Salud

Ciencias, Salud

El Consumo De Bebidas Gaseosas Está Vinculado Con Un Mayor Riesgo De Muerte

El mayor consumo de bebidas gaseosas y dulces aparece vinculado con un aumento del riesgo de muerte por todo tipo de enfermedades, excepto cáncer, según un estudio en 10 países europeos a lo largo de 18 años, informó la revista Internal Medicine de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA).

Salud

Estudio asegura que a marihuana medicinal no reduce las muertes por opioides

La marihuana medicinal no reduce las muertes causadas por sobredosis de opioides en los Estados Unidos de América, según un estudio presentado por la Universidad de Stanford y que contradice una investigación previa a la que apelaron los defensores de la legalización del cannabis.

Ciencias, Salud

La contaminación ambiental puede contribuir a trastornos neuropsiquiátricos

Un estudio de datos sobre poblaciones en Estados Unidos de America y Dinamarca ha encontrado vinculaciones entre la contaminación ambiental y el incremento de la prevalencia de trastornos neuropsiquiátricos, como el desorden bipolar y la depresión, según un artículo que publicó la revista PLOS Biology.

Ciencias, Salud

Alerta En E.U.A Por Creciente Ola De Antivacunas En Medio De Nuevos Brotes De Enfermedades

América, líder en control y eliminación de enfermedades prevenibles con vacunación, afronta ahora el avance de un movimiento antivacunas que, aunque no ha tomado la fuerza que tiene en otras regiones, viene aumentando su influencia en medio de la alarma por la reaparición de brotes como el de sarampión.

 

Nacional, Salud

Adolescentes De Estados Unidos De América Consumen 10 Veces Más Marihuana Que Hace 30 Años

Los adolescentes de Estados Unidos de América consumen diez veces más marihuana que hace tres décadas, especialmente los hispanos y afroamericanos, aunque en general son menos proclives al uso de tabaco y alcohol, afirma un estudio difundido por la Universidad de Nebraska en Omaha (UNO).

Seguro Social, Salud

El Seguro Social Apoya El Día Nacional De Sobrevivientes De Cáncer

En el 2018, más de dos millones de personas fueron diagnosticadas con cáncer en los Estados Unidos de América. Esta estadística alarmante afecta a personas y familias en todas partes. Lo más probable es que conozca a alguien que ha sido afectado por esta terrible enfermedad.

Salud

Pepino, Agua Vegetal Repleta De Vitaminas

El pepino es más que un mero ingrediente de ensaladas y gazpachos. Bajo en calorías, pero rico en vitaminas y sustancias antioxidantes, el pepino nos proporciona salud y belleza por dentro y por fuera, ya que podemos comerlo, beberlo e incluso aplicarlo sobre la piel.

Medio Ambiente, Salud

El Cambio Climático Afecta A La Salud Y Aumenta El Riesgo De Muertes

El cambio climático tiene consecuencias significativas sobre el medio ambiente y la economía, pero también sobre la salud. Las personas con alergia o asma notan cada vez más los efectos del aumento de las temperaturas. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que estas condiciones climáticas pueden hacer aumentar el contagio de enfermedades transmitidas por insectos, como la malaria o el dengue.

Ciencias, Salud

90 Años De La Penicilina, El Medicamento Cambió El Curso De La Medicina

En 1929, una revista científica publicó el hallazgo del antibiótico efectuado por Fleming. El medicamento cambió el curso de la medicina, al permitir plantar cara a las infecciones bacterianas, que reducían dramáticamente la duración y la calidad de vida de la población.

Salud

¡Así Debe Cuidar Sus Pechos!

Se estima que este año se diagnosticará cáncer de mama invasivo a 266,120 mujeres solo en los Estados Unidos de América y que tendrá como resultado 41,400 muertes a causa de esta enfermedad.

Seguro Social, Salud

El Seguro Social Le Da Beneficios Adicionales Con Los Gastos De Medicamentos Recetados De Medicare

seguro social - medicare.jpg

Pagar de su bolsillo por medicamentos recetados puede ser una carga que muchas personas no pueden pagar. El programa de Beneficio Adicional con los gastos del Plan de medicamentos recetados de Medicare se diseñó para ayudar a las personas a obtener el medicamento necesario para llevar una vida saludable y productiva. 

Cualquier persona que tenga Medicare puede obtener cobertura de medicamentos recetados de Medicare. Algunas personas con recursos e ingresos limitados también pueden obtener el Beneficio Adicional para ayudar con los gastos (primas mensuales, deducibles anuales y copagos de recetas) relacionados con un plan de medicamentos recetados de Medicare. El Beneficio Adicional puede tener un valor de hasta $4,900 por año.

Para calificar para el Beneficio Adicional en el 2019, sus recursos deben ser limitados a $14,390 para una persona o $28,720 para una pareja casada que vive junta.

Puede solicitar el Beneficio Adicional en www.segurosocial.gov/espanol/beneficios/medicare/medicamentos/. También puede llamar al Seguro Social al 1-800-772-1213 (TTY 1-800-325-0778).

Para prepararse para

su solicitud, debe:

• Identificar las cosas que posee por sí mismo, con su cónyuge o con otra persona, pero no incluya su hogar, vehículos, lote en el cementerio, pólizas de seguro de vida o posesiones personales;

• Revisar todos sus ingresos; y

• Tener sus registros de antemano para así ahorrar tiempo.

• Los registros que necesitará son:

• Estados de cuenta que muestran los balances de su cuenta en bancos, cooperativas de crédito u otras instituciones financieras;

• Declaraciones de inversión;

• Certificados de acciones;

• Declaraciones de impuestos;

• Carta de aprobación de pensiones; y

Recuerde que el programa se creó porque existe una gran necesidad de asistencia para medicamentos recetados. El Seguro Social está aquí para ayudar. Para obtener más información sobre el programa del Beneficio Adicional, visite www.segurosocial.gov/espanol/beneficios. 

