Inmigracion, Interes, Nacional

Grupo Civil De Estados Unidos De América Presenta Sistema Para Vigilar La Frontera Con Sensores

SISTEMA PARA VIGILAR LA FRONTERA.jpg

Un grupo civil que vigila la frontera sur de Estados Unidos de América con México hizo una demostración de una tecnología con potentes sensores que detectan tanto el cruce de inmigrantes indocumentados como el vuelo de pequeños drones, ademas de distinguir entre personas, vehículos y aviones

“El sistema SEIDARM-MAUI está basado en el uso de sensores de movimiento y de sonido, alimentados de energía solar que se colocan en puntos estratégicos en la frontera. Puede detectar gente caminado, vehículos, aviones no tripulados e inclusive pequeños drones”, explicó a Efe Glenn Spencer, fundador del grupo American Border Patrol.

El uso de sensores no es algo nuevo, ya que actualmente son utilizados en algunas regiones por la Patrulla Fronteriza, pero, de acuerdo a Spencer, un sensor convencional actualmente detecta movimiento a una distancia máxima de 9 a 12 metros, mientras que el suyo lo hace hasta 121 metros ya que el sistema está enterrado.

“Esto nos podría ayudar a detectar personas que estén tratando de cruzar la frontera”, aseguró el fundador del grupo, quien es también uno de los inventores de esta tecnología que actualmente está a prueba en su propio rancho en la fronteriza población de Hereford, donde se hizo la demostración.

En julio pasado, 34.114 indocumentados intentaron cruzar la frontera sur de Estados Unidos de América de manera irregular, según datos facilitados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Este sensor es capaz de detectar, aseguran, el sonido de aviones no tripulados o drones que pudieran ser utilizados por narcotraficantes para “vigilar” las actividades de la Patrulla Fronteriza.

“Esto no solo nos permitirá detectar el drón, sino inclusive el lugar donde se encuentra la persona que opera el mismo”, aseguró Spencer sobre una tecnología que les ha llevado más de seis años de trabajo.

En la demostración estuvieron presentes varios aspirantes a representar a California, Arizona y Nuevo México en el Senado federal después de las próximas elecciones de noviembre, junto con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos de América, Kirstjen Nielsen.

Por su parte, las autoridades estadounidenses atribuyeron el fuerte descenso en el número de detenciones en la frontera sur del país, que en junio se redujo en un 18 % con respecto a mayo, a la política de “tolerancia cero” del Gobierno del presidente Donald Trump hacía los inmigrantes irregulares.

Durante el pasado junio se produjeron 34.114 detenciones, lo que supone un dato notablemente menor al registrado en mayo, cuando fueron arrestadas 40.338 personas, de acuerdo con datos divulgados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el informe mensual de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“A raíz de la implantación de la política de ‘tolerancia cero’ de la Administración, los datos migratorios de la frontera sur se han reducido un 18% en comparación con el mes anterior”, celebró el DHS en un comunicado.

Esta política ha sido ampliamente criticada por numerosos sectores del país por implicar la separación de los menores de sus padres, lo que ha generado una gran controversia que ha llevado a los demócratas, entre otros, a exigir al presidente Trump que ponga fin a esta medida, sin embargo, la Casa Blanca alega que no hace sino aplicar las leyes de manera estricta e insiste en que es el Congreso el que debe cambiar la legislación migratoria para acabar con esta situación.

“El DHS seguirá aplicando las leyes y haciendo valer la legislación migratoria de nuestra nación aprobada por el Congreso (...). Seguimos instando al Congreso a que haga frente a la crisis fronteriza y acabe con los vacíos legales que provocan la inmigración ilegal”, agregó la institución en su comunicado.

Uno de los principales argumentos esgrimidos por el Gobierno es que durante la anterior Administración del presiente Barack Obama también existían centros de acogida en los que permanecían los menores hasta que se les encontraba un tutor adecuado que se hiciera responsable de ellos.

Los expertos, no obstante, denuncian que la principal diferencia entre ambos Ejecutivos es que antes de la llegada de Trump al poder los menores que acababan en centros de acogida eran sólo aquellos que habían ingresado solos en el país.

En este sentido, cabe señalar que el número de menores detenidos en junio al entrar solos en el país fue de 5.115, frente a los 6.388 del mes de mayo. La mayoría de estos menores procedía de Guatemala (17.649), seguidos de Honduras (7.780), México (7.682) y El Salvador (3.279). En cuanto a aprehensiones de familias, el mes pasado fue de 9.449, un dato que apenas varía con respecto al mes anterior, cuando fueron 9.485.

El propio secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS), Alex Azar, también defendió la efectividad de la política de “tolerancia cero”, así como el uso de tecnologías para detectar el cruce de inmigrantes e insistió en que los migrantes deben acceder al país por los puestos de entrada legal.