, y reformaron una ley mediante la cual se auto conceden impunidad todos ellos.

 

Por otra parte, se encuentran en la cárcel los acusados por un escándalo con los fondos de la seguridad social. Mientras, un ex presidente, Rafael Leonardo Callejas, guarda prisión en una cárcel de Estados Unidos, también por actos de corrupción.

 

En Honduras, se multiplican los actos de corrupción y hay instituciones públicas que favorecen el saqueo, pero también hay instituciones que la combaten.

 

LoMejorDel2016017.jpg

En El Salvador ocurre otro tanto. El expresidente Francisco Flores fue procesado y encarcelado. Falleció antes que se dictara sentencia.

 

El ex presidente Antonio Saca se encuentra guardando prisión, mientras se le sigue un proceso judicial junto con otros funcionarios de gobierno.

 

Por su parte, el ex presidente Mauricio Funez se encuentra refugiado en Nicaragua, bajo la protección de Daniel Ortega. Hay otros ex funcionarios salvadoreños guardando prisión, incluyendo un ex fiscal general de la república.

 

El involucramiento de tres ex presidentes nos da una idea de los altos niveles alcanzados en los actos de saqueo de los fondos públicos. Pero el procesamiento judicial y encarcelamiento de tres ex presidentes también es revelador de la fortaleza institucional que todavía conserva ese país vecino.

 

Este breve recuento es suficiente evidencia para afirmar que en los países del triángulo norte de Centroamérica la corrupción campea, pero hay instituciones que intentan combatirla. Y también una ciudadanía activa que se moviliza.

 

12024172.jpg

Con los antecedentes descritos, corresponde ahora vernos la herida y comparar cómo andamos aquí en Nicaragua.

 

Pues resulta que la prestigiada organización Transparencia Internacional publicó su acostumbrado informe anual en materia de corrupción. 180 países de todos los continentes son evaluados a partir del análisis de diversos indicadores.

 

¿Qué refleja el informe?

 

En cuanto a Centroamérica, Nicaragua es el país que registra los peores indicadores de la región. Se encuentra detrás de Guatemala, de Honduras y de El Salvador. En el reporte correspondiente al 2017 nuestro país ocupa el puesto 151. El año anterior, en el 2016, ocupaba el lugar 145. Vamos para atrás, como el cangrejo.

 

A nivel de América Latina, tres países encabezan la lista de los más corruptos: Venezuela, Haití y Nicaragua.

 

Esto significa que a pesar del control que ejercen sobre la mayoría de los medios de comunicación y de las patrañas que pretenden hacernos creer de que “vamos por buen camino”, a nivel internacional se ve lo mismo que vemos la mayoría de los nicaragüenses: que una camarilla corrupta se ha apoderado de las instituciones del Estado para disponer a su gusto y antojo del patrimonio nacional.

 

En resumen, con todo y lo que hemos mencionado sobre la corrupción en Honduras, El Salvador y Guatemala, conforme el reporte de Transparencia Internacional Nicaragua se exhibe como el más corrupto de Centroamérica.

 

Un estatus humillante y una imagen bochornosa que debería avergonzarnos a todos y movernos a actuar, a todos los que aspiramos a vivir en un país donde se imponga la decencia.

 

 

 

 

Internacional

La mantarraya gigante, el “diamante negro” de Revillagigedo

portada-Islas-Revillagigedo-02.jpg

La mantarraya gigante, conocida como "diamante negro" por su forma y color, es desde hace varios años uno de los principales atractivos turísticos que se han puesto de moda en el Archipiélago de Revillagigedo, en México, lugar considerado “Patrimonio natural de la humanidad” por la UNESCO el 17 de julio de 2016.

"Se estima que casi el 50 % del turismo que visita Revillagigedo es para ver y nadar con las mantarrayas", dijo en entrevista con Efe el biólogo marino Isaí Domínguez Guerrero, miembro de la organización civil N-Gen.

Los "diamantes negros" pertenecen al grupo de las rayas y es la especie de este grupo más grande del mundo, llegando a medir hasta 7 metros de aleta a aleta, explicó el especialista de la Nueva Generación de Investigadores del Desierto Sonorense.