El Seguro Social y Medicare ofrecen servicios relacionados, por lo que las personas no siempre están seguras en el quién hace qué.

Usted puede comunicarse

con el Seguro Social para:

• Ver si tiene derecho a Medicare;

• Abrir una cuenta de My Social Security para hacer cosas como solicitar una tarjeta de Medicare de reemplazo e informar un cambio de dirección, nombre o número de teléfono;

• Inscribirse a Medicare Parte A (seguro de hospital) y Medicare Parte B (seguro médico);

• Solicitar el Beneficio Adicional con los gastos de la cobertura de medicamentos recetados de Medicare (Parte D);

• Informar un fallecimiento; y

• Apelar una decisión sobre la cantidad del ajuste mensual relacionado al ingreso (IRMAA, por sus siglas en inglés) (para las personas que pagan una prima más alta por la Parte B o por la Parte D si su ingreso es más alto a cierta cantidad).

Encuentre información sobre cómo hacer todo esto y más en www.segurosocial.gov/espanol/ y www.segurosocial.gov/espanol/beneficios/medicare/.

Saber quién contactar es el primer paso para obtener las respuestas que necesita. Comparta estas listas con familiares y amigos que necesiten saber más sobre el Seguro Social y Medicare.

Salud

Besos Románticos: Pasión Y Peligro

Estar enamorado y ser besucón pueden entrañar algunos riesgos, como el de sufrir una reacción alérgica al entrar en contacto con las sustancias presentes en la boca de nuestra pareja o contraer el “mal del beso”. 

"Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... yo no sé qué te diera por un beso", reza una de las más conocidas rimas del escritor y poeta del siglo XIX, Gustavo Adolfo Bécquer. No obstante, las investigaciones médicas recientes no dan pie al romanticismo del que hace gala el literato. 

"Los alérgenos, sustancias que desencadenan reacciones alérgicas en las personas sensibles a estos compuestos, pueden permanecer en la saliva de nuestra pareja hasta un día completo después de que los haya ingerido, incluso a pesar de haberse cepillado los dientes con hilo dental o lavado la boca", según el Doctor Sami Bahna, presidente del Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología.

Debido a ello, los besos pueden conllevar riesgos de producir reacciones a veces severas, en "esa minoría de personas cuyo sistema inmunitario puede reaccionar de manera intensa a una cantidad diminuta de alérgeno", ha señalado el doctor Bahna, jefe de Alergias e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Luisiana, en Shreveport.

En las hemerotecas puede rastrearse el caso de una joven, que falleció en Québec (Canadá) después que los médicos no pudieron solucionar la reacción que sufrió después de dar un beso a su novio, quien había comido un dulce de mantequilla de cacahuete. Ella era alérgica a ese fruto seco.

La quinceañera Christina Desforges falleció en el Hospital Chicoutimi, en Saguenay, tras sufrir los síntomas característicos de esta reacción (urticaria, hinchazón de la cara y el cuello y bloqueo de la respiración) y a pesar de haber recibido una inyección de adrenalina, que se emplea como antídoto para tratar el choque anafiláctico. 

"Para estas personas alérgicas extremadamente sensibles una cantidad muy pequeña de alimento o medicamento en los labios, la boca o la saliva puede causar un problema. No estamos hablando únicamente de besos apasionados. “, ha explicado el Doctor Bahna. 

Según el médico no es infrecuente que “las personas alérgicas sufran una reacción, como inflamación de los labios y la garganta, sarpullido, urticaria, picazón y/o respiración sibilante, inmediatamente después de besar a su pareja que ha consumido un alérgeno identificado”.

“Algunos individuos altamente sensibles pueden verse afectados horas después de que su pareja haya absorbido la sustancia que causa el problema porque su saliva sigue secretando ese alérgeno”, añade el alergólogo, quien aconseja a la persona con “una alergia alimentaria significativa” que se aseguren de que todo su círculo de familiares y amistades sepan “qué alimentos tiene ella estrictamente prohibidos". 

Para el doctor Bahna es vital que estos individuos se lo hagan saber específicamente a sus parejas ”para que eviten ingerir alimentos o medicamentos problemáticos, entre 16 y 24 horas antes de iniciar contacto íntimo. Cepillarse los dientes y enjuagarse la boca antes del contacto puede ayudar, aunque no elimina el riesgo”.

Además de acuerdo al prestigioso dentista Laurence R. Rifkin, de Beverly Hills, California, a través de los besos se pueden transmitir las bacterias que provocan las caries y suelen proliferar en la placa dental de muchas personas. 

Según el doctor Rifkin, experto en la denominada cosmética y escultura dental, “una sencilla prueba de saliva puede determinar qué personas son portadores de la bacteria de las caries y están expuestos al riesgo de lesiones dentales".

Para reducir la concentración de bacterias en la superficie de los dientes Rifkin sugiere usar tratamientos con productos fluorados que aumenten la resistencia dental a la caries y los ácidos 

Además, los besos son una vía rápida de contagio de enfermedades víricas y bacterianas, algunas de ellas muy comunes, según una recopilación de estudios realizada por la revista de divulgación científica "Muy Interesante".

Uno de los “contagios besucones” más usuales es el de los catarros y gripes, ocasionados por los virus rinovirus e influenza, que se transmiten con facilidad a través de la saliva.

El herpes simple, provocado por el virus herpes simplex también se contagia a través de los besos, al igual que la meningitis (inflamación de las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal) puede transmitirse a través de la saliva.

Aunque la dolencia más conocida trasmitida al besarse es la mononucleosis, que popularmente se denomina “enfermedad del beso” y afecta sobre todo a los jóvenes de entre 10 y 25 años, que son más vulnerables a esta infección.

