Internacional

El estadio Azteca cumple más de medio siglo

estadio Azteca.jpg

Marcado por la genialidad de O Rei Pelé y del argentino Diego Armando Maradona en dos Copas del Mundo, por la huella de “la mano de dios”, y el eco del gol del siglo en sus tribunas de concreto, este mes de mayo el Azteca de la Ciudad de México cumple 52 años siendo uno de los estadios históricos del fútbol mundial.

 

La historia del estadio Azteca está plagada de momentos memorables. Los goles de Pelé en el Mundial de 1970 y los que Maradona plasmó para los libros de historia en la Copa Mundial de 1986, y recuerdos inolvidables de los dos grandes del fútbol con el trofeo de campeón en sus manos.

 

El Mundial de 1970 fue el primer gran torneo en el Azteca y su protagonista fue Pelé (Edson Arantes do Nascimiento), que aquí cerró su laureada trayectoria en Copas del Mundo, con 14 partidos, de ellos 12 ganados, un empate y una derrota. Además, hizo 12 anotaciones y levantó tres títulos.

 

La ‘canarinha’ de Pelé, Rivelino, Tostao, Gerson y Jairzinho jugó todo el torneo en el estadio Jalisco de Guadalajara, pero fue en la final en el Azteca donde recogió la Copa Jules Rimet, que se disputó durante cuatro décadas y ocho Mundiales, desde 1930 a 1970.

 

Pelé anotó el primer gol de la final Brasil-Italia, para después hacerlo Gerson, Jairzinho y Carlos Alberto. El resultado final fue favorable de 4-1. Por Italia anotó Roberto Boninsegna.

 

En 1986, tal y como Brasil lo hizo en 1970, la selección de Argentina, entrenada por Carlos Salvador Bilardo, y liderada por Diego Armando Maradona, fue la primera en llegar y la última en salir de México.

 

El Azteca fue la fortaleza en la que batió a sus rivales ingleses en un partido donde se anotaron el gol del siglo y el de la “mano de dios”.

Maradona emergió como figura mundial de este partido de cuartos de final que se jugó el 22 de junio de 1986, un día que puede considerarse como la gran fecha del fútbol argentino por todo lo que rodeaba al partido contra Inglaterra.

 

En el Azteca, Maradona hizo cuanto quiso con sus rivales ingleses, les marcó el gol del siglo en una serie de regales donde dejó sembrados a ingleses por todo el campo, y llevó a la cumbre la picardía al hacer el gol más polémico de la historia, el de la “mano de dios”.

 

Si se plantea ¿Quién es el mejor futbolista de la historia, el brasileño Pelé o el argentino Diego Armando Maradona?, tendrá que ir a internet y volver a ver las genialidades del brasileño y del argentino en México, en el Estadio Azteca, para replantearse su sentencia final.

 

Maradona tiene una historia de 8 goles en 21 partidos de las Copas de Mundo de 1982, 1986, 1990 y 1994, y ha conseguido dos campeonatos.

 

Pero también entre las huellas de genialidad futbolística que guarda entre sus muros destaca una placa de metal que recuerda al mexicano Manuel Negrete como el autor del gol más bonito del mundial de México 1986, el de la media tijera, el del tirón de mechón que le dio Javier “El Vasco” Aguirre para celebrarlo.

 

En este marco histórico, el estadio Azteca celebra 52 años de historia, todo ello en medio de una remodelación que reducirá a 85.000 su capacidad de asientos en aras de una necesaria modernización que lo lleve por el siglo de la tecnología.

 

En la cancha del Azteca tuvo lugar un partido que en su momento mereció ser llamado “El Juego del Siglo”, entre las selecciones de Alemania y de Italia, en el Mundial de 1970, del cual el estadio tiene una placa conmemorativa.

 

En este encuentro el centrocampista alemán Franz Beckenbauer terminó con el brazo vendado e Italia avanzó a semifinales al ganar 4-3 en tiempos extras.

 

La selección de México también tiene una rica historia en el Estadio Azteca, su casa por antonomasia, porque aquí ganó, en 1999, la Copa Confederaciones, en un partido contra Brasil en el que destacó el delantero Cuauhtémoc Blanco.

