Inmigracion

Estados Unidos, “Es Más Difícil Todavía” Para Los Mexicanos

ES MÁS DIFÍCIL TODAVÍA.jpg

La inmigración es una de las constantes que enfrenta a los pueblos. Los países más ricos, que acogen la migración de los más pobres, temen los efectos de ésta en sus propias tierras y alientan algunas de las propuestas civiles como la de los “Minutemen”.        

Estados Unidos tiene miedo de la ingente ola migratoria mexicana. Norteamérica sigue siendo la “tierra prometida” de muchos mexicanos que recalan en el país vecino para sustentar a las familias. 

De hecho, los controles o las propuestas de vigilancia aduanera son cada vez más férreos y sospechosos de discriminación. De este modo, organizaciones como “Norteamericanos por la Democracia” o “Mujeres Migrantes de Aztlán” han denunciado que las autoridades migratorias norteamericanas están deportando a mexicanos mucho más rápido que inmigrates de otras nacionalidades y sin permitirles despedirse de sus familiares desmembrando a las familias que han infringido la ley. 

Según cálculos oficiales, en Estados Unidos de América residen más de treinta millones de mexicanos y la mitad de ellos son indocumentados, siendo estos el grupo de hispanos más grande en el país, seguido de puertorriqueños y salvadoreños.

La emigración azteca es una de las “espinas clavadas” que separa a estadounidenses y mexicanos. Cada uno tiene su propia perspectiva.

Por ello, artistas plásticos y de vídeo, escultores y caricaturistas mexicanos están presentando por todo el mundo exposiciones en las que reflexionaban sobre el coste de la pobreza y la inmigración, entre otras cosas.

“En el fondo nuestro trabajo es una crítica a la condición humana y un grito de repudio contra la pobreza y contra otra forma de guerra silenciosa: la que padecen millones de emigrantes en Estados Unidos, quienes son maltratados y menospreciados por ese país”, añadía uno de los responsables de la exhibición.  

Una de las piezas fue un vídeo titulado “Hey Mr. Trump”, en el que un artista interroga al visitante: “¿Cuántas balas de goma paran a un emigrante?.  

El Congreso de México ha expresado su rechazo enérgico a las medidas contra los inmigrantes indocumentados aprobadas por el gobierno de Donald Trump y demanda un trato digno a los mexicanos radicados en ese país.  

La controvertida medida se basa aplicación de la política de “tolerancia cero” desarrollada por el presidente Trump y que promueve controles más estrictos de la inmigración además de separar a los hijos menores de quienes intentan entrar de forma ilegal a Estados Unidos.

Y es que el Departamento de Justicia de ese país trata desde abril pasado a los indocumentados que intentan ingresar a territorio estadounidense como autores de un delito por el que deben ser juzgados, lo que implica que pierden la custodia de sus hijos.

La misma ley aprobaba fondos para que se complete la construcción de un muro en la frontera con México, a fin de detener el flujo de inmigrantes indocumentados. 

Legisladores estadounidenses desmintieron que apoyen nuevamente el envío de miles de soldados a la frontera con México para detener la inmigración ilegal, como informó la prensa.

El republicano Paul Ryan, que preside el Grupo Legislativo para la Reforma Migratoria, explicó en un comunicado que el documento en el que se basan las informaciones de prensa es un “informe interno” sobre las operaciones del “Proyecto Minuteman” en Arizona y California el mes pasado.  

“Este informe preliminar no representa plenamente los puntos de vista de los miembros del grupo”. El informe “solo recoge el viaje que hicieron varios asistentes para observar las operaciones” de los voluntarios civiles del citado proyecto, que patrullaron la frontera entre Arizona y México, agrega.

Citando ese informe interno, el diario “The Washington Times” indicó que los 71 legisladores integrantes del grupo que preside Ryan propondrán el envío de mós soldados de la Guardia Nacional a la frontera con México para detener el flujo ilegal de extranjeros en Estados Unidos.

Mientras, el diario “Washington Post” señaló que los problemas tecnológicos han limitado la eficacia de un costoso programa para la investigación de identidades y antecedentes de extranjeros que desean viajar a Estados Unidos.

En el comunicado, Ryan señaló que el informe hace notar que la fuerte presencia de los voluntarios tuvo un efecto disuasorio para reducir la inmigración ilegal en las zonas, lo que apunta a que el Gobierno debe dedicar más recursos a la defensa de las fronteras. 

Consultado por EFE, el portavoz de Ryan, indicó que “obviamente algunos miembros del grupo estarán de acuerdo parcial o totalmente con el informe preliminar, pero el conjunto no lo apoya”, agregó.

Paul Ryan, en calidad de Presidente de la Cámara de Representantes viajó a la zona patrullada por los “Minuteman” y posteriormente destacó “que si este grupo logró disuadir la inmigración ilegal en tan breve período, más lograría el Gobierno Federal si designara sustanciales recursos a la región fronteriza”.

Basado en el informe de Ryan, el Presidente Trump se reunirá nuevamente con líderes republicanos de la Cámara Baja para discutir estrategias en torno a las dos medidas conservadores que, con mínima diferencia, se ciñen a los “cuatro pilares” de su plan migratorio, incluyendo la construcción de un muro fronterizo, el cumplimiento de las leyes al interior del país, restricciones al proceso de asilo, y una reducción en la inmigración legal.