Internacional

Hitler ¿muerte o suicidio?

49737_5.jpg

El septuagésimo tercer aniversario de la muerte de Adolf Hitler ha acelerado la publicación de varios libros sobre el Führer en los que se vierten distintas teorías sobre si, finalmente, se suicidó en Berlín o murió años más tarde en Paraguay.

 

 La mayoría de las biografías de Adolf Hitler apuntan a que se suicidio el 30 de abril de 1945 en un búnker de Berlín, un hecho del que se cumplen 73 años, aunque algunos libros publicados por tal efemérides cuestionan si realmente el Führer se quitó la vida.

 

El periodista y escritor peruano Eric Frattini cuestiona este suceso desde el mismo título de su libro “¿Murió Hitler en el búnker?” (Editorial Temas de Hoy). Frattini (Lima, 1965) se ha aprovechado de más de tres mil documentos oficiales para “tirar abajo” todas las teorías sobre el suicidio del líder nazi.

El autor peruano reconoce que, antes de empezar su indagación, era un “defensor” del suicidio y ahora, “después de leer tantos documentos considero en un 50% que se podría haber suicidado en el búnker y en un 50% que se escapó y llegó a Argentina”.

 

Sobre la posible huida a Latinoamérica, Frattini se basa en archivos del FBI, la CIA, el MI6 británico, el KGB, el FSB -agencia rusa sucesora del KGB-, la Comisión de Esclarecimiento de Actividades Nazis en Argentina (CEANA) y del gobierno alemán, entre otros, todos ellos recopilados “durante seis años de investigación”.

En uno de estos documentos oficiales, firmado por el exjefe de la Gestapo, Heinrich Müller, autoriza “un vuelo especial” de Berlín a Barcelona (España) el 20 de abril de 1945 “donde el número uno y el número dos en la lista de pasajeros son Hitler  y su esposa Eva Braun”.

 

49737_2.jpg

Cerca de estas teorías que descartan el suicidio de líder del nacionalsocialismo y su viaje a España se sitúa la obra del escritor argentino Abel Basti, “Hitler, el hombre que venció a la muerte”, quien sostiene que el dictador no murió en Alemania sino en Paraguay.

 

Basti, que ya antes publicó “Hitler en Argentina y “El exilio de Hitler”, vuelve a centrarse en la figura del Führer cuando Alemania está a punto de perder la II Guerra Mundial y busca un plan de huida.

 

Como sostiene Frattini, Basti apunta a que Hitler se trasladó a España, en abril de 1945, y desde allí viajó a la Patagonia argentina junto a Eva Braun en un submarino, con la protección del entonces presidente de facto, Edelmiro Farrell, y de Juan Domingo Perón, su ministro de Guerra, que llegaría después al poder.

 

Durante los dos primeros mandatos de Perón (1946-1955), Hitler habría vivido supuestamente en una hacienda próxima a la sureña ciudad argentina de Bariloche, bajo el nombre de Adolf Schütelmayor.

 

El escritor argentino apunta que tras la caída de Perón, en 1955, éste pidió al dictador paraguayo, Alfredo Stroessner, que acogiera a Hitler en Paraguay donde, según Basti, moriría en 1971 y sus restos habrían sido enterrados en la cripta de un búnker subterráneo, bajo un edificio hoy ocupado por un hotel.

 

Desde Alemania, la editorial Berlin Story Verlag ha querido acercar la figura del guía nazi a las nuevas generaciones con dos libros que fueron presentados en el antiguo búnker de la estación berlinesa de Anhalter Bahnhof.

 

Se trata de una biografía en imágenes, “Adolf Hitler”, firmada por el historiador y periodista Armin Fuhrer, sobre los cien últimos días del dictador; y el relato “El final de Hitler”, del también historiador y periodista Sven Felix Kellerhoff, que aborda “el drama” desde el regreso del dictador a Berlín el 16 de enero de 1945, hasta su supuesto suicidio el 30 de abril, y relata la fantasmal vida en el búnker del dictador.

 

La obra de Armin Fuhrer constituye una nueva biografía que era “urgentemente necesaria, precisamente porque hay tanto escrito sobre el dictador que se pierde la perspectiva”, según asegura el autor.

 

Según Fuhrer, nacido en 1963, su generación “ha dado vueltas durante décadas al pasado nazi de Alemania, pero no así los jóvenes que tienen ahora 20 o 25 años”.

 

Por su parte, Kellerhoff apunta que quien capitaneó la revolución nazi en Alemania se quitó la vida de un balazo, “probablemente después de ingerir una cápsula de veneno” y explica que “no hay país que haya dedicado tanto tiempo a estudiar su pasado como lo ha hecho Alemania”.

 

En ese pasado está la figura de Adolf Hitler, nacido en la localidad de Braunau am Inn, Austria, el 20 de abril de 1889 y muerto el 30 de abril de 1945, en Berlín, según este autor.