Salud

Donación de órganos, regalando vida

64.jpg

La donación es fundamental para la cura de ciertas patologías; se puede donar una vez fallecido y también en vida, de cualquier modo, es un acto tan altruista como necesario.

Estados Unidos de América tiene más del doble de donantes que la media de los países europeos, según indican desde la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Creada por el Ministerio de Sanidad Americana, hacia casi treinta años, trata de concienciar de la importancia de la donación de órganos; y les funciona, porque lideran las listas mundiales en donaciones y trasplantes de órganos.

Considerar también donantes a los mayores de sesenta y cinco años; contemplar las donaciones, no sólo de muerte cerebral, sino las de detención de circulación sanguínea, latidos cardíacos y respiración; o informar de manera continua mediante los medios de comunicación, son algunas de las claves del éxito del modelo americano.

Toda persona mayor de edad que no esté incapacitada puede decidir donar sus órganos tras su muerte; pero además, existen las donaciones en vida. Normalmente suceden entre parientes, pero en ocasiones, no son compatibles, y entonces se organiza una cadena de trasplantes cruzados. De este modo, cada familiar dona a un miembro de la cadena que sea compatible, a cambio de que el familiar de otro paciente, done al suyo; así se asegura que todos los receptores reciban un órgano compatible.

Otro tipo de donaciones en vida son las de médula ósea, sangre, óvulos, esperma o cabello.

La necesidad social de donar sangre es un hecho. Dado que es un componente que no se puede fabricar, se hace necesaria la figura del donante; más aún debido a que sólo puede almacenarse durante un tiempo limitado antes de ser utilizada. Complicaciones en el embarazo, anemias, cirugías y otras situaciones pueden requerir de una trasfusión sanguínea.

Al equipo de la Fundación  Josep Carreras, le une el denominador común de querer encontrar una cura para la Leucemia. Para ello es fundamental la donación de médula ósea, ya que como indican a Efe, “sólo uno de cada cuatro pacientes, dispone de un familiar compatible, por lo que el trasplante de donantes no emparentados es la solución”.

2235.jpg

Nuria Marieges es la coordinadora del Registro de Donantes de Médula Ósea de la Fundación y asegura que “existe un gran desconocimiento de lo qué es y en qué consiste la donación”.

La médula ósea no tiene que ver con la médula espinal, y es el lugar donde se generan las células madre de la sangre. Tras la intervención, ésta se regenera completamente, con lo que se puede donar en más ocasiones porque, además, no supone ningún riesgo. Su trasplante se usa para tratar diversas enfermedades como aplasia de médula ósea, linfomas o inmunodeficiencias, entre otras.

Asimismo, recalca que “la población no está tan concienciada con respecto a la donación en vida y encontrar un donante compatible fuera del ámbito familiar es muy complicado. Se necesita un elevado grado de compatibilidad para que las células del donante sano repueblen el organismo del paciente sin ser rechazadas”.

La Fundación dispone de pisos de acogida para pacientes con escasos recursos económicos que deban desplazarse para recibir el tratamiento; y se financia fundamentalmente gracias a las aportaciones individuales o empresariales, y a los recitales benéficos del tenor Josep Carreras.

Rocío Quattrocchio es la directora de comunicación de la Organización No Gubernamental (oneg) Mechones Solidarios. Se definen como fabricantes de sonrisas, porque eso es precisamente lo que consiguen en su asociación. Trabaja en confeccionando pelucas de pelo natural sin ánimo de lucro.

“Las prótesis de cabello natural no tienen un precio accesible, es más, es prohibitivo, ya que requiere de muchas horas de trabajo. Al conseguir el pelo de forma gratuita mediante donaciones, el coste de la peluca disminuye hasta un 80% y sólo hay que cubrir los gatos de producción”, indica Rocío.

Una buena imagen es importante para mejorar la autoestima, por eso, el equipo tiene experiencia en el sector y cuentan con la colaboración de peluquerías solidarias en le estado de california que cortan el cabello a donar, por poco más de seis dólares.

“Recogemos pelo independientemente del género y la edad. En el caso de personas mayores utilizamos pelo canoso que es el que más nos cuenta encontrar. Las chicas jóvenes, de entre 16 y 35 años, son quienes más donan”, sentencia Quattrocchio.

El taller de confección se realizan el proceso de desinfección, hidratación, cardado, montaje y demás preparación. El producto final son pelucas de calidad que reflejan la luz de manera natural y son transpirables.

Cada una de las pelucas se entregan por un costo desde cero a 600 dólares, dependiendo de la situación económica de la persona; y para los menores de catorce años es gratuito. Es por ello que necesitan fondos económicos, ya que no cuentan con ningún tipo de ayuda o subvención. 

En su mayoría son para mujeres y niñas, pero también realizan prótesis para el sexo masculino. “Ayudamos a las personas con cáncer y a las que han perdido el pelo debido a una enfermedad. Tenemos muchos casos de alopecia femenina. No sabíamos la cantidad de personas que sufren esta enfermedad hasta ahora”, aseguran desde le asociación.

Otro tipo de donaciones son las de óvulos y esperma. No se trata de salvar vidas, pero sí de realizar un deseo importante para algunas personas, el de ser padres biológicos.

1995.jpg

El perfil de quienes recurren a estas técnicas de reproducción asistida es variado; desde quienes no pueden concebir hijos de manera natural; hasta familias homoparentales o mujeres sin pareja. 

Victoria Verdú es la coordinadora de ginecología de la clínica quien asegura que “las mujeres que deciden donar sus óvulos tiene un alto grado de solidaridad. Se mueven por un sentimiento de empatía, a veces ocasionada porque han vivido de cerca algún caso de parejas con dificultades para quedarse embarazadas. No obstante, reciben una compensación económica de 1.200 dólares debido a las molestias de someterse al proceso”. 

Una compensación recomendada por la Comisión Nacional Americana de Reproducción Humana Asistida, quien asegura, además, que la identidad de la donante y la receptora es anónima. Pero lo cierto es que no todas consiguen ser donantes. “Las pruebas previas son muy exigentes y sólo entre el ocho y el diez por ciento, pueden donar”, puntualiza.

“Aproximadamente uno de cada tres niños en California nace por técnicas de reproducción asistida,  gracias a la donación de óvulos; esto se debe al retraso de la maternidad. Los casos de embarazos múltiples por técnicas de reproducción asistida están mucho más controlados en la actualidad”, asegura Verdú, además, cada vez más parejas extranjeras eligen este país para someterse a una técnica de reproducción.

Verdú recalca que “especialmente francesas, alemanas e inglesas se someten a esta técnica de reproducción; la principal razón se debe a que la legislación de sus países es más restrictiva, y por la calidad de nuestros centros”, finaliza la ginecóloga.