 

El Azteca fue construido entre 1962 y 1966 con el mayor aforo del mundo en su momento -105.000 aficionados sentados- solo detrás de lo que fue el estadio Maracaná de Brasil.

 

El empresario de la televisión mexicana, Emilio Azcárraga Milmo, quien en 1958 compró al equipo América, impulsó la construcción de este coloso de cemento y acero con la visión de verlo como escenario del fútbol mundial. El entonces presidente de la FIFA, Stanley Ross, estuvo presente para colocar la primera piedra en lo que eran los Ejidos de Santa Úrsula, en el sur de la Ciudad de México.

 

El estadio nació grande y ha sido sede de Juegos Olímpicos, dos Copas del Mundo, las de 1970 y de 1986, y numerosos torneos internacionales.

 

Su inauguración está fechada el 29 de mayo de 1966 con el partido entre el América de México y el Torino de Italia. El primer gol fue obra del brasileño Arlindo, jugador del América, y el resultado de ese partido fue un empate a dos goles.

 

En este primer encuentro el América salió con la alineación siguiente: Víctor Mendoza, Martín Ibarreche, Alfonso “Pescado” Portugal, Ataulfo Sánchez, “Titino” Martínez, Gilberto Vega, Alfredo del Águila, Arlindo dos Santos, José Alves “Zague”, “Vavá” y Jorge “Coco” Gómez.

 

El Torino le hizo frente con Lido Vieri, Natalino Fossati, Angelo Cereser, Giorgio Puia, Giancarlo Cella, Tennegi, Gualtieri, Giorgio Ferrini, Schutz, Gianbattista Moschino y Luigi Simoni, según datos de la página de aficionados del América.

 

El Coloso de Santa Úrsula, como también se le conoce, fue diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien también levantó la Basílica de Guadalupe y el Museo Olímpico de Lausana (Suiza).

 

Su construcción comenzó en 1962 y se terminó en 1966, cuatro años antes de la Copa del Mundo de México 1970 y el estadio es y ha sido siempre la casa del equipo América desde 1966, pero también lo ha sido, a lo largo de su historia, de los clubes Necaxa (1966-1971 y de 1982-2003), Atlante (1966-1983, 1996-2000 y de 2004-2007) y el Cruz Azul (1971-1996).

 

Fuera del deporte, el Azteca ha sido un escenario polivalente con funciones de boxeo, con conciertos especiales, como los cinco que Michael Jackson ofreció entre octubre y noviembre de 1993 y en los cuales reunió en total  unas 500.000 personas,  y con reuniones trascendentales como la visita del Papa Juan Pablo II de 1999.

 

El 14 de octubre de 1967, el Azteca puso un ring en su centro del campo para la pelea en la que el mexicano
Vicente Saldívar ganó el título mundial de peso pluma al vencer al inglés Howard Winstone.

 

Desde el 22 de febrero de 1993, el Azteca posee el récord mundial de más público reunido en una pelea de boxeo al haber recibido a un total de 132.247 aficionados para ver al peleador Julio César Chávez vencer por knockout al estadounidense Greg Haugen.

 

La despedida del cantante Vicente Fernández ha sido el último de los grandes conciertos que han tenido como sede el estadio Azteca, que también ha convocado a espectadores de deportes como el fútbol americano. El American Bowl de la NFL se ha jugado en 1994, 1997, 1998 y 2000.

 

También el 19 de noviembre de 2017, albergó por segundo año consecutivo un partido de temporada regular de la NFL, en el cual, los Raiders de Oakland enfrentaron al cuatro veces campeones del Super Bowl, los Patriotas de Nueva Inglaterra, ganando estos últimos 33-8.

 

El 30 de noviembre de 2014, el estadio más grande de México acogió el evento “Chespirito, Gracias Por Siempre” como homenaje póstumo de cuerpo presente a la estrella de la televisión en español, Roberto Gómez Bolaños, alias “Chespirito”, al que acudieron miles de personas. El estadio también fue uno de los lugares donde se filmó parte su exitosa de la película “El Chanfle”.