Estas mantarrayas tienen cuerpos aplanados, silueta similar a un diamante y son de color negro con manchas blancas, lo que las hace únicas y atractivas para los visitantes aun cuando el viaje sea mayor a 24 horas para llegar hasta las islas Revillagigedo.

san-benedicto-dji-kipevansmb.jpeg

El archipiélago, que desde el 6 de junio de 1994 fue declarado Área Natural Protegida” y el pasado 25 de noviembre 2017, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, lo decretó como “Parque Nacional al Archipiélago de Revillagigedo, convirtiéndolo así en el más grande de América del norte, para asegurar su conservación dotándolo de la mayor protección; está formado por cuatro islas (isla Socorro, isla Clarión, isla San Benedicto e isla Roca Partida), localizadas a 400 kilómetros de Cabo San Lucas, Baja California Sur.

Este grupo de islas en el océano Pacífico son las más remotas del territorio mexicano. Ahí se pueden ver a las mantarrayas durante todo el año, principalmente en época invernal", señaló.

Esta especie marina vive en mares tropicales y templados de todo el mundo, en aguas poco profundas, cerca de la costa y ligada a arrecifes, en donde se alimenta de plancton, calamares y peces pequeños.

"No son especies migratorias; aunque si se conocen algunos de sus movimientos", explicó el biólogo marino. En México, las mantarrayas gigantes también se pueden observar en las costas de Nayarit o Jalisco.

Esta mantarraya es muy atractiva para los turistas, a pesar de su extraña apariencia y naturaleza misteriosa, ya que tiene una gran inteligencia y sobre todo empatía por los buzos.

Domínguez detalló que "a las mantarrayas les gusta la presencia de los buzos, las burbujas que salen de los tanques de oxígeno les hacen cosquillas y eso les gusta, son muy amigables y es una gran experiencia de nadar con ellas".

manta-raya-gigante.jpg

Son muy longevas, ya que pueden vivir hasta 50 años, y cada una a lo largo de su vida puede generar hasta 1 millón de dólares derivado de los servicios turísticos, señaló.

Según datos de la revista Biodiversitas, los viajes de buceo turístico al Archipiélago de Revillagigedo generan un beneficio de cerca de 14 millones de dólares al año.

A pesar de tener un potencial económico tan grande en la industria del turismo tiene una gran presión pesquera en diversas partes del mundo, existe una gran demanda por sus branquias y carne, que es consumida en China principalmente.

Esta especie es "vulnerable", según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

"En México, la protege la Norma Oficial 029 que regula la pesca responsable de tiburones y rayas. Tiene veda permanente, su pesca y comercio están prohibidos", recordó Domínguez.

A pesar de ello, la mantarraya gigante está amenazada por el desconocimiento, ya que se cree que tienen aguijón venenoso en la cola y esto es falso. También por la pesca incidental con las redes de arrastre de los barcos y el turismo de alto impacto, que puede afectar el comportamiento de la especie, alertó.

Puede ser un gran atractivo turístico siempre que haya planes de manejo adecuado y un turismo controlado, destacó el especialista.

"En Revillagigedo, a pesar de ser un santuario, no hay autoridades vigilando constantemente, no sabemos en realidad qué tanto está afectando la presencia de los buzos ni cuál es "la capacidad de carga" para el turismo", enfatizó.

"El turismo relacionado con el nado con mantarrayas es relativamente nuevo en la zona de Revillagigedo, se tienen datos que se ha triplicado el número de visitantes, y es muy buen momento para empezar a regularlo", finalizó el biólogo.

Internacional

Hitler ¿muerte o suicidio?

49737_5.jpg

El septuagésimo tercer aniversario de la muerte de Adolf Hitler ha acelerado la publicación de varios libros sobre el Führer en los que se vierten distintas teorías sobre si, finalmente, se suicidó en Berlín o murió años más tarde en Paraguay.

 

 La mayoría de las biografías de Adolf Hitler apuntan a que se suicidio el 30 de abril de 1945 en un búnker de Berlín, un hecho del que se cumplen 73 años, aunque algunos libros publicados por tal efemérides cuestionan si realmente el Führer se quitó la vida.

