Tecnologia, Noticias De La Bahia

Google, 20 Años a la Vanguardia de la Tecnología

Google.jpg

Lo que empezó con modestia en un garaje, terminó siendo el buscador web por excelencia, pero hoy, con veinte años de vida, Google es mucho más: mapamundi, navegador, callejero, correo electrónico, traductor, realidad virtual, red social... nada parece detener al gigantesco imperio.

Pocas caseras en todo el mundo marcan un hito en la tecnología. Susan Wojcicki alquiló en 1998 la cochera de su casa en Menlo Park, California a Larry Page y Sergey Brin, dos estudiantes de posgrado en ciencias de la computación en la Universidad de Stanford.

Page y Brin fundan, el 4 de septiembre de 1998, la compañía Google Inc., pero es hasta el 27 de septiembre siguiente (considerada la fecha de aniversario de la compañía) que estrenan en Internet su motor de búsqueda. El nombre original del buscador era BackRub, pero los fundadores deciden cambiar el nombre a Google inspirados por el término matemático “gúgol” que se refiere al número 10 elevado a la potencia de 100, en referencia a su objetivo de organizar la enorme cantidad de información en la Web

Al igual que Microsoft, Amazon, Apple o una de sus últimas adquisiciones, YouTube, Google nació en un aparcamiento y, con el tiempo, fue creciendo en internet, recorriendo un camino en el que cada hito suponía una nueva revolución en la vanguardia de la tecnología.

Google no solo pudo encaramarse como rey de los buscadores web, por delante de otros más veteranos como AltaVista y Yahoo, sino que progresivamente ha buscado especializarse en nuevos contenidos y servicios, hasta el punto de que los internautas ironizan sobre el advenimiento real del Gran Hermano de Orwell y se preguntan: “¿Qué no puede hacer Google?”.

“En Google tienes la obligación de pensar en grande, y si puedes soñar con algo es probable que puedas realizarlo”, explica a Efe Marisa Toro, directora de comunicación y asuntos públicos, y cifra los objetivos de la compañía en “marcar la diferencia, pensando en qué tecnologías deberían existir y no existen para aumentar la experiencia en la red”.

“Este punto de inflexión se puede fijar en el momento en que Larry Page asume la dirección ejecutiva de Google en 2011, un año de incertidumbre y reflexión en el que se revisó qué estaba haciendo la compañía”, continúa explicando Toro.

Resulta difícil encontrar una aplicación en internet que no tenga su versión en Google. ¿Gestor de correo electrónico? GMail. ¿Traductor? Google Translate. ¿Plataforma de vídeos? YouTube. ¿Navegador web? Google Chrome. ¿Sistema operativo para teléfonos móviles? Android. ¿Red social? Google+. ¿Plantilla para bitácoras? Blogger. ¿Control de tráfico en una página web? Google Analytics..., etcétera.

“El buscador ya tiene su misión cumplida”, explica Toro, para quien “se ha trabajado activamente para que encuentre la información que uno necesita”, y valora logros como Google Chrome que, con su modo de incógnito, “aumenta la seguridad del usuario junto a la velocidad de navegación y su simplicidad”, o Android, plataforma abierta a los desarrolladores al estilo de Linux.

Entre los mayores éxitos de público del gigante empresarial, destacan Google Maps y su extensión, el callejero Google Street View, software polémico por recabar datos de redes WiFi sin contraseña, que le ha acarreado al emporio más de un quebradero de cabeza en Estados Unidos.

“El ánimo de Google está siempre abierto a la conversación”, asegura Toro, que defiende que la compañía estaría dispuesta a restablecer servicios llegando a acuerdos con quien hiciera falta, desde instituciones sociales a políticas.

Otro de los elementos de Google más queridos por los usuarios son los “doodle”, o conmemoraciones de aniversarios y efemérides que lucen el logotipo de la página principal con irregular periodicidad y que, este año, han sido patentados como “sistemas y métodos para tentar a los usuarios para que accedan a una página web”.

Muchos de los servicios que oferta Google han calado en la cotidianeidad del internauta medio; en Twitter cada vez cunde más el “+1” de Google+ como sinónimo de que algo se valora o se aprueba, y cada “doodle” se convierte forzosamente en “trending topic” el mismo día de su estreno.

Además, incluso fuera de internet cada vez son más ciudadanos, en especial en Latinoamérica, que utilizan el neologismo “guglear”, como alternativa a “consultar en Google”, algo que desde la Real Academia Española no consideran incorrecto, dada la frecuencia con la que en español se adaptan voces extranjeras “con la adición de una terminación adecuada”.

La directora de comunicación matiza, además, que las estimaciones de su nuevo proyecto, frecuentemente comparado con la gran red social de Mark Zucerberg, se enfocan desde una perspectiva errónea: “En Google+ se conectan todas las plataformas y servicios de Google”, explica, para añadir: “es una puerta abierta y no tanto un muro como el de Facebook”.

Entre los nuevos proyectos de Google está Google Loon, que proporciona internet a zonas sin acceso mediante dispositivos sustentados por globos aerostáticos en la estratosfera que interactúan unos con otros: “Es un gran avance en el proceso de democratización”, valora Toro.

También se encuentran el Trekker, que proporciona imágenes de 360º en distintas localizaciones de difícil acceso, o mejorar la efectividad de las gafas de realidad aumentada, conocidas como Google Glasses.

Con este novedoso dispositivo, los usuarios podrán informarse de la composición de los tejidos de la ropa, percibir el movimiento de las imágenes en tres dimensiones a partir de las ilustraciones de un libro de texto o dar paseos virtuales en parques naturales de una manera más real.

Toro cita a Sergey Brin, uno de los empresarios y creadores más famosos de Google: “Las gafas nos devolverán la mano derecha que nos robó el teléfono móvil”, y explica que el dispositivo está pensado para que “ningún instante de la vida que merezca ser compartido caiga en el olvido, en una experiencia “mágica” en el plano de la comunicación que incluye: búsquedas en internet, cámara de fotos, llamadas y grabación de vídeos”.

Con cierta regularidad, muchos de los avances propiciados por los servicios que oferta Google han sido de utilidad para la resolución de conflictos humanos, policiales o bélicos, como la eliminación de minas terrestres en zonas de conflicto con la ayuda de la tecnología de Google Earth; sin embargo, las críticas con las que ha tenido que lidiar Google le han llevado en ocasiones a pisar los tribunales, en pleitos como el del 18 de julio de 2018 cuando la Comisión Europea impuso una multa de 4,340 millones de euros debido a prácticas ilegales relacionadas con dispositivos móviles Android para de esta manera fortalecer el dominio del motor de búsqueda de Google.

Otro revés que sufrió la gran compañía fue una denuncia en el estado de Carolina del Norte, en EE.UU., que señalaba una falta de privacidad en GMail alegando que Google “abre, lee y adquiere ilegalmente contenido privado de los correos electrónicos”, ante lo que Google replicó que no se podía esperar “total privacidad” al usar su gestor de emails.

En ocasiones las arremetidas contra Google han sido más agresivas, como el ciberataque que, en junio de 2011, afectó a los correos electrónico s de distintos funcionarios estadounidenses, supuestamente desde China, tras una escalada de recelos por ralentizaciones y censura en los resultados de búsqueda del buscador registrado desde el territorio oriental.