Según el doctor Sergio García Vicente, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria de California, “la enfermedad se caracteriza principalmente por dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, e intensa fatiga y fiebre, y suele transcurrir sin problemas graves. Su tratamiento sirve para aliviar los síntomas.”

 

“La infección está causada por el virus de Epstein-Barr, que se transmite de una persona a otra mediante la saliva. Dar un beso es una de las formas más frecuentes por las que puede transmitirse. El periodo de incubación, desde la infección hasta el momento en que aparecen los primeros síntomas, es de 30 a 50 días”, señala el doctor Vicente.

“La mononucleosis, generalmente está ligada al virus de Epstein-Barr (EBV), pero también puede ser ocasionada por otros microorganismos como el citomegalovirus (CMV)”, añaden desde la Universidad de Maryland, Baltimore. 

Según los expertos de la Universidad “la fiebre ocasionada por la mononucleosis, normalmente cede en 10 días y tanto la inflamación de ganglios linfáticos como la del bazo se curan en unos 30 días. La fatiga usualmente desaparece en unas cuantas semanas, pero puede persistir por 2 ó 3 meses”.

 

Aunque en materia de besuqueo y salud, no todos son perjuicios, como demuestra un informe del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, que proporciona asesoramiento psicológico en relaciones de pareja y terapia sexual y asegura que hay una abundante documentación científica que demuestra los beneficios de besar.

Por ejemplo, según la agencia de salud, los besos apasionados estimulan la liberación en la sangre de otra hormona, la adrenalina, que contribuye a despertar un estado de alerta y gran energía física y mental, al hacer que aumente el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre.

El beso también estimula la liberación de endorfinas, unos opiáceos naturales del organismo, que provocan una sensación placentera, actuando como antídoto para la depresión y la consternación.

Por ello, la organización aconseja a las personas que se besen más, para combatir el desánimo que invade a muchos después de etapas como las fiestas navideñas, o las vacaciones, inclusive cuando se sufra la pérdida de algún ser querido.

Según los expertos, los besos que aportan más beneficios para la salud y contra las tristezas son aquellos cargados de pasión o emoción. Cuánto más "excitantes" y apasionados sean los besuqueos, "más hormonas se liberan en la sangre, y mayores son los beneficios para la salud.

Salud

La Dieta Del 7 De Enero

Las celebraciones navideñas pasan, pero los kilos que sumamos durante esos días de desenfreno gastronómico se quedan en nuestro cuerpo. 

“Las principales causas son el consumo excesivo de alcohol y dulces y la tendencia a comer durante las jornadas que rodean a los días de celebración de forma similar al 24, 25 y 31 de diciembre y el 6 de enero”, según Rubén Bravo, naturópata y experto en nutrición del Instituto Médico Americano de la Obesidad.

Según el, esta entidad, se espera que los excesos navideños afecten en mayor parte a los hombres, que este año subirán entre 3 y 4 kilogramos (kg) de media, mientras que las mujeres aumentarán entre 2 y 3 kilos. 

“Si extrapolamos y combinamos estos datos con los calendarios del 1 de diciembre hasta el 6 de enero, nuestras estimaciones nos arrojan que en los Estados Unidos de América los hombres se acercarán más al aumento de 9 a 10 libras y las mujeres de 4 a 6 libras de media”, señala Bravo a Efe.

Bravo traslada a Efe algunos consejos prácticos para adelgazar a partir del 7 de enero:. 

1.-  Realice cinco comidas al día, donde todas incluyan un alimento rico en grasas saludables (frutos secos, aceite de oliva, pescados grasos), una proteína de alta biodisponibilidad (huevo entero, leche de vaca, pescado, carne de ternera, pollo, arroz) y un hidrato de carbono basado en frutas o verduras de bajo índice glucémico (cerezas, uvas, ciruelas, melocotón, pomelo, ciruelas, manzana; brócoli, repollo, lechuga, cebolla, pimiento rojo, judías verdes, tomates, berenjenas )  o bien cereales integrales.

2.- Incluya en todas las cenas una onza de chocolate negro, y una copa de vino tinto.

3.- Distribuya los alimentos a lo largo del día para que se ajusten a nuestras necesidades bioquímicas y biorritmo humano: alimentos con más carga glucémica (carbohidratos que aportan más cantidad de energía en forma de glucosa) en el primer tramo del ciclo (de 6:00h a 18:00h), y alimentos más estructurales  (lácteos, carnes, pescados, huevos y marisco) en el segundo tramo del ciclo (de 18:00h a 6:00h). 

4.- Beba agua de forma abundante. Al menos dos litros diarios.

5.- Evite estos alimentos: dulces y pastelería, bebidas espirituosas, mantequillas y mantecas, frutas excesivamente dulces, café común, fritos o rebozados,  productos elaborados con harinas y cereales refinados, quesos y embutidos grasos, pasta y patatas.

Como sexto consejo, Rubén Bravo propone una sugerencia dietética llevadera y compatible con la vida laboral y social, basada en la “Dieta de los Días Alternos”, que es un plan de cuatro meses y tres fases, que combina de forma alterna tres tipos de días: depurativos, de régimen y sociales.

 Los “días depurativos” son calóricamente muy restrictivos y priorizan alimentos que propician la eliminación de toxinas y la depuración;  los “días de régimen” son un plan de alimentación equilibrado, apetitoso y que sacia; y los días sociales buscan compaginar la alimentación con la vida social  el fin de semana.

En tal sentido, Bravo sugiere alternar tras las fiestas días depurativos, con días de régimen entre semana, y realizar dos días sociables en el fin de semana, lo “que nos permitirá seguir con nuestra vida normal, sin saltarnos la dieta”.

