Bienes Raíces

Tertulia Inmobiliaria--¿Es posible vivir en el extranjero cómodamente al vender nuestra casa y trasladar la ganancia a otro país?

Pregunta: Estimado Mario: Mi esposo y yo estamos contemplando jubilarnos, pero viendo como esta de caro todo por acá pensamos que si fuera posible podríamos trasladarnos a otro país – ya sea de donde provenimos o hasta a otro donde el costo de la vida es asequible y el ambiente seguro y tranquilo. ¿Será posible vivir en el extranjero cómodamente al vender nuestra casa y trasladar la ganancia a otro país?

        – Margarita C., San Pablo, CA

Respuesta: Mi estimada Doña Margarita: Una casualidad que su pregunta llegue justo al estar platicando con un amigo que recientemente regreso de unas merecidas vacaciones del Uruguay, donde según relata, dice ser no solo un país repleto de paisajes bellos y acogedores, y gente muy cordial, sino también un lugar donde su economía le permite a cualquiera con una pensioncita vivir “cómodamente” – y viendo los precios de las casas por allá, ¡verdaderamente que se ve muy factible!

Antes de soltar la imaginación y tomar vuelo hacia los países que ofrecen lo mejor para alguien que cuenta con los recursos que ofrece los Estados Unidos de América – generosos en cualquier país menos aquí – veamos cuales son los países que según AARP (la Asociación Americana de Personas Jubiladas), un grupo de interés con sede en los Estados Unidos de América cuya misión declarada es “capacitar a las personas para elegir cómo vivir a medida que envejecen,” llenan sus requisitos de seguridad y asequibilidad:

‣ Costa Rica  ‣ México

‣ Panamá       ‣ Ecuador

‣ Uruguay     ‣ Malasia

‣ Portugal      ‣ Japón 

Para uno de latino no sería demasiado difícil adaptarse a cualquier país donde hablan nuestro idioma, pero imagínese ir al Japón donde no solo tendría que lidiar con un cambio cultural, sino también aprender otro idioma – y ¡a la tercera edad!  

Una decisión de esta importancia no se debe hacer sin mucho estudio y análisis. Veamos algunos de los factores que quizá no haya considerado en esta pregunta mi estimada Margarita. Como ciudadana o residente, para la mayoría de los países lo siguiente es importante:

Un estadounidense con solo un pasaporte generalmente puede permanecer en un país extranjero por hasta 90 días. Algunos expatriados que residen en Canadá o México permanecen durante años, toman un autobús a través de la frontera y regresan cada tres meses para reiniciar el reloj (por asunto migratorio/legal), y manteniendo esta rutina pueden prácticamente vivir en su nuevo país indefinidamente. 

Las estadías prolongadas (más de 90 días), generalmente requieren una visa de residencia, que puede ser necesario renovar anualmente durante varios años antes de que se pueda solicitar y conseguir la residencia permanente. 

Una solicitud de ciudadanía, en la mayoría de los países, requiere un período de residencia de larga duración, que varía desde un par de años hasta 10 años. Todo lo anterior es relativamente sencillo en la mayoría de los países para los jubilados, asumiendo que no quieren tomar un trabajo y pueden probar que tienen un ingreso estable.

La opción más común para un expatriado jubilado es entre la residencia permanente y la doble ciudadanía. Recuerde que esto no elimina el que tenga que presentar una declaración de impuestos de los Estados Unidos de América cada año. Los estadounidenses tienen que pagar impuestos sobre la renta dondequiera que vivan, y deben pagarlos ¡sin importar dónde se ganaron sus ingresos!

No hace falta que opte por renunciar a su ciudadanía de los Estados Unidos de América para eliminar su factura de impuestos, pero ese paso es irrevocable y poco común. Según Forbes.com, algunos estadounidenses muy ricos que descubrieron que ya no podían ocultar sus activos en cuentas bancarias extranjeras renunciaron su ciudadanía estadounidense. Dado que una nueva ley de Estados Unidos de América exige que esos depósitos se informen al Departamento de Rentas Internas (IRS), los bancos lo hacen o se niegan a hacer negocios con los estadounidenses.

Doña Margarita, no es solo un sueño poderse llevar su dinero y la ganancia de la casa que pueda ahora valer mucho más de lo que le costó al comprarla, sino también tomar las medidas para que no le entregue una gran parte de esa ganancia al famoso Tío Sam.  Existen estrategias para ello, pero ese es tema de otra conversación.  Lo que sí quiero que sepa es que puede lograr su meta de jubilarse al extranjero – muchos lo hacen año a año, pero lo primordial es arreglar no solo en donde vivirá, sino también como manejará sus datos como los que aquí le mencione.

No se precipite a hacerlo todo sin asesoría, pero si considere estos factores claves entre todo lo demás que estará evaluando. 

Con solo imaginarme el paraíso donde usted y su esposo quizá irán – México, Panamá, Uruguay o cualquier otro país donde encuentre la tranquilidad y economía que le resultará menos complicada – me causa un suspiro. 

Espero que esta nota le ayude a realizarlo a corto plazo. ¡Felicitaciones y adelante!  Si le quedan inquietudes, llámeme al (415) 850-4361 ó envíeme un correo electrónico a: j.m.preza@gmail.com  ¡Hasta la próxima!