 

El periodista y escritor peruano Eric Frattini cuestiona este suceso desde el mismo título de su libro “¿Murió Hitler en el búnker?” (Editorial Temas de Hoy). Frattini (Lima, 1965) se ha aprovechado de más de tres mil documentos oficiales para “tirar abajo” todas las teorías sobre el suicidio del líder nazi.

El autor peruano reconoce que, antes de empezar su indagación, era un “defensor” del suicidio y ahora, “después de leer tantos documentos considero en un 50% que se podría haber suicidado en el búnker y en un 50% que se escapó y llegó a Argentina”.

 

Sobre la posible huida a Latinoamérica, Frattini se basa en archivos del FBI, la CIA, el MI6 británico, el KGB, el FSB -agencia rusa sucesora del KGB-, la Comisión de Esclarecimiento de Actividades Nazis en Argentina (CEANA) y del gobierno alemán, entre otros, todos ellos recopilados “durante seis años de investigación”.

En uno de estos documentos oficiales, firmado por el exjefe de la Gestapo, Heinrich Müller, autoriza “un vuelo especial” de Berlín a Barcelona (España) el 20 de abril de 1945 “donde el número uno y el número dos en la lista de pasajeros son Hitler  y su esposa Eva Braun”.

 

49737_2.jpg

Cerca de estas teorías que descartan el suicidio de líder del nacionalsocialismo y su viaje a España se sitúa la obra del escritor argentino Abel Basti, “Hitler, el hombre que venció a la muerte”, quien sostiene que el dictador no murió en Alemania sino en Paraguay.

 

Basti, que ya antes publicó “Hitler en Argentina y “El exilio de Hitler”, vuelve a centrarse en la figura del Führer cuando Alemania está a punto de perder la II Guerra Mundial y busca un plan de huida.

 

Como sostiene Frattini, Basti apunta a que Hitler se trasladó a España, en abril de 1945, y desde allí viajó a la Patagonia argentina junto a Eva Braun en un submarino, con la protección del entonces presidente de facto, Edelmiro Farrell, y de Juan Domingo Perón, su ministro de Guerra, que llegaría después al poder.

 

Durante los dos primeros mandatos de Perón (1946-1955), Hitler habría vivido supuestamente en una hacienda próxima a la sureña ciudad argentina de Bariloche, bajo el nombre de Adolf Schütelmayor.

 

El escritor argentino apunta que tras la caída de Perón, en 1955, éste pidió al dictador paraguayo, Alfredo Stroessner, que acogiera a Hitler en Paraguay donde, según Basti, moriría en 1971 y sus restos habrían sido enterrados en la cripta de un búnker subterráneo, bajo un edificio hoy ocupado por un hotel.

 

Desde Alemania, la editorial Berlin Story Verlag ha querido acercar la figura del guía nazi a las nuevas generaciones con dos libros que fueron presentados en el antiguo búnker de la estación berlinesa de Anhalter Bahnhof.

 

Se trata de una biografía en imágenes, “Adolf Hitler”, firmada por el historiador y periodista Armin Fuhrer, sobre los cien últimos días del dictador; y el relato “El final de Hitler”, del también historiador y periodista Sven Felix Kellerhoff, que aborda “el drama” desde el regreso del dictador a Berlín el 16 de enero de 1945, hasta su supuesto suicidio el 30 de abril, y relata la fantasmal vida en el búnker del dictador.

 

La obra de Armin Fuhrer constituye una nueva biografía que era “urgentemente necesaria, precisamente porque hay tanto escrito sobre el dictador que se pierde la perspectiva”, según asegura el autor.

 

Según Fuhrer, nacido en 1963, su generación “ha dado vueltas durante décadas al pasado nazi de Alemania, pero no así los jóvenes que tienen ahora 20 o 25 años”.

 

Por su parte, Kellerhoff apunta que quien capitaneó la revolución nazi en Alemania se quitó la vida de un balazo, “probablemente después de ingerir una cápsula de veneno” y explica que “no hay país que haya dedicado tanto tiempo a estudiar su pasado como lo ha hecho Alemania”.

 

En ese pasado está la figura de Adolf Hitler, nacido en la localidad de Braunau am Inn, Austria, el 20 de abril de 1889 y muerto el 30 de abril de 1945, en Berlín, según este autor.