El experto en nutrición también aseguro que “comer tarde y dormir poco, influye en nuestro peso corporal. Comer tarde repercute en las bacterias de nuestro organismo y puede provocar problemas metabólicos y riesgo de obesidad. Pero también dormir pocas horas se asocia a ganar peso al afectar al ritmo circadiano, el ciclo del día y la noche de nuestro organismo”.

La aseveración del nutriólogo se basa en un estudio de la catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia y directora del grupo de Investigación de la Obesidad, Marta Garaulet. “Hemos demostrado que hay un ritmo diario en la microbiota. Eso quiere decir que la diversidad de las bacterias cambia a lo largo del día y de la noche. Y, a mayor diversidad, mejor salud”, apunta. 

Un cambio de ritmo que han observado en un estudio, publicado en la revista científica The Faseb Journal, centrado en diez mujeres, de 22-23 años y de constitución delgada, que comieron lo mismo, pero una semana a las 2 de la tarde y otra semana a las 6:30 de la tarde.

Este estudio, que ha contado con la participación de los equipos de Garaulet en la Universidad de Murcia y del investigador Frank Scheer de la Universidad de Harvard, Cambridge, Massachusetts, demuestra que se invierte completamente el patrón del ritmo de las bacterias que, “en solo una semana, se adaptan en su composición, diversidad y abundancia en función de la hora de la comida cambiando así su ritmo”, según la especialista.

Ese cambio en la hora de comer de una semana a otra puede tener sus consecuencias fisiológicas en las personas. “Los ritmos que se asocian a comer tarde son más obesogénicos, más inflamatorios. Y, además, podría explicar en parte por qué cuando las personas comen tarde pierden menos peso en un tratamiento dietético”, señala la doctora en una entrevista con Efe.

Y sobre todo se observa en las bacterias orales. La saliva es importante porque con ella tragamos millones de bacterias que colonizan el intestino.

“Se ha demostrado, según un estudio reciente publicado en “Science”, que esas bacterias orales que tragamos influyen de forma importante en la inflamación del intestino y en enfermedades como la de Crohn”, indica Garaulet.

“De esta manera estamos explicando por qué comer tarde en la comida principal, en la del mediodía, que supone un 45% de la energía del día, es una entrada masiva de energía y la bacteria se adapta y esa adaptación, cuando es muy tarde, puede asociarse con problemas metabólicos”.

“Actualmente dormimos unas 6 horas y media frente a las 9 horas de sueño de los años 70”, advierte la investigadora Marta Garaulet, cuyo equipo de investigación también colabora con la  la Universidad de Harvard,  en varios estudios relacionados con el sueño.

Dormir poco se asocia con mayor riesgo de obesidad al afectar al ritmo circadiano (el ciclo del día y la noche) de nuestro organismo. 

“Las ocho horas sigue siendo el estándar medio para dormir y tener un buen estado metabólico”, explica la experta en crononutrición, la disciplina que estudia los ritmos biológicos de los seres vivos y su relación con la alimentación.

Para estudiar cómo incide el sueño en nuestro metabolismo, el equipo de Garaulet ha analizado el tejido adiposo humano, la grasa, que cultivan en una placa y observan como varía el ritmo de la insulina a lo largo del día y la noche. La insulina es una hormona que interviene en los procesos metabólicos y, principalmente, en el metabolismo de los carbohidratos.

“Un ritmo diario amplio, que sube y baja, es un ritmo saludable y se asocia a menos obesidad y a más salud. Pero hemos observado que ese ritmo se aplana, disminuye, se estropea al dormir poco o cuando nos acostamos muy tarde ”, apunta Garaulet, quien concluye: “Aquellos que duermen nueve horas tienen el ritmo de insulina con más amplitud, más saludable que los que duermen menos horas, lo que a la larga puede influir en que se tenga menos propensión a sufrir diabetes”.

Por tanto, la corta duración del sueño se asocia con un mal ritmo circadiano y con problemas metabólicos y propensión a la obesidad, afirmó la investigadora. 

Salud

Claves Para No Engordar en Navidad

Llegaron las fiestas navideñas y saber qué comer o beber y cuándo hacerlo es vital para no comenzar el nuevo año pesando más, según los nutricionistas, que nos explican las cinco medidas definitivas para engordar lo mínimo en las fiestas.

Aperitivo, Bebidas, Compensar, Dulces y Economía. Son las cinco palabras claves o “regla ABCDE” que debemos tener mente, si queremos que la multitud de cenas, comidas y celebraciones que ocurren entre las vísperas del 24 de diciembre y el  6 de enero, no repercutan en nuestro peso, salud y silueta.

“Las fiestas navideñas, que en algunos países se “alargan” con la presencia de otros días festivos y no laborables, es cuando más sobrepeso se gana, entre 6 y 10 libras de media”, sostienen los expertos del Instituto Médico de California, que buscan medidas en contra de la Obesidad. 

“El problema no es la celebración en sí, sino la tendencia a seguir comiendo igual en los días que la rodean y motivos no faltan: lo que el calendario deja “en blanco” se rellena con reuniones de familia, cenas de empresa y salidas con amigos”, especifica el experto en nutrición Rubén Bravo, del Instituto. 

Para Bravo “al repetir el mismo patrón permisivo, una y otra vez, recurrimos al autoengaño de decir: “ahora como de todo, en enero me pongo a dieta”, para acallar así el sentimiento de culpabilidad generado por el empacho consiguiente”.  

“La Navidad no es la fecha más indicada para ponerse a régimen, pero sí que es idónea para plantearse objetivos realistas, como mantenerse en el peso actual o intentar no aumentar más de una “librita”, que luego no sería tan difícil perder”, admite.  

Según este experto, para una persona que está en el límite, las libras aumentadas durante esta etapa festiva “pueden significar traspasar la barrera del sobrepeso a la obesidad y esto acarrea serios problemas para la salud”. 

