Nacional

El FBI, la centenaria Institución policial más famosa del mundo

El próximo mes de julio, la institución policial más famosa del mundo, The Federal Bureau of Investigation (Buró Federal de Investigaciones), conocida popularmente por sus siglas F.B.I., celebra más de siglo de existencia. 110 años luchando con luces y sombras “contra el imperio del crimen”, como se tituló en español la película propagandística “FBI Story”, que Mervyn Le Roy dirigió en 1959.   

Mucho han cambiado las cosas desde que en julio de 1908 Charles Bonaparte puso en marcha esta institución durante la presidencia de Theodore Roosevelt, con un pequeño equipo de 34 investigadores en derechos civiles y para investigar casos de fraude y violaciones de las leyes de comercio

Como ha afirmado Christopher A. Wray, su actual director: “Durante el pasado siglo el F.B.I. ha crecido, ha cambiado y se ha adaptado a los nuevos retos que han surgido. Empezamos ahora nuestro segundo siglo de servicio y el F.B.I. renueva su compromiso”.

Actualmente, este cuerpo de investigación judicial cuenta con 12.000 agentes especiales y 18.000 más de apoyo en 56 delegaciones. En total, la organización policial emplea a cerca de 30.000 personas en todo el mundo.

A lo largo de su existencia el F.B.I. se ha ocupado de luchar contra el gangsterismo en la época de la llamada “Ley Seca”, en la que la prohibición del alcohol durante la década de los 20 y principios de los 30 generó todo un mercado negro aprovechado por mafiosos como Al Capone para enriquecerse.

De esta lucha deja testimonio “Los intocables de Eliot Ness” (“The Untouchables” en inglés) película de 1987 protagonizada por Kevin Costner, que se ha convertido ya en todo un clásico del género policíaco.

Entre las actividades históricas más conocidas que el F.B.I  ha desempeñado,  destacan su persecución al Ku Klux Klan, organización ultraconservadora que proclamaba la supremacía de la raza blanca, y su investigación de las organizaciones fascistas y comunistas norteamericanas.

Especialmente polémica resultó el papel de esta institución en la conocida como “Caza de Brujas”. Las investigaciones del F.B.I. llevaron a la persecución de cineastas e intelectuales, en pleno fervor anticomunista, provocada por las disputas que se produjeron entre la Unión Soviética y los Estados Unidos en la década de los cincuenta, bautizada como “Guerra Fría”.

El F.B.I. sigue manteniendo su famosa lista de los diez criminales más buscados que la podemos consultar en su página web http://www.fbi.gov, donde  ofrecen recompensas por aquellas informaciones que puedan ser determinantes para la detención de esos fugitivos.

Tras el atentado contra las Torres Gemelas, la institución ha reforzado su labor investigadora en ámbitos relacionados con el terrorismo internacional. Por eso, otro de los listados que podemos encontrar en su página de internet, es el de terroristas cuya captura es una prioridad para el F.B.I. Una lista que está copada principalmente por terroristas islamistas y por el que se ofrecen millones de dólares por cualquier dato que lleve directamente a la detención de cualquiera de ellos.

Además el F.B.I. ha tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias que han impuesto el desarrollo tecnológico como, por ejemplo, la aparición de la “ciberdelincuencia”. No es de extrañar que esta institución esté realizando grandes esfuerzos para evitar ataques informáticos que puedan poner en peligro, ya no sólo a los ordenadores de los usuarios norteamericanos, sino también a aspectos claves de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

También, ante la pasado crisis hipotecaria, el F.B.I. abrió ciertas líneas de investigaciones para estudiar el posible fraude que se pudo cometer en el sector de las hipotecas de alto riego o “subprimes” en importantes entidades hipotecarias como IndyMac, que nuevamente ha tenido que ser recientemente intervenida por la administración estadounidense por sus graves problemas de solvencia.

Lo que sí que continúa intacto a pesar del centenario es el lema de la organización: “Fidelidad, Lealtad e Integridad” (“Fidelity, Bravery and Integrity”, en inglés).

Con esta frase se sintetizan los fines con los que nació esta institución, y que según Wray, si continúan definiendo “cada empleado del F.B.I., además estamos completamente listos para hacer frente a los desafíos que están por venir”.

Desafíos en los que seguramente los villanos y héroes inspirados en miembros de esta institución, como la inolvidable agente Starling del film “The silence of the lambs”, seguirán llenando de historias las pantallas de nuestras casas.