Artes, Cultura, Espectáculos, Farandula, Estilo y Moda

Adriana Lima “Cuelga sus Alas y Deja a Victoria's Secret”

PORTADA - Adrina Lima.jpg

La modelo brasileña anunció a través de sus redes sociales que, tras 20 años con la marca de lencería, cuelga las alas y dejará de desfilar para Victoria's Secret. 

"Querida Victoria's Secret, gracias por mostrarme el mundo, compartir tus secretos y, lo que es más importante, no solo por darme alas sino por enseñarme a volar. ¡Y todo el amor a mis seguidores!", dijo Lima en su cuenta de Instagram.

La 'top model' de 37 años hizo estos comentarios coincidiendo con la grabación en Nueva York del último desfile de Victoria's Secret, que se emitirá este mes de diciembre.

El desfile supuso la preparación de 60 jóvenes "ángeles" durante varias horas, y hasta 15,000 seguidores de la firma en Instagram vieron entre bambalinas cómo peinaban a modelos como Bella Hadid o maquillaban a Martha Hunt, ataviadas con batas oscuras de satén y declaradamente nerviosas.

El desfile de Victoria's Secret suele generar expectación también por sus actuaciones musicales, protagonizadas en esta ocasión por Shawn Mendes, Rita Ora, Bebe Rexha, Halsey o Kelsea Ballerini, además del dúo The Chainsmokers y la banda de rock The Struts.

Adriana Lima ha sido uno de los ángeles latinos de Victoria´s Secret ha dejado de lado sus alas, aunque no su belleza y cuerpazo que la posicionan en el podio de las mejores y mejor pagadas top model mundiales.

La brasileña firmó un contrato millonario esta última temporada como imagen de la conocida firma de ropa íntima y prendas de baño para su promoción veraniega, luciendo una figura de quitar el hipo gracias, según comentaba en una entrevista, a que “practico boxeo y llevo una alimentación muy equilibrada”.

En una entrevista con “The Telegraph” confesaba que para mantenerse en  forma para desfilar como un “ángel”,  evento que ha abierto en cinco ocasiones,  lo importante “no es la cantidad de tiempo que pasas ejercitándote, sino la intensidad. Salto a la comba, hago boxeo y levanto pesas”. También indicaba que para mantener el peso acude a un nutricionista quien le medía su masa muscular, su índice de grasa y los niveles de retención de líquidos de su cuerpo.

Un trabajo el suyo que, no por ser atractivo, es sencillo ya que, según relataba Adriana a través de la red social Instagram, donde cuenta con cerca de 17 millones de seguidores, son muchas las ocasiones en que su jornada de trabajo se alarga y puede llegar a estar filmando hasta 10 horas.

Para que no se interprete como una crítica hacia su profesión, la modelo aclaraba que “quiero que la gente comprenda que trabajamos tan duro como cualquier otra persona” y también precisaba hacia sus admiradoras que debían saber de forma directa que “la vida de las modelos no es fácil”. 

Adriana, que el pasado mes de junio cumplió 37 años,  fue vista de la mano de un joven de quien, de momento,  se sabe que se llama Joe y que parece que puede ser su nuevo novio, ya que, según el diario Daily Mail, llevarían juntos unos meses.

La noticia ha calado porque la modelo ha subido a su red social unas fotos con él quien, según indican desde Hola.com, es entrenador de boxeo en un conocido gimnasio de la ciudad de Miami donde acuden muchas famosas. Además se fueron juntos de vacaciones a Rumanía, por lo que la rumorología indica que Joe podría ser originario de ese país europeo.

Este sería su nuevo gran amor, a casi cinco años después de divorciarse del jugador de baloncesto de la NBA, ya retirado, Marko Jaric, y de haber permanecido casada por cinco años y haber tenido a sus hijas Valentina y Sienna.

La escultural supermodelo brasileña nació en 1982 en el barrio periférico de San Salvador de Bahía llamado Di Castelo Branco, en el seno de una familia con limitados recursos económicos. Además, en su familia se produjo un hecho traumático al abandonar su padre a su madre, María das Graça Lima, cuando ella solo tenía seis meses. Solos se quedaron su madre y todos los hermanos.

Su madre, para sacar adelante a la familia, trabajaba como asistenta social y ella, desde pequeña, comenzó a soñar con ser modelo mientras estudiaba, aunque su primera meta fue hacer una carrera universitaria.

Pero su auténtico camino profesional comenzó a los 15 años cuando se apuntó al concurso Supermodelo Brasil, que era organizado por la agencia Ford Models. Allí ganó el primer premio y en la edición internacional se hizo con el segundo puesto del certamen. En 1996 se marchó a Nueva York y cambió a la agencia Elite Model Managament.

Comenzó en el mundo del modelaje posando para revistas de la mano de expertos y renombrados fotógrafos como  Patrick Demarchelier, Meter Lindberg o Ellen von Unwerth, mientras hacía sus pinitos en la pasarela para grandes marcas como Valentino o Christian Lacroix.

Tras su lanzamiento internacional no tardó en ganarse un gran número de portadas de las revistas especializadas, entre ellas de “Vogue”, “Marie Claire” o del “Harper´s Bazaar” y pasó a formar parte del elenco deseado del famoso calendario Pirelli.

Su figura ha desfilado en numerosas ocasiones para los grandes del modelaje, entre los que se encuentran Versace, Ralph Lauren, Giorgio Armani, Christian Dior, Christian Lacroix, Louis Vuitton, Prada, Givenchy o Marc Jacobs. Un currículo profesional impresionante.

Su vida personal transcurre entre trabajo y familia, con sus dos hijas, y con sus viajes desde Nueva York, donde posee un apartamento con vistas a Central Park que adquirió en 2003, hasta su finca en los aledaños de Salvador de Bahía.

Pero además de bella, talentosa, rica y ahora parece que de nuevo enamorada, Adriana Lima es una persona solidaria que no olvida sus orígenes humildes realizado trabajos humanitarios y ayudando al orfanato “Caminhos da Luz” (Caminos de la Luz), el cual se encuentra en su ciudad natal. También ayuda con la construcción para agrandar el orfanato y compra ropa a niños pobres en Salvador, Bahía. El pasado mes de octubre apareció en Misin Var? Musún Yok?, la versión turca de Deal or No Deal, donde el dinero del premio que ella ganó fue a un hospital de Estambul para los niños que luchan contra la leucemia.