Para evitar pasarse de la raya el equipo de nutricionistas del Instituto explica a Efe, la regla “ABCDE” para engordar lo mínimo y que nos ayudarán a celebrar las fiestas de temporada Navideña sin ganar más peso de la cuenta.

Aperitivo. Veinte minutos antes de una comida o cena. “A todos nos habrá ocurrido que, después de un aperitivo o picoteo típico de un domingo, afrontamos la comida posterior con mucho menos hambre”, señala Bravo.  

“Si utilizamos este truco para “engañar al estómago” y esquivar así las libras de más, entraremos en la comida y cena principal con mucha menos hambre y reduciremos las cantidades y las calorías ingeridas”, añade. 

Bebidas. Afrontar el alcohol con inteligencia. Según Bravo, “si sabemos elegir bien, podemos reducir el aporte calórico de las bebidas alcohólicas hasta en un 60%, sin tener que renunciar a ellas”.

Para conseguirlo, el experto recomienda añadir gaseosa al vino o la cerveza; tomar el ron “light” (existen variedades con la mitad de calorías sin perder su sabor) con un refresco “cero calorías” o “light); así como sustituir los “chupitos” (sorbitos de bebidas alcohólicas como el tequila) por una copa de champán o cava; y el vodka, por el soju, un licor coreano menos calórico.

Compensar. Un día restrictivo después de una comida copiosa. “Cuando nos sentamos a la mesa los platos apetitosos, junto con la euforia de la celebración y lo embriagador de las bebidas, merman nuestra voluntad y nos hacen olvidar las promesas de adelgazar o perder peso”, señala Bravo. 

Reconoce que “no se trata de pasar la festividad sin probar bocado fuera del régimen, sino de disfrutar la comida con cierta moderación y, el día siguiente, compensarlo con una dieta restrictiva”.

Dulces. Consumirlos a partir del 20 de diciembre. De acuerdo a Bravo, “muchas familias comienzan a comprar dulces navideños a partir de la primera semana de diciembre, incluso algunos a finales de noviembre.  

Desde el experto recomiendan comprar los dulces navideños a partir del 20 de diciembre y en cantidades justas, ya que “es preferible hacer la compra en dos veces, para evitar que sobren después de las fiestas”, puntualiza Bravo.

Economizar. Platos deliciosos, saludables y baratos. “Tanto para nuestra economía, como para nuestra salud es importante calcular las cantidades y raciones según el número de comensales para no tener que afrontar, además, la tentación de ingerir las sobras en los días posteriores a la celebración”, destaca Bravo.

Para reducir el gasto de las familias en Navidad, este experto sugiere apostar por las carnes y pescados blancos, como el pavo, la merluza o el bacalao, que son de presupuesto razonable, alta calidad nutricional y bajo aporte calórico.

A estás cinco medidas podría agregarse una sexta recomendación encaminada a preservar nuestro ánimo durante los días festivos, según el nutricionista. 

“Tenemos que cuidarnos para evitar que la excepción se vuelva la regla. Los empachos de estómago continuos, acompañados de las altas dosis de azúcar contenidas en el alcohol y los postres navideños, pueden disparar nuestra ansiedad y alterar el equilibrio emocional”, señala Bravo.

“Obrar con moderación nos asegurará un buen sueño y descanso, sin restarnos disfrute y celebración, y nos librará de caer en tendencia depresiva al retirar los excesos de azúcar y haber engordado varias libras tras las fiestas”, agrega.

Rubén Bravo admite que pretender no engordar en las fiestas, es muy difícil y va a contracorriente del disfrute compartido, pero uno puede plantearse reducir al mínimo el aumento de peso, para después poder eliminarlo con mayor facilidad.

Para controlar las comidas y bebidas, el experto indica: “El consejo más importante es no abandonar el esfuerzo y los hábitos, y seguir pesándonos una vez a la semana, para llevar un control exhaustivo. Los cinco consejos del “ABCDE para engordar lo mínimo” no son tan difíciles de aplicar. Si evitamos excedernos en dulces y alcohol, el 80% del trabajo ya está hecho, pues la mayoría de los aperitivos y platos fuertes navideños son bastante razonables y saludables para realizar una dieta”, así pues, el nutricionista nos indica que se puede disfrutar de estas fiestas con moderación y planificar las comidas sin obsesionarnos.

Cultura, Interes, Salud

Disfrute El Día De Acción De Gracias, Comiendo Saludable

DISFRUTE EL DÍA DE ACCIÓN.jpg

La celebración del Día de Acción de Gracias, o “Thanksgiving”, puede ser una gran celebración para pacientes con diabetes amantes del buen comer. Se trata de hacerlo de forma saludable, bien sea el tradicional pavo, como es la costumbre en los Estados Unidos de América, o sustituirlo por un jamón u otro delicioso plato de la gastronomía latinoamericana, sin olvidar el postre. 

Mantener una dieta saludable es una parte crucial de todo plan exitoso para el tratamiento de la diabetes, pero puede ser un desafío para quienes viven con esa enfermedad, especialmente durante las fiestas. Lo importante para controlar la diabetes, una enfermedad en la que el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente, es qué comer, cuánto y cuándo comer. 

Para la chef y nutricionista Lourdes Castro: “Lo bueno de Acción de Gracias es que el centro de la comida es el pavo, que es carne magra y la proteína no afecta el nivel de azúcar”.

Lo importante son las porciones y hay que hacer un esfuerzo por incluir los vegetales en la dieta “porque son bajos en calorías y tienen fibra que nos ayudan a mantenernos llenos, y un elemento para vigilar la diabetes es controlar el peso. “Ese tipo de comida –añade- nos ayuda con eso”.

“El enfermo no se tiene que cohibir de comer o sentir que tiene que degustar algo diferente al resto de las personas. Y creo que esa es la parte clave. A los latinos nos encanta estar en familia”.

“Nuestros amigos son nuestra familia, estamos siempre alrededor de una mesa, comiendo y conversando, pasándola bien, disfrutando de nuestros sabores Hispanos y más en días como el de “Thanksgiving” o las fiestas de Navidad”, agregó Castro, de origen cubano.

Castro, es profesora adjunta en el Departamento de Estudios sobre Alimentos en la Universidad de California, donde imparte cinco cursos de ciencias de los alimentos desde hace siete años, destaca que la comida saludable es sabrosa, no tiene por qué ser lo contrario, tal vez como muchos piensan.

Para un diabético, comer de forma sana, hacer ejercicios y tomar los medicamentos les ayudará a lograr niveles saludables de glucosa en la sangre y parte de comer saludable es comprar los ingredientes de una de comida, así como los vegetales y las frutas frescos.

“Es mejor evitar la comida procesada y optar por lo natural. Ir a comprar los vegetales y carnes frescas y cocinar. Si se va a eliminar algo, que sea la comida procesada”, dice Castro, ya que en muchos supermercados hay secciones de productos para diabéticos, aunque es una recomendación dirigida a todos los que quieran comer saludable.

“Estamos en un momento en que todo el mundo quiere comer saludable, no porque tengas diabetes o tengas problemas del corazón. La gente no quiere comer carbohidratos, se quiere cuidar, va más al gimnasio, así que ya estamos cambiando un poco los hábitos y la comida que nos representa, que es más de nosotros, debería ser más saludable”, destaca.

La nutricionista, que ha publicado tres libros de cocina, “Simply Mexican”, “Eat, Drink, Think in Spanish” y “Latin Grilling”, ha confeccionado una serie de recetas deliciosas para el diabético, y que pueden preparar todos los amantes de la comida saludable, y sobre todo, con sabor latino. 

De acuerdo con la experta, lo importante a la hora de servirnos la cena de Acción de Gracias -cuando usualmente hay variedad de platos en la mesa- o a la hora de comer en general, es servirse una porción adecuada.

“Una porción adecuada debe incluir la mitad del plato de vegetales, una cuarta parte de pavo y otra, papas o calabaza o, para muchos latinos, arroz y frijoles, un plato principal que no falta en la mesa de muchas familias hispanas.

“Comer frijoles es bueno y puede sustituir la carne porque tiene proteínas. En mi familia, que somos cubanos, se prepara el pavo y comemos frijoles en “Thanksgiving”, comenta la también chef, quien recomienda para el día de Acción de Gracias una ensalada de calabaza caramelizada y berros, que está incluida en el libro de recetas que confeccionó para diabéticos. 

No a todas las personas les gusta el pavo, histórico protagonista de la Cena de Acción de Gracias, que puede ser sustituido, como recomienda Castro, por ejemplo, por un lomo de cerdo al ajo con mojo (combinación de naranja, pimienta, orégano, comino, sal y aceite de oliva) y que un diabético puede incluir en su dieta. Este mismo adobo se puede usar para el pavo.

El postre, que no falta en una cena de Acción de Gracias, Navidad y otros momentos especiales, de celebración con la familia o amigos, tampoco tiene por qué ser evitado por un diabético.

“Se pueden usar ingredientes regulares en su preparación, pero tomando en cuenta la cantidad”, comenta, pero advierte que si una persona usa insulina por su condición de diabética y su médico le ha recomendado un plan de alimentación, entonces debe seguirlo.

Las frutas son también un excelente postre, sobre todo, si tiene piel comestible, “porque tiene fibra y nos ayuda a mantenernos llenos, y es mejor que comer cualquier cosa que venga en una caja o enlatado”.

La Asociación de la Diabetes de los Estados Unidos de América recomienda arándanos, así como fresas, frambuesas y moras para la dieta de un diabético por su índice glicémico bajo y por poseer vitaminas y minerales esenciales como calcio, potasio, magnesio, vitaminas A, C y D y fibra. 

Según esta organización, estima que 5.7 millones, o sea un 10.4 por ciento de los Hispanos mayores de 20 años, tienen diabetes siendo esta enfermedad la sexta causa principal de muerte entre los Hispanos y la cuarta causa principal de muerte entre las mujeres hispanas y los ancianos en los Estados Unidos de América. Aproximadamente el 18% de los niños Hispanos nacidos desde el año 2000 tienen la probabilidad de desarrollar diabetes durante sus vidas.

Las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de desarrollar condiciones de salud secundarias, incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, presión arterial alta, ceguera, enfermedades renales, enfermedades vasculares, pérdida de sensación en las extremidades y hasta amputaciones.

Curiosidad, Salud

Ver Películas De Terror, Puede Ayudar A Bajar De Peso

PELÍCULAS DE TERROR.jpg

Ya se sabe que ver películas de terror es una de las actividades preferidas por los jóvenes y no tan jóvenes durante Halloween, pero lo que se ignoraba es que las personas que visionan uno de estos filmes pueden haber quemado cerca de 200 calorías, cuando aparece la palabra “The end” en la pantalla, según un estudio de la Universidad de Westminster, en el Reino Unido. 

De acuerdo a la investigación, efectuada para la compañía de distribución de videos Lovefilm, una de la películas que hacen que el organismo consuma más calorías es ‘El resplandor’, que consigue que espectador promedio queme hasta 184 calorías, mientras que aquellos que disfrutan (y sufren…)  ‘Tiburón’, queman un promedio de 161 calorías, y quienes ven ‘El exorcista’ tienen 158 calorías menos al salir del cine o apagar la tele en casa. 

Los otros filmes aterradores y “quemadores de calorías” analizados en este estudio han sido: ‘Alien’ (152 calorías), ‘Saw’ (133 calorías), ‘Pesadilla en Elm Street’ (118 calorías), ‘Paranormal Activity (111 calorías), ‘El Proyecto de la Bruja de Blair‘ (105 calorías), ‘La masacre de la sierra mecánica de Texas’ (107 calorías) y la española ‘[Rec]’ (101 calorías).

Según este trabajo, los espectadores que se exponen a 90 minutos de “terror cinematográfico” llenan su torrente sanguíneo de adrenalina y pueden quemar la cantidad de calorías equivalentes a las que gasta el cuerpo durante una caminata de media hora, o a  las que contiene  una barra de chocolate.

Para su estudio, los científicos de Westminster midieron el gasto energético total en las personas al ver una selección de películas aterradoras. Además, los científicos británicos registraron la frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono de los espectadores participantes en este estudio, descubriendo que el número de calorías consumidas se incrementaba en un promedio de un tercio durante el visionado de las películas, en comparación de cuando estaban en reposo. 

La investigación también reveló que las películas con momentos o sustos repentinos diseñados para que el espectador “salte de terror” en su asientos,  son los mejores quemadores de calorías, “ya que provocan  que se consuma más oxígeno y el ritmo cardíaco se acelere”, según  Lovefilm. 

Según el doctor Richard Mackenzie, profesor y especialista en metabolismo celular y fisiología en la Universidad de Westminster, “cada una de las diez películas dispararon el pulso de las personas, lo que provocó un aumento de la frecuencia cardiaca de los participantes y, a medida que el pulso se acelera y el corazón bombea sangre más rápido, el cuerpo experimenta una oleada de adrenalina”.

“Esta forma de acción rápida de la adrenalina, producida durante breves ráfagas de estrés intenso, provocadas por el miedo, contribuye a disminuir el apetito, aumentar la tasa del metabolismo basal y finalmente a quemar un mayor nivel de calorías”, según este experto. 

“Todos conocemos la sensación de querer escondernos detrás del sofá o agarrar una almohada cuando vemos escenas de miedo o que hacen que se nos erice el pelo, pero esta investigación sugiere que, quizás, aquellos que quieren adelgazar deberían mantener sus ojos en la pantalla”, señala Helen Cowley, editora de Lovefilm.

Según esta experta de la empresa que encargó este estudio, las películas quema-calorías de miedo pueden ser una buena y divertida alternativa a las dietas de adelgazamiento tradicionales, “¡siempre y cuando no se coman palomitas de maíz al mismo tiempo!”.

 

 

Curiosidad, Interes, Salud

Los polos se derriten más rápido de lo que se esperaba

Las imágenes por satélite del Océano Glacial Ártico han confirmado que el Polo Norte está fundiéndose más rápido de lo que se pronosticaba. Su superficie helada durante el pasado año ha sido la más escasa en las últimas décadas, y el incremento mundial de temperaturas amenaza con acelerar este proceso. La Antártida y los glaciares también han comenzado a dar muestras de su deshielo. El 2016 fue el año más caluroso de la historia. Este récord fue posible por la influencia combinada del calentamiento global y la corriente cálida de “El Niño”. La pregunta es: ¿Qué consecuencias nos esperan?.

El 6 de septiembre de 1909 Robert Edwin Peary hizo público el éxito de una de las más grandes aventuras de la humanidad: la conquista del Polo Norte. Su expedición, integrada por Matthew A. Henson (su ayudante) y cuatro inuits esquimales, había alcanzado el centro del Océano Glacial Ártico el 6 de abril de ese mismo año, tras un extenuante y peligroso viaje en trineo.

Casi 70 años después, en 1978, el japonés Naomi Uemura se convertía en el primer hombre en llegar al mismo punto en solitario con la ayuda de sus perros y trineo. Intentar emular ahora esta hazaña va camino de ser una misión imposible, porque este océano helado se está derritiendo. Algunas expediciones recientes han encontrado ya grandes extensiones de agua donde antes sólo había hielo, y varios estudios han señalado que en las últimas cuatro décadas se ha reducido en torno a un 40 % el espesor de los hielos perennes del Ártico (las capas que se mantienen durante todo el año). Las últimas investigaciones señalan un peligro cada vez más evidente: el fin del hielo en el Polo Norte.

El mar de hielo eterno del Océano Ártico está fundiéndose más rápido de lo que habíamos pensado, hasta un 9 % por década, según un estudio publicado recientemente por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, que ha analizado imágenes por satélite recogidas entre 1978 y el 2017. Si este ritmo se mantiene, a finales de este siglo desaparecerán los hielos perennes durante los meses más calientes. Pero estos sucesos pueden ocurrir aún antes. “Si incluimos los datos recogidos hasta el 2017, el porcentaje (de deshielo) podría ser mayor”, afirma Josefino C. Comiso, autor principal del estudio.

Además, la mayor cantidad de agua en esta parte del globo puede acelerar el proceso, porque ésta retiene el calor que recibe del Sol y reduce drásticamente el albedo (porcentaje de flujo luminoso reflejado). “Estos factores causan más hielo derretido, capas finas en invierno, y menos hielo en los años subsecuentes”, apunta Comiso, aunque otros factores climáticos podrían cambiar esta tendencia.

Lo cierto es que las temperaturas se están incrementando a un ritmo de 1, 2º C. por década en el Ártico, según los informes del estudio. “Las regiones polares han sido postuladas como las regiones donde se pueden detectar las primeras señales de un cambio climático”, dice Comiso. Una modificación del sistema polar podría afectar al clima de otras regiones de la Tierra, y recientemente se han observado también señales en el Polo Sur.

“El 12 julio 2017, el Centro de Observación de Nieve y Hielo Nacional de los Estados Unidos (NSIDC por sus siglas en inglés) informó que una gigantesca masa de hielo se había desprendido en la costa de la península antártica, con una superficie de 6,000 kilómetros cuadrados y con un volumen de 920.000 millones de toneladas”, señala Patricia Iturregui, del Consejo Nacional del Ambiente (CONAM) de Perú.

“Debido al calentamiento global, al proceso de deshielo polar y a la expansión de las aguas por el incremento de su temperatura promedio - continúa la experta - se puede prever, dependiendo del escenario, un aumento medio del nivel del mar estimado de 50 cm, en un rango de 15 a 90 cm”. Esta cifra, referida al año 2100, parece insignificante, pero podría provocar la inmersión de algunas islas polinesias, inundaciones en extensas planicies asiáticas dedicadas al cultivo o dañar el turismo a escala mundial.

“Asimismo - añade Patricia Iturregui- se viene produciendo un proceso de desglaciación de recursos hídricos de alta montaña”, y podemos encontrar un claro exponente de la situación en el Perú: en las últimas tres décadas aproximadamente se ha perdido el 22 % de la superficie de las 19 cordilleras glaciares existentes en el país. Pero este no es un caso aislado, porque la masa de hielo y nieve se está reduciendo en los principales sistemas montañosos del mundo: los Andes, los Alpes, las Montañas Rocosas y el Himalaya. 

La pérdida progresiva de la criosfera (conjunto de regiones cubiertas por hielo o nieve, en el mar y en la tierra) es un hecho que tendría un impacto catastrófico sobre nuestro  modelo socioeconómico, afirma Erik Quiroga, ambientalista venezolano, promotor del Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono (16 septiembre): “al subir los niveles de las aguas - explica el experto -  los puertos del planeta desaparecerían, las fuentes de suministro de agua potable serían afectadas, el impacto sobre los trópicos y la destrucción masiva de agricultura causaría grandes hambrunas a los países más pobres del mundo, los grandes ríos serían afectados por los ciclos de lluvias y sequías (lo que podría alterar los cursos de los mismos); al subir la temperatura aumentarían las enfermedades tropicales y cardiorespiratorias. Los movimientos migratorios, como consecuencia de lo anterior, no tendrían precedentes en la historia de la humanidad... y mención especial merece el impacto de las altas temperaturas sobre los ecosistemas y la destrucción masiva de la flora y fauna del planeta, por no hablar de la modificación de las corrientes marinas”, concluye Quiroga.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en el siglo XX, la temperatura aumentó en más de 0,6 ºC, sobre todo a partir de 1976, cuando se elevó a un ritmo tres veces superior a lo previsto. A su vez, la década de los noventa se convirtió en la más calurosa de todas las registradas, y 1998 en el año más cálido. El año 2002 había pasado a ocupar la segunda plaza de esta clasificación, aunque puede que ya estén cambiando las cosas. “Según la Oficina Meteorológica Británica el año 2016 fue el más caluroso en la historia documentada desde 1860”, observa Quiroga.

El aumento de las temperaturas en la Tierra es un hecho ya contrastado, y durante los últimos años se ha investigado el origen del problema. Las perturbaciones en el eje de rotación de nuestro planeta o los cambios internos del Sol son algunos de los factores naturales que pueden influir en la situación, pero los investigadores apuntan hacia otras razones como las causas fundamentales: “...científicos de 99 países elaboraron un informe sobre el calentamiento global, considerado como el más completo hasta el presente, que indica que los incrementos de temperatura son causados en su mayoría por contaminación y no por cambios solares u otros naturales”, sentencia Quiroga.

“La causa principal del incremento de la temperatura mundial - añade Patricia Iturregui - es el aumento de la concentración de los GEI (gases de efecto invernadero, como dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y otros gases fluorados creados por el hombre), consecuencia de la quema y uso de combustibles fósiles durante las últimas décadas”, aclara la experta.

Encontrar una solución a este problema es muy complicado. Una de las principales medidas a tomar sería reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, principalmente en los países desarrollados, cuyos porcentajes de emisión superan el 70 % de las mundiales. “Dicha reducción - concreta Iturregui - debe ser de manera tal que permita la estabilización de las emisiones a un nivel que no afecte los actuales procesos de desarrollo nacionales y disminuya el ritmo de calentamiento global a niveles que posibiliten los procesos de adaptación de los sistemas humanos y ecológicos naturales al cambio climático”

El Protocolo de Kyoto fue el primer paso, y presentó como objetivo disminuir la contaminación atmosférica en un 5,2 % respecto a los niveles de 1990, pero todavía no se ha conseguido un consenso. En la Cumbre de la Tierra de Johannesburgo del pasado año se intentó ratificar el tratado, pero algunos países desarrollados como Estados Unidos de América, Arabia Saudí, Japón, Canadá y Australia decidieron proteger los intereses de sus empresas por encima de la protección del medio ambiente.

“La opinión pública mundial ya conoce hasta cierto punto lo inadecuado de la reacción de Estados Unidos de América respecto al Protocolo de Kyoto”, comenta Iturregui, que ve este tratado como uno de los más complejos del sistema de Naciones Unidas por la gran variedad de intereses en juego. Los compromisos no se están cumpliendo por parte de los países desarrollados, con Estados Unidos de América a la cabeza, que genera más del 39 % de las emisiones contaminantes mundiales. Prueba de ello fue el retiro de Estados Unidos en el gobierno del presidente Donald Trump del histórico Acuerdo de París sobre cambio climático.

Las críticas se suceden, y los expertos siguen esperando una reacción de sus gobernantes. “En los Estados Unidos - afirma Mark Serreze, climatólogo del NSIDC y especialista en el cambio climático - parece que estamos cambiando de un gobierno “para la gente y por la gente” a uno de “para los intereses corporativos y por los intereses corporativos”. Este no es el camino para gestionar las enfermedades medioambientales de la